casinos sin depositos

El otro día un miembro de la Comunidad me preguntaba si había escrito algo sobre los bonos de casinos sin depósito, a sabiendas de que no es la primera vez que hablo de este mercado por estos lares, y que aunque sea lo conozco bastante a nivel de marketing y reputación, al haber trabajado con algunos clientes del mismo.

La cosa es que he estado revisando y en efecto no tenía nada escrito sobre ello, y el tema veo que puede ser interesante para aquellos que queráis acercaros al mundillo sin hacer una inversión inicial, así que te dejo por aquí mis observaciones al respecto que fueron las que previamente le he enviado por mail.

Básicamente lo primero que tienes que tener claro es que esto es un negocio (como la Lotería, como los servicios de Forex…), y como cualquier negocio, a la larga la banca gana. Que hay muy poca gente que se haya hecho rica jugando (pese a que sean los que siempre salen en televisión). Por ello al final, más allá de que todos querríamos ganar siempre, realmente tenemos que ser conscientes que también estamos pagando por entretenimiento (por el medio, no únicamente por el fin).

Los servicios online de tragaperras han conseguido, como decía no hace mucho, digitalizar la experiencia de juego y hacerla accesible a cualquiera desde cualquier lugar. Pero la base sigue siendo la misma: La aleatoriedad esperable en los resultados.

Siempre y cuando, por supuesto, el servicio que elijas esté correctamente regulado en tu país.

Así que esta es la primera parada: Si quieres probar suerte en algún servicio, por favor, revisa primero qué tenemos que tener en cuenta a la hora de apostar por uno u otro casino online.

Por España tenemos una etiqueta que ofrece la DGOJ de Juego Seguro (por cierto, no vale solo con que la plataforma de turno la coloque en el footer de la web/app, sino que debe enlazar además a la ficha del registro de esa misma plataforma en la página oficial de la DGOJ), que nos certifica que en efecto ese casino está cumpliendo la normativa europea en cuanto a privacidad y seguridad de los datos, y también en cuanto a la confianza que se desprende del sistema de aleatoriedad con el que cuenta el servicio.

Además, siempre podemos recurrir a páginas que hacen de intermediarios, como es la de Máquinas Tragaperras.es donde puedes encontrar una recopilación de ofertas de casino online sin depósito (ES), y que ya hace esa criba inicial, ofreciendo promociones exclusivas además de reseñas y guías escritas por expertos. El modelo de negocio de esas páginas, entiendo, se basa en quedarse un porcentaje de la inversión futura que haga aquel jugador que siga apostando y que venga redirigido de sus ofertas (un sistema de afiliación de toda la vida en el que a ti no te afecta ni para bien ni para mal, y ellos sacan rédito económico de su trabajo).

Cuestiones a considerar con las ofertas de juego sin depósito previo

Ahora bien, ¿qué es eso de jugar sin depósito previo? Pues que como pasa con cualquier otro sector, de vez en cuando los casinos ofrecen como gancho la posibilidad de que el nuevo jugador se cree una cuenta que ya va a tener algo de depósito económico.

Es, a fin de cuentas, como si nos dieran algo de dinero gratis. Las cuantías no obstante suelen ser muy bajas (10. 20. 30 euros…), y a veces las acompañan con otra promoción en la que te duplican la inversión que tu hagas (un 100%, un 50%…), que es al final lo que al casino le interesa (no son hermanitas de la caridad, recuerda).

De hecho justo así es como funciona, en el mercado de la publicidad programática, Google Ads. Cuando te creas una cuenta, si esperas unos días o eres un poco vivo y sabes dónde buscar (G.G), te envían un código que lo puedes canjear en el que te regalan X euros extra (80, 120…) o un porcentaje con límite máximo de tu primera inversión.

De nuevo en esto los casinos no han inventado nada.

Pero la cosa es que en efecto, y siempre previamente revisando los términos y condiciones de la promoción (ojo porque puede ocurrir que para sacar el dinero conseguido tengamos que tener un mínimo de depósito o nos fuercen a hacer una primera inversión), es posible crearse una cuenta nueva, aprovecharse de esa primera inversión gratuita sin hacer un depósito, probar la plataforma, y ya más adelante decidimos si queremos seguir o no apostando con nuestro dinero.

Sin trampa ni cartón.

La cosa aquí es que como estas plataformas están obligadas a cumplir la legislación europea (yo, sinceramente, no me metería en servicios no regulados), el registro es el proceso más tedioso que tiene que hacer el usuario (normalmente tienes que enviar también una fotocopia del DNI/NIF para confirmar que en efecto eres mayor de 18 años y que solo tienes esa cuenta, evitando así que la gente se cree diferentes cuentas para aprovecharse de ese dinero gratis), y que es por tanto lo que más desincentiva a empezar:

Al regalar unos cuantos euros iniciales, parece que la cosa se hace más amena. Y claro, una vez te han puesto la miel en los labios (lo mismo has ganado algo, o aunque sea has pasado un rato entretenido) y ya tienes cuenta, es más fácil que la gente siga jugando.

Una estrategia tipiquísima del marketing online (te enseño la patita, y si quieres continuar disfrutando del servicio ya lo vas a tener que hacer pagando), que a fin de cuentas no hace daño a nadie.

Yo, como ya dije otras veces, no soy cliente de este tipo de servicios. Pero entiendo que usados con cabeza, sin abusos, y siendo conscientes del dinero que invertimos y de lo que podemos esperar de ellos (recalco que si queremos hacernos ricos la mejor manera es trabajando, no jugándonos el dinero en una tragaperra), es un entretenimiento tan lícito como los videojuegos, como salir de fiesta, o como ir al cine.

¿Que tienes suerte y has ganado algo? Pues genial. ¿Que no? Pues al menos has pasado un rato divertido.

En fin, que espero que te hayan servido estas recomendaciones.