bateria mando xbox ps

El otro día me preguntaba un compañero por privado sobre qué mando le recomendaría comprar para poder utilizarlo en PC, y en particular con ese Game Pass que algunos estamos disfrutando como locos en estos días de confinamiento.

Por supuesto (y de hecho él ya lo tenía bastante claro) le recomendé el de Xbox One S o X (ES), que es uno de los que yo tengo por casa, y con el que habitualmente juego (si necesito mando utilizo este, y si el título es de estrategia sigo prefiriendo teclado y ratón).

Pero había algo que le echaba para atrás:

¿Pero este mando va a pilas?

La pregunta a priori puede parecer baladí, pero es que es normal que sorprenda.

Hablamos de un mando que salió al mercado en 2016 (el primero de la Xbox One, que salió antes, recuerdo, no era inhalámbrico y por tanto no tenía sistema de alimentación)… para competir con la amplia mayoría de mandos en una industria que ha apostado casi al unísono por las baterías, estando el de la PlayStation 4 a la vanguardia.

Y ya no solo eso, sino que el mando de la próxima consola de Microsoft (Xbox Series X), del cual ya hablamos de pasada en este otro artículo, sigue apostando por ofrecer un sistema de energía basado en pilas AA.

¿El de la PS5? Batería, por supuesto.

Así que llegados a este punto me parece interesante que debatamos qué puntos fuertes tienen cada una de las opciones, y por qué creo que, humildemente, la propuesta de Microsoft es la más adecuada.

DualSense frente al gamepad de la Xbox Series X

Empecemos por el mando de Sony.

Claramente es algo más más grueso que el DualShock 4 (ES) de la generación PS4, e incluye una serie de nuevas características y funciones, como retroalimentación (o feedback) háptica y un micrófono incorporado, además de por supuesto un cambio de diseño bastante acentuado (y curiosamente más cercano a la propuesta que lleva años trabajando Microsoft).

Estamos por tanto ante una verdadera renovación de lo que la compañía tenía. Un borrón y cuenta nueva para la nueva generación.

Por otro lado en el caso de Xbox tenemos un modelo que prácticamente es solo una iteración evolutiva.

A nivel de diseño estamos casi ante la misma carcasa (distinto material, eso sí, y con algunos cambios sutiles en la rugosidad), del mando Elite de Xbox One, lo que sin lugar a dudas es una buena noticia, pero que quizás no llame tanto la atención como pasa con la propuesta de Sony.

Los cambios en todo caso están por dentro, con una nueva conectividad Bluetooth que ayudará al control a conectarse más fácilmente a dispositivos que no son la consola Serie X, mientras que una mejor interfaz inalámbrica ayudará a reducir la latencia.

Muy en sintonía con esa filosofía One Microsoft que es, tanto en la industria del videojuego como del software en general, la principal baza que tienen los de Redmond para competir en sus respectivos mercados.

Un mando que va a funcionar en todos los dispositivos Xbox y PC del mercado de forma nativa, y que de seguro, como ya ocurría con sus versiones anteriores, contarán con drivers para prácticamente cualquier otro ecosistema.

Pero más allá de cuál es mejor o peor (corolario: ambos seguramente serán tan buenos como sus antecesores, y la decisión dependerá por tanto del gusto que tenga cada uno y de lo acostumbrados que estemos a utilizar uno u otro), lo que sí me parece interesante es profundizar en el hecho de que mientras el mando de la PS5 sigue apostando por batería, el de Microsoft lo haga por las pilas AA, una tecnología a priori más antigua.

Batería o pilas: ¿qué es más recomendable?

Y aquí habrá opiniones para todos los gustos.

Por un lado, es cierto que ya estamos habituados al uso de baterías recargables. Nuestros smartphones, tablets, videoconsolas portátiles y por supuesto ordenadores portátiles llevan años utilizando este tipo de sistemas de almacenaje de energía, y por ello el ecosistema se ha habituado bastante a eso de tener que cargarlos cada poco tiempo.

Con los mandos que hacen uso de baterías pasa exactamente lo mismo. Sabes que te van a dar para unas horas de juego, que serán más mientras menos degradación tenga la batería. Esto significa que en efecto el primer año de un mando las diferencias de tiempo de juego con otro que hace uso de pilas es mínimo, mientras que conforme pasa el tiempo, sobre todo si le has dado mucho uso y se han gastado muchos ciclos, van perdiendo eficiencia hasta llegar a volverse un verdadero problema (no llegar a ofrecer una sesión completa de juego).

De hecho es una queja muy habitual en los foros de soporte de Sony (EN).

Que en el DualShock 4 no se pudiera apagar la barra de luz alrededor del panel táctil, asumiendo que esto también gasta (aunque sea un gasto mínimo) la duración de la batería, es otra de las demandas que hemos visto estos días para el nuevo DualSense.

Con un mando como el de Xbox compatible con pilas AA esto no pasa. Una pila buena dura considerablemente más que la mayor parte de baterías del mercado.

A cambio, por supuesto, podemos considerar que contamina más, y que requiere que siempre tengas pilas extra por casa para evitar que en un momento dado te quedes sin ellas y tengas que bajar a comprar más parando la sesión.

Mientras tanto, sobra decir que es mucho más inmediato cambiar unas pilas que esperar a que se recargue la batería, o como ocurría con el DualShock 4, seguir jugando con éste conectado a la consola con un cable de apenas metro y medio.

Que si la consola la tienes en el despacho, todavía. Pero como juegues en un salón de un tamaño medio no te va a quedar otra que sentarte en el suelo.

Pero es que aún con todo esto, hay que dejar claro que el mando de Xbox también ofrece la posiblidad de utilizar o pilas recargables (lo menos recomendable por la baja autonomía que suelen dar), o directamente comprar un adaptador para batería (ES), transformando el gamepad de uno que va a pilas a otro que funciona exactamente igual que el de Sony.

Que no entiendo por tanto tanto jaleo cuando la propuesta de los Redmond es a todas luces más versátil:

¿Prefieres tener más autonomía con pilas? Pues lo utilizas tal cual.

¿No quieres tener que comprar pilas cada cierto tiempo? Pues tienes la opción de comprarle una batería, y a partir de entonces depender de las cargas.

Lo decía de hecho Jason Ronald, director asociado de gestión de programas en Xbox, recientemente en una entrevista para Digital Foundry (EN):

“Todo se reduce a hablar con los jugadores, es un tema un poco polarizante y hay mucha gente que realmente quiere usar baterías AA.

Así que dar flexibilidad es la manera de complacer a ambos grupos de personas”.

Y no puedo estar más de acuerdo.

Te puede gustar más el diseño del DualSense, o sentir que «es más avanzado», pero es que a veces el low-tech ofrece más ventajas. Y en este caso, en este punto en particular, es un buen ejemplo.


________

¿Quieres saber dónde conseguir juegos gratis periódicamente? Por aquí tienes un listado de servicios y eventos a marcar en tu calendario para no perderte ninguna de estas ofertas.

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de trabajo y juego preferidos? Revisa mi setup de escritorio (ES).

Y si te gustaría ver más de estos análisis por aquí. Si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piénsate si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.

hazme patrono pabloyglesias