Apple DMA

A finales del año pasado publicaba otro programa del podcast enCLAVE DIGITAL explicando lo que supondría la entrada en vigor de la Ley de Mercados Digitales en la Unión Europea… sobre todo para las grandes empresas tecnológicas.

Y estos días, ya estamos viendo su impacto.

Primero con Meta (ya sabes, Facebook, Instagram, Messenger, WhatsApp…), forzada a ofrecer una suerte de interoperatibilidad entre sus servicios de mensajería y los de la competencia, y separar el tráfico de datos entre sus diferentes apps si así lo desea el cliente.

Y ahora le toca el turno a Apple.

En este programa vamos a repasar todos los cambios que se avecinan, y cómo Apple ha estado «rápida» a la hora de cumplir la nueva regulación, pero con el menor impacto posible a su negocio.

¡Empecemos!

Antes de nada, qué es eso de la DMA

Y lo hacemos, como no podía ser de otra manera, por el principio.

¿Qué demonios es eso de la Ley de Mercados Digitales de la Unión Europea?

Pues escucha, para esto, lo mejor es…, que te lo explique mi yo del pasado.

Tras varios años de elaboración, y este último año de negociaciones, finalmente entra en vigor la DMA.

Con ella, la Comisión Europea pretende regular de una manera sensible con los intereses del usuario a las grandes compañías de tecnología (al igual que pretende hacer la DSA), pero esta vez centrándose en nueve categorías en particular:

Intermediación, publicidad online, motores de búsqueda, redes sociales, plataformas para compartir videos, servicios de mensajería, sistemas operativos, navegadores web y asistentes virtuales.

Vale vale, muy bonito, pero qué empresas (y servicios) están obligadas a cumplirlo?

Muy sencillo:

  • Alphabet (es decir, la empresa matriz de Google)
  • Amazon
  • Apple
  • ByteDance (es decir, la empresa matriz de TikTok)
  • Meta (ya sabes, la antigua Facebook)
  • Y Microsoft

¿Por qué estas seis y no otras?

Pues porque para estar en este «exclusivo» grupo, es requisito que las empresas tengan al menos algún servicio con 45 millones o más de usuarios activos al mes. Debido a esto, hay hasta 22 servicios incluidos, entre los que están algunos esperables como Facebook, Instagram, WhatsApp, Google Maps, Amazon, Youtube, Chrome, Safari… y también los principales sistemas operativos, esto es, Google Android, iOS y Windows.

Ajam… Vaaale… y entonces… De ahí que Meta haya tenido que ofrecer a regañadientes interoperatividad entre su WhatsApp y, por ejemplo, servicios de terceros como Telegram, ¿verdad?

1.- Interoperatividad entre aplicaciones de mensajería

Es el cambio más significativo, y es que gracias a la DMA, todos los servicios de mensajería instantánea que estén incluidos entre los denominados Guardianes de Acceso, tendrán que ofrecer interoperatividad con otros servicios de mensajería de la competencia.

Es decir, que WhatsApp y Messenger estarán obligados a que desde las aplicaciones de la competencia, por ejemplo, Telegram, puedas recibir mensajes que te envíe un usuario de su plataforma (WhatsApp o Messenger) y devolverle los mensajes.

Vale… Ok… Pero el uso que le damos a Mensajes, la app de mensajería de Apple, es muy limitado en Europa. Y ya no hablemos de Microsoft (qué uso se le da en el viejo continente a Teams…) o Alphabet (ya me dirás quién usa Hangouts, o Dúo, de forma habitual…) ¿Cómo le afecta entonces a estas compañías?

2.- Aplicaciones instaladas por defecto

La DMA se mete de lleno con la tendencia de estos últimos años en el sector de los sistemas operativos porque nuestros dispositivos vengan con apps instaladas por defecto, y que no se pueden eliminar, así como deben dar opciones para que sea el usuario el que decida qué app querrá utilizar para ese cometido.

¿Los principales afectados? Pues, como era de esperar, Microsoft, Google y Apple, que estarán obligados a dar la opción de eliminar sus apps por defecto (hay algunas que ahora no eran posible desinstalarlas), y además, en el caso de los navegadores y de los buscadores de estos sistemas operativos, será necesario que creen una pantalla de «Choice Screen» donde sea el usuario quien decida, en una primera configuración, qué navegador y/o buscador (el propio del sistema operativo, o alguno de la competencia) quiere usar por defecto.

Olvídate por tanto de Safari como único navegador por defecto en iOS, o de Chrome como navegador por defecto del Android de Google. Pablo F. Iglesias

3.- TIENDAS DE APLICACIONES Y SISTEMAS DE PAGOS

Otros de los grandes afectados por la nueva normativa son tanto las app store de Android e iOS, como sus respectivos sistemas de pago.

De nuevo, y en un afán de la Comisión Europea por favorecer la libre competencia, parece que a Apple le van a acabar obligando a que, como ya ocurrió en Japón, deje que el usuario instale marketplaces de aplicaciones externas a su App Store.

Oye, pues genial, Pablo del pasado. Todo muy bien explicado.

Muchas gracias.

Por cierto, ¿dónde te pueden escuchar?

Si este contenido te sirve para estar bien informado sobre la actualidad en materia de negocios digitales, reputación y tecnología, te agradecería que le dieras a suscribirte en mi canal…

Bueno, venga, tampoco te vengas tan arriba. De eso, ya me encargaré yo al final del programa.

Echas las presentaciones, ahora sí, hablemos de Apple.

Cómo Apple espera cumplir la DMA europea

Pues bien, como nos acaba de contar mi yo del pasado, la DMA tiene tres puntos en particular que afectan, en mayor o menor medida, a las principales tecnológicas del momento.

Y de esos tres, hay dos que afectan significativamente al modelo de negocio de Apple… y en varios frentes (EN).

1.- Adios a la obligatoriedad de uso de WebKit

Para empezar, Apple ya ha anunciado que no obligará hacer uso de WebKit, su motor de renderizado, para otras apps de navegador y, ojo, para cualquier otra aplicación en iOS/iPadOS.

¿Que quiere decir esto?

Pues que hasta ahora, por si no lo sabes, si estabas usando en tu iPhone, por ejemplo, Firefox, realmente no estabas utilizando Firefox, sino un Safari, es decir, el navegador de Apple… pero con una capa de personalización de interfaz que se hacía parecer al diseño del navegador de Mozilla, con algunas de las funcionalidades que tiene este navegador, por ejemplo, en Android.

A partir de ahora, navegadores como Firefox, Chrome, o DuckDuckGo sí podrían usar sus propios motores, y por tanto, Apple perderá parte de ese control de la experiencia en web… que afecta incluso a cuando desde cualquier app se te abre el navegador para mostrarte información de una página web.

En esos casos, el desarrollador puede decidir seguir usando WebKit como hasta ahora para abrir esa pestañita, o utilizar otro motor.

En resumidas cuentas, es una buena noticia para todos… menos para Apple, que presumiblemente perderá cuota de mercado en navegación web (todos los usuarios que tenemos dispositivos de Apple pero no usamos Safari como navegador principal).

La «nueva» App Store europea

Es el mayor cambio de todos. Uno que, si me lo permites decir, podría cambiar radicalmente, y de una vez por todas, el sinsentido que ha existido hasta la fecha con el control de los markets de aplicaciones por parte de las grandes tecnológicas.

Un cambio que, como veremos, afecta a su vez, en varios frentes más, a Apple.

A saber:

Para empezar, Apple está forzada a permitir que los usuarios puedan instalar en sus dispositivos aplicaciones de terceros sin tener que instalarlas desde la App Store.

Dicho así, casi parece una broma.

¿Es que no podíamos hacerlo?

Pues la realidad es que, hasta la fecha, en iOS/iPadOS, y a no ser que jailbreakearas el dispositivo (algo que te hacía perder al momento la garantía del mismo), no se podía hacer.

Algo que es lo más normal del mundo en cualquier otro sistema operativo, incluido Android, su competencia, y desde siempre.

Pues ahora la Unión Europea ha conseguido lo que no habían conseguido innumerables años de juicios contra los de Cupertino.

Sobre todo esto llevo muchíiisimo tiempo hablando por mi web.

Apple se ha negado taxativamente a permitir instalaciones en plataformas de terceros escudándose en que esto hará que su sistema operativo sea menos seguro.

Algo que, sí, en efecto, puede ocurrir…

Pero teniendo en cuenta el poco impacto que ha tenido estas medias, por ejemplo, en Android (dime tú cuándo ha sido la última vez que has instalado una app fuera de Google Play…), el verdadero motivo no era otro más que el que ya todos sabemos.

Escucha:

Apple y el sideloading: Llámalo Seguridad cuando quieres decir Negocio

Hoy en día, para Apple, la rama de servicios ya representa 1 de cada 4 dólares que gana la compañía. Más que por ventas de ordenadores. Más que por ventas de iPads, que se dice pronto.

Si acaban forzados, como apuntan las regulaciones de zonas como la Euro, y algunas nacionales como la de Japón o Corea del Sur, a ofrecer la instalación de fuentes de terceros, esto supondría perder una parte de ese 30% de comisión que se llevan por todo lo que entre desde la App Store. 

Dicho y hecho.

A partir de la entrada en vigor de la DMA Europea, a Apple no le queda otro remedio que permitir la instalación de apps de terceros que no pasen por la App Store, y por tanto, sin poder cobrar el 30% de comisión.

Fue lanzar el comunicado oficial, y a las pocas horas Epica Games, creadores de, entre otros títulos, el Fornite, anunciaron que volverían a ofrecer su juego en iOS. Por supuesto, con su propia aplicación fuera de la App Store.

Pero ojo, que este no es el único cambio al respecto.

Apple también estará forzada a permitir que incluso aquellos desarrolladores que deseen seguir usando la App Store como plataforma donde alojar su aplicación… puedan incluir sistemas de pagos alternativos al único que hasta ahora era posible ofrecer: el de Apple.

¿En qué se traduce esto? Pues que tendremos un escenario como el que llevamos años viviendo en Android. Uno en el que si, por ejemplo, queremos activar una suscripción a un servicio en particular, la aplicación nos puede informar de que podemos hacerlo directamente desde la aplicación (llevándose Apple la comisión oportuna, y por tanto, nosotros pagando más), o abriendo una página web a la plataforma de la empresa en cuestión, donde ya no tendremos que pagar la comisión de Apple.

Sobre esto, previsiblemente, empresas como Google con toda su suite de aplicaciones, Netflix con su catálogo, no solo de pelis y series, sino también de videojuegos, o Spotify, con los que llevan años en juicios precisamente por este motivo, se van a sumar desde el día 0.

Es más, en esta «nueva» App Store se rompe de una vez por todas otra limitación que imponía la compañía: La de poder ofrecer servicios de streaming de videojuegos (o de otras aplicaciones) en diferentes apps.

Algo que afecta a Netflix, pero también a Nvidia o a Microsoft con su Xbox Game Pass, por lo que se espera que todas estas compañías vuelvan a ofrecer sus servicios desde una app oficial, y no solo desde el navegador (los que podían), como ocurría en iOS/iPadOS hasta ahora.

Por último, cambiarán nuevamente las comisiones que se lleva Apple por todas las apps que están disponibles en la App Store… ¡y fuera de ella!

Unos cambios que vienen claramente envenenados.

Porque sí, Apple va a cumplir la DMA europea. Pero con una letra pequeña que hace que, en la práctica, a muchos desarrolladores no les salga rentable estar fuera de la App Store.

¿Cómo es esto posible?

Pues ahora mismo lo vamos a ver…

El dardo envenenado de Apple con su apertura forzada en Europa

En el momento en que escribo este guión, el sistema de pagos a Apple para desarrolladores quedaría de la siguiente manera:

  • Para los que se queden en la App Store, pero prefieran usar su propio sistema de pago, pasarán de pagar un 30% a un 17% de comisión.
  • Y para los que se vayan, Apple se ha sacado de la manga un impuesto revolucionario de 0,5€ por instalación a partir del millón de instalaciones anuales.
  • Por último, se reserva el derecho a decidir qué otras stores alternativas se pueden instalar en iOS.

Dicho así, igual no te parece tan grave, pero el diablo está en los detalles.

Para empezar, ese 17% de comisión que plantea cobrar Apple a los desarrolladores que usen su propio sistema de pagos… no tiene ni pies ni cabeza.

El 30% anterior se entiende en el momento en el que la gestión de los pagos la hace la propia compañía. Pero si esto ya no lo hace, y por tanto, no tiene que controlar ni potenciales fraudes de tarjetas, ni errores con los pagos y las suscripciones… ¿de dónde sale ese 17%?

Se podría llegar a entender, como pasa en otras plataformas, que haya un 3, un 5 o hasta un 8% de comisión por ofrecer esos supuestos «cánones de seguridad y experiencia de uso» asociados a aparecer en la App Store. ¿Pero un 17%?

¡Estamos locos!

Y sigo, que la cosa no hace más que mejorar.

La llamada «Comisión de Tecnología Base» es un nuevo impuesto revolucionario que Apple pretende cobrar a cualquier desarrollador, OJO, aún cuando ni tan siquiera vaya a usar la App Store para distribuir su aplicación.

Cincuenta céntimos de euro por instalación, a partir del millón de instalaciones anuales.

  1. Se use o no la aplicación.
  2. Hayas o no pagado por ella.

¿Qué supone esto?

Pues que, en la práctica, y como hemos visto en estos últimos días con numerosos desarrolladores haciendo sus cálculos, a muchas apps no les saldría rentable.

Es más, directamente pasarían a tener un modelo de negocio que produce pérdidas:

Según la nueva estructura de tarifas de la App Store para Europa, si ganas 10 millones de dólares en ventas, la mordida de Apple es de 6,2 millones de dólares anuales.

Suponiendo que no tienes costos operativos ni salarios que pagar, el monto neto que te llevas es de $2 millones después de impuestos, o el 20% de tus ventas.

Nunca lanzaré una aplicación en Europa.

Nikita Bier, desarrollador de apps para iOS

Para terminar, Apple se reserva el derecho a prohibir marketplaces de aplicaciones que considere que no cumplen su política de empresa. Lo que en la práctica podría impedir que surgieran otras Stores alternativas que les hiciera la competencia.

Vamos, que Apple cumple la DMA.

Pero si juntamos el hecho de que, como ocurre ya en Android, el que puedas elegir instalar apps fuera de la store oficial no significa que el grueso de usuarios lo vayan a hacer, con que para colmo la empresa se ha blindado vía impuestos revolucionarios y cobros absurdos para que a los desarrolladores no les interese montarse el chiringuito fuera de su control, el impacto que podrán tener estas medias es aún limitado.

Obviamente, al menos con la información que tenemos hoy en día.

Es muy probable que Apple acabe siendo forzada a cambiar parte de estas exigencias absurdas (casi podríamos decir que mafiosas) por el bien del libre mercado.

Pero ahora, turno para ti:

  • ¿Tienes pensado instalar aplicaciones de fuera de la App Store cuando esta opción ya sea legal?
  • ¿Qué te parecen las medidas tomadas por Apple «en pos de proteger a los usuarios»?

Te leo en comentarios.

Sobre el videopodcast enCLAVE DIGITAL

enCLAVE DIGITAL es el videopodcast de Pablo F. Iglesias, consultor de presencia digital y reputación online.

Si este contenido te sirve para estar bien informado sobre la actualidad en materia de negocios digitales, reputación y tecnología, te agradecería que le dieras a suscribirte en mi canal de Youtube o en la plataforma de podcasting desde donde me escuchas, le des a Me Gusta, me dejes un comentario o reseña y lo compartas con aquellos a los que les pueda interesar.

¡Seguimos!

Si utilizas otra plataforma de podcasting, busca «enCLAVE DIGITAL« en la app para localizarlo, o visita la página del videopodcast, donde ofrezco enlaces directos a las principales plataformas actuales: