pasar libros ebook movil

Vuelvo con otro de esos tutoriales que pensé que nunca iba a necesitar escribir, y que sin embargo, aquí estamos.

Recientemente un familiar me pidió que investigara cómo es posible enviarse unos ebooks desde su móvil al libro electrónico.

Por supuesto, le dije que sí.

Hay varias formas, de hecho.

Pero como verás, en su caso la cosa no era para nada sencilla.

Vamos con las opciones que tenemos.

1.- Usar un ordenador como puente

La primera parada es obvia.

Basta con:

  1. Conectar el móvil a un ordenador mediante cable, y seleccionar (si no viene por defecto) la opción de transferencia de archivos.
  2. Pasarle los archivos (sean ebooks, sea lo que sea) a una carpeta temporal en el propio ordenador (arrastrando o copiando y pegando desde la carpeta del móvil).
  3. En el caso de los ebooks, hay que saber de antemano qué formatos admite nuestro lector de libros electrónico. Por ejemplo, los Kindle de Amazon solo admiten MOBI, por lo que si el archivo está en formato ePUB, tenemos que previamente irnos a una página como Convertio (ES) y transformarlo en formato MOBI.
  4. Conectar acto y segundo el libro electrónico o la tablet.
  5. Enviar esos documentos del ordenador al dispositivo móvil (haciendo el paso contrario, es decir, arrastrar o copiar y pegar desde la carpeta del ordenador a la carpeta de archivos de la tablet o ebook).

¿Cuál era el problema con esto?

Pues que, en efecto, este familiar no tiene ningún ordenador en casa. Ni tan siquiera su hijo tiene ordenador, por lo que cuando quiere hacer esto, tiene que ir a casa de un amigo, y a cambio de invitarle a unas copas, que le haga el favor.

Así lleva haciéndolo meses, y la idea era precisamente evitar depender de terceros.

Por tanto, vamos a la segunda opción que se me pasó por la cabeza

Conversor epub mobi

2.- Compartir los archivos vía online

Otra opción que barajé era subir esos archivos a algún servicio en la nube como Dropbox, Google Drive, o incluso enviárselos a él mismo vía email, de manera que luego en el dispositivo final pudiera abrir esa aplicación y sacarlos de ahí.

Esto, con una tablet, por supuesto que se puede hacer, pero con un ebook la cosa se complica.

  • Para empezar, la mayoría de ebooks no permiten la instalación de ninguna aplicación de terceros.
  • Además, la mayoría directamente no tienen opción a acceder a contenido subido en servicios en la nube (hay algunos modelos que sí lo permiten, ojo, aunque sea con sus propias nubes, y a veces con una suscripción de por medio).
  • Por último, pasa lo mismo con el correo electrónico. Hay muy pocos que te permitan acceder a tu email. Y si lo permiten, habría que mirar si es posible descargar archivos adjuntos, que esa es otra…

En el caso de mi familiar, había otro problema añadido, y es que ni tan siquiera quería conectar vía WiFi el libro electrónico.

¿La razón? Pues porque hace unos meses al parecer debió activar alguna suscripción y les vinieron varios cargos. Para evitar el problema, su hijo directamente le prohibió tener activa la conexión online.

Así que otra opción al garete.

3.- Usar un lápiz USB como puente

Aquí es donde quería llegar.

Viendo que las dos opciones más lógicas no podían ser, me pregunté si sería posible hacer todo el proceso desde el móvil, y luego pasar el contenido con un lápiz USB.

Y la respuesta es que ¡sí!

Pero ojo, que tiene una serie de pasos extra a considerar:

  1. Descargar el ebook en cuestión desde el smartphone: Por supuesto, primero necesitamos tener en el móvil el documento en cuestión. Por aquí no voy a hacer apología de páginas de dudosa legalidad. Un servidor paga escrupulosamente todos los servicios habidos y por haber para consumir contenido con copyright. Y lo poco que pirateo, lo hago porque directamente de manera oficial no puedo comprar o acceder a dicho contenido. Y es que no, no todo lo que sale al mercado está disponible en plataformas de streaming y/o suscripciones… Solo diré que existen bots en Telegram que te permiten acceder a ebooks, sean legales, sean piratas, con una simple búsqueda en su buscador. Es la opción más simple que me he encontrado. Le pides el nombre, y si lo tiene en la base de datos, te pasa un enlace para descargarlo.
  2. Convertir al formato adecuado: En el caso de los ebooks, y como comentaba anteriormente, hay dos formatos estrella (ePUB y MOBI). Si tienes un Kindle, necesitas el MOBI. Si tienes cualquier otro libro electrónico, pues dependerá (algunos aceptan ambos formatos, y otros solo uno de ellos). Sea como fuere, lo más cómodo es entrar en convertio.co (ES) y convertir el archivo al otro formato. La página está diseñada para ser usada también en móviles, así que no vas a tener ningún problema.
  3. Conectar un pincho USB al móvil: Aquí empieza lo bueno. Para poder pasar un archivo de un lado a otro, vamos a necesitar un pincho USB. ¿El problema? Pues que los pinchos USB suelen venir… con un conector USB. Y claro, tu móvil usará o un micro-USB (si es un móvil relativamente antiguo), o un USB tipo C (si es un móvil moderno), o un lightning (si tienes un iPhone «de los antiguos»). Por tanto, necesitamos primero un adaptador (ES). Yo por casa tenía uno de USB a USB tipo C, que es el que ves en la imagen que acompaña este texto que he usado, pero vamos, por Amazon tienes cientos con las diferentes opciones que puedas necesitar. Ya con él conectado, basta con buscar dónde tienes el documento en cuestión (suele estar en la carpeta Downloads, o si lo has descargado desde Telegram, en la carpeta de Telegram), seleccionarlo, y darle a mover, para luego pegarlo en la carpeta del Pincho USB (estará como un dispositivo extra justo debajo de la carpeta raíz de tu móvil).
  4. Conectar el pincho USB al libro electrónico: Aquí viene el segundo problema. Es probable que tu libro electrónico, si no lo has comprado hace muy poco, todavía esté usando un micro-USB de puerto. Es decir, que te puede pasar como a mi, que el móvil que tengo es USB tipo C y el del libro de mi familiar, Micro-USB. Por tanto, el adaptador que tenía por casa no me servía, y tuve que comprar otro que tiene, ya puestos, los dos adapdatores juntos (ES). De ahí que tuviéramos que dejar esta aventura para otro día, pero que una vez me llegó el pedido, ya pudimos completar simplemente haciendo el proceso opuesto al paso anterior (buscar el archivo en el almacenamiento externo del pincho USB, y copiarlo al almacenamiento interno del lector de libros electrónicos).

Eso sí, un matiz que es importante señalar: Algunos libros electrónicos, como es el caso de los Kindle, vienen por defecto bloqueados para permitir la conexión de dispositivos externos.

En esta tesitura, la única opción que nos queda es enviarle el contenido vía algún servicio en la nube al que puedas acceder usando el sistema operativo del libro. Algunos permiten, por ejemplo, recibir correos electrónicos (puedes adjuntarlo en un email), y otros cuentan con acceso a almacenamiento en la nube.

Conclusiones

Hechos estos pasos, ya deberías poder disfrutar de tu libro, o del documento que sea, en la tablet o lector de libros electrónicos.

La pena es que, en efecto, vas a necesitar comprar casi de seguro un adaptador para ello. Eso, o que tengas un pincho USB que venga ya con los adaptadores oportunos incluido, como el que en su día analicé por estos lares.

Pero como ves, posible es.

________

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de trabajo y juego preferidos?

Revisa mi setup de trabajo, viaje y juego (ES).

Y si el contenido que realizo te sirve para estar actualizado en tu día a día, piensa si te merece la pena entrar en el Club Negocios Seguros y aprovecharte de todo el contenido exclusivo que publico para los miembros.

Banner negocios seguros