vendehumos

La gráfica que acompaña a este artículo muestra el crecimiento de mi negocio, tanto por ganancias netas, como por ganancias brutas, desde 2015, que es cuando empecé a contabilizarlo, hasta este año.

Por supuesto, los datos de este año son estimados, a falta de que se cierre, y teniendo en cuenta la facturación hasta ahora, y los ingresos que vienen de clientes recurrentes.

Puede que se caiga alguno. Puede que entre algún cliente nuevo. La cuestión es que a no ser que pase una hecatombe (para bien, o para mal), habré prácticamente duplicado la facturación del año pasado. Justo el mismo escenario que en el anterior.

La progresión, por tanto, es claramente positiva. Fíjate que entre 2016 y 2018 apenas hubo movimiento. En 2019 empezamos a escalar en dos dígitos, y hasta la fecha, seguimos haciéndolo, pero con una curva cada vez más ascendente.

A sabiendas de esto, la pregunta que seguramente te estés ahora haciendo es…

Pablo, ¿cómo has pasado de un negocio que no escalaba a otro que crece casi a un 100% año tras año?

Warren Buffett decía lo siguiente:

Si te colocas en la cima de una montaña nevada y lanzas una pequeña bola de nieve, verás que al principio le cuesta capturar copos. Sin embargo, a medida que crece, su capacidad de atrapar más nieve aumenta exponencialmente.

A esto se le llama efecto de bola de nieve, y en el caso de la inversión, a lo que ocurre con el interés compuesto. Pequeñas y determinadas acciones, llevadas a cabo con cabeza a lo largo del tiempo, pueden transformarse en grandes resultados.

Lo mejor de todo es que en estos primeros años, donde ves que la curva apenas se movía, o incluso bajaba, trabajaba más que nunca. Actualmente, tengo la fortuna de trabajar, de media, solo cuatro horas al día, dedicando el resto a mi familia y mis aficiones.

¿Cómo, dedicándole mucho menos trabajo, he conseguido mejores resultados?

Todo tiene su explicación, y cuando te la cuente vas a ver que tiene todo el sentido del mundo.

Es más, en ese momento te darás cuenta de lo absurdo que es hacer justo lo contrario. Perdiendo el tiempo en las redes sociales, en crear contenido en un blog, en ir a todos los eventos a hacer networking…

En dedicar esfuerzos… no en conseguir mejores resultados, sino en hacer acciones que realmente no me ayudaban más que a aparentar que lo estaba haciendo.

De todo esto te hablaré en mi próxima masterclass, a la que ya puedes apuntarte por aquí.

¿Qué vamos a aprender?

En esta clase veremos, entre otras cosas:

  • Los miedos y debilidades que me han limitado, y que muy probablemente también te estén limitando a ti, a la hora de conseguir la ansiada libertad financiera.
  • Me desnudaré ante ti, dando números absolutos de mi negocio, para que tengas un ejemplo con el que compararte.
  • Por qué el marketing no sirve para nada si no hay una buena base estratégica por detrás.
  • El principal problema que te lleva lastrando desde que empezaste, que es invisible a tus ojos, y que tantos años me costó ver a mi.
  • Las tres métricas que realmente definen un negocio exitoso y saludable, y que no son las que te enseñaron en la universidad o la escuela de negocios. Y, en efecto, ninguna de ellas es la facturación.
  • Cómo el perder algunos clientes ha hecho que gane más.
  • La metodología que he seguido estos últimos años, con pelos y señales, y que podrás replicar en tu negocio.

Todavía hay más

Pues sí. Aún hay más.

Sigue leyendo:

  • Aprenderás además que la manera de hacer que un negocio pase de las seis cifras no se basa en la constancia, sino en venderle la moto a ingenuos como tú pensando que en esta masterclass te voy a enseñar algo más que no sea lo mucho que vas a aprender cuando compres mi curso, o te suscribas a mi newsletter de pago.
  • Descubrirás cómo alrededor del 100% de vendehumos que aplican esta metodología, no tienen dónde caerse muertos. Que si facturan 1.000, gastan 995 en alquilar ese chalet y ese deportivo un par de horas para grabar los vídeos que luego publicitan en Youtube y redes sociales. Y que, casualmente, el empresario que de verdad gana dinero, no pierde el tiempo con supuestas masterclass gratuitas, ni te vende cursos donde te explicará cómo hacerte millonario.
  • Descubrirás que el éxito empresarial, financiero, sentimental y hasta tántrico, se basa, casualmente, en trabajárselo cada día. Que no hay más atajos que los que te da la propia experiencia y el haber fracasado una y otra vez. En dedicarle muchas horas, o mucho dinero para que otros que hayan dedicado muchas horas te ahorren algunas cagadas, para labrarte ese futuro prometedor que ansías. Sea en negocios digitales, sea en negocios analógicos. Eso, o que hayas heredado, en cuyo caso fueron tus progenitores los que dedicaron muchas horas en labrarse ese futuro que ahora tú disfrutas.
  • Por último, te mostraré con pelos y señales cómo, en efecto, es posible vivir de Internet inundándote mi embudo de ventas con testimonios de becarios y otros vendehumos del sector que aseguran que con mi formación han conseguido pasar de 0 a 100 en dos semanas.

Nos vemos, por tanto, en el próximo webinar. Pero ahora te dejo, que ya me ha llamado mi madre y tengo que bajar a cenar.

P.D.: Parte de este artículo es cierto, y lo demás es pura sátira. Adivina qué parte pertenece a una y otra categoría…

Newsletter nuevas tecnologias seguridad

Imagínate recibir en tu correo semanalmente historias como esta

Suscríbete ahora a «Las 7 de la Semana», la newsletter sobre Nuevas Tecnologías y Seguridad de la Información. Cada lunes a las 7AM horario español un resumen con todo lo importante de estos últimos días.