formatos video

Que si AVI, que si MP4, que si FLV, que si MOV, que si WMV… Cada vez hay más formatos de vídeo distintos. Y cada uno tiene sus particulares. Exactamente igual que le está pasando a los formatos de imagen o los documentos de texto.

Es importante conocer los diferentes formatos de vídeos que existen, para comprender su funcionamiento, utilidad y compatibilidad. El tipo de archivo de vídeo determina su resolución, tamaño, capacidad de almacenamiento y rendimiento.

Ahí es nada.

Para colmo, no todos funcionan con cualquier software. Es fundamental precisar en qué aparatos reproductores funcionan correctamente y en qué formato se debe guardar el vídeo para moverlo, compartirlo y administrarlo fácilmente.

Por todo ello, he preparado este artículo en el que conocerás qué formatos de vídeo son los mejores para publicar en redes sociales, para enviar por correo electrónico, para usar en ordenadores, para reproducirlos en móviles y para compartir en páginas web.

Pero antes…

Preliminares: Las partes de un archivo de vídeo

Por no entrar muy en detalle, podemos decir que un formato de vídeo posee varios componentes que determinan su calidad, tamaño y compatibilidad. No todos los archivos de vídeos tienen las mismas características ni pueden ser usados para los mismos fines.

Sus componentes principales son:

  • Códec. Es una herramienta que reduce el tamaño del archivo de vídeo para que pueda almacenarse y transmitirse adecuadamente. Hay diferentes tipos de códecs, como el DivX y el H. 264. Algunos comprimen el formato sin sacrificar la calidad del vídeo y otros, por el contrario, disminuyen el tamaño del formato manteniendo su alta resolución. Hay otra categoría que garantizan una buena resolución de imagen con menor tamaño.
  • Contenedor. Es un dispositivo que almacena al vídeo y a sus demás componentes: códec, metadatos, archivos de audios en diferentes idiomas, menú y subtítulos. Como cabría esperar, hay diferentes formatos contenedores, ideales para según qué dispositivos y programas.

Esta es la base en la que se centra este artículo, así que hechas las presentaciones, ¡vamos a ello!

Mejores formatos de vídeo

Como decía, cada vez hay más tipos de formatos de vídeo diferentes. La forma de consumir contenido audiovisual cambia con el tiempo, y a esto súmale los avances tecnológicos e informáticos que nos permiten mejorar su calidad y que éstos sean reproducidos en una gran variedad de sistemas operativos. Además, cada vez es más fácil trabajar con su edición, administración y conversión.

A sabiendas de esto, vamos a ver algunos de los tipos de archivo de vídeos más habituales y para qué usos los recomendaría:

MP4

Probablemente barajando pros y contras el formato de vídeo MP4 es el mejor que existe y, por ello es el más usado. Permite reproducir vídeos en alta calidad, con colores nítidos y vivos. Ofrece imágenes muy reales y precisas, sin distorsión alguna.

Históricamente utilizaba un códec de MPEG-4 (de ahí el nombre), aunque como veremos más adelante, cada vez es más habitual encontrar MP4 codificados con H.265 por eso de ofrecer un nivel de compresión es muy alta (archivos muy pequeños), lo que permite compartir vídeos, guardarlos, editarlos y reproducirlos sin dificultad. 

¿Por qué?

Pues por su principal ventaja, ya que es totalmente compatible con la amplia mayoría de dispositivos y aplicaciones. Con este tipo de archivo podrás publicar vídeos en internet, enviarlo por correo electrónico, y reproducirlo en un móvil, una tablet o prácticamente cualquier dispositivo de consumo que se te ocurra.

AVI

El formato de vídeo AVI fue uno de los primeros desarrollados y aún es muy utilizado porque ofrece una serie de ventajas. Como le pasa al MP4, funciona adecuadamente con la mayoría de los reproductores más modernos, especialmente con los ordenadores.

Una de sus grandes limitaciones es que se trata de un formato de vídeo muy grande. Esto impide que pueda descargarse o transmitirse con facilidad. Es ideal para formatos de películas y series.

Usa una gran variedad de códecs para diseñar y organizar los datos del archivo y reproducirse en otros códecs. Uno de los más conocidos es DivX o Xvid.

FLV

Este tipo de archivo de vídeo es muy útil para publicar formatos multimedia por internet. Primero, porque su tamaño es muy reducido, lo que permite compartirlo sin ninguna dificultad. Es uno de los formatos de vídeo que menos pesa.

Segundo, porque puede reproducirse fácilmente en casi todos los navegadores. Raro será que algún usuario no pueda reproducir un vídeo colgado en FLV.

Pero tiene un pero como característica limitante, y es que no funciona con los dispositivos iOS. Al menos sin descargar alguna aplicación específica, o convirtiendo previamente el vídeo a alguno de los otros formatos de vídeo mencionados.

H.264

H.264 es realmente un formato de códec, no de contenedor, pero puede ocurrirte que te encuentres algún archivo con esta extensión, así que lo voy a meter en el saco.

Básicamente un tipo de archivo de vídeo H.264 suele ser simplemente un archivo MP4 codificado con H.264, y como decíamos anteriormente, es un formato muy utilizado precisamente por ser prácticamente compatible con cualquier navegador, programa y sistema operativo, además de ocupar relativamente poco espacio.

Es uno de los contenedores de datos de vídeos más modernos e ideales para compartir por internet, por ser tan pequeño, y sin sacrificar su alta resolución, garantiza un buen rendimiento.

MOV

Mov es el formato de vídeo creado por Apple. Garantiza la reproducción de vídeos en alta definición. Ofrece imágenes claras, nítidas y precisas. Este tipo de archivo es efectivo para ser compartido y publicado en soportes online.

Es compatible con los sistemas operativos Apple, Windows y en ciertos reproductores como las consolas de Sony y Microsoft. También, funciona adecuadamente con QuickTime, su sistema multimedia, disponible en MacOS. 

Sin embargo, como su comprensión es muy pesada, es conveniente usar este tipo de formatos de vídeo si principalmente lo vamos a utilizar en dispositivos Apple.

WMV

Este tipo de formatos de vídeo fue creado por Microsoft Windows y ha sido desarrollado para visualizarse en su reproductor, Windows Media Player. Usa los Códecs propios de Microsoft.

Asegura un nivel de resolución muy alto, llegando alcanzar los 300.000 P. Por lo tanto, reproducen imágenes muy claras y nítidas.

¿Dónde tiene sentido que lo utilicemos?

Pues sobre todo si vamos a grabar DVDs/blu-rays de alta calidad.  

Aplicaciones de conversión entre formatos de vídeo

Repasados ya los formatos de vídeo más habituales, sus características, beneficios y principales aplicaciones, le toca el turno a algunas aplicaciones para cambiar entre ellos.

Hablo por tanto de los convertidores de vídeos. A través de estas herramientas se puede mejorar el rendimiento de los vídeos (o empeorarlo, G.G), adaptarlos para que funcionen debidamente en ciertos dispositivos y en sistemas operativos, y optimizar su peso para que sean más fácilmente compartibles.

Algunos disponibles por la red son:

Movavi Video Converter

El Movavi Video Converter (ES) es un programa que cambia el formato de los videos gratuitamente. Este software es una gran opción para cambiar los tipos de archivos (EN) y editarlos rápidamente, porque brinda una variedad de herramientas para optimizar su desempeño

Tiene, que yo sepa, versión para Windows y MacOS.

La calidad de los vídeos no se altera al editar los tipos de archivo, incluso permite mejorar su resolución y definición, garantizando imágenes con colores vivos, reales y nítidos. Incluye además algunas opciones para estabilizar el vídeo, mejorar su audio, rotarlo y recortarlo.

Ofrece según dicen en la web más de 180 formatos de salidas, incluidos los más modernos y populares como MP4, AVI, MOV, MKV.

Sobre su uso, el esperable en una de estas herramientas:

  • Importas el vídeo al software.
  • Escoges el formato al que deseas convertirlo.
  • Pulsas la opción “Convertir” y esperas.

En poco tiempo, el tipo de archivo del vídeo se modificará.

Fácil, sencillo, para todos los públicos.

Apowersoft

El programa Apowersoft (ES) está enfocado más a la grabación de pantalla, por ejemplo para tutoriales que quieras subir a alguna plataforma, y permite modificar los tipos de archivo de los vídeos de forma sencilla, rápida y gratuita. También podrás cambiar los formatos de varios vídeos conjuntamente, porque el sistema automáticamente los organiza.

Ofrece varias opciones para modificar el tipo de calidad de los vídeos, entre 144 P hasta 1080 P, dependiendo de las necesidades de los usuarios (ES).

Como en el caso anterior, ofrece una surtida variedad de alternativas para editar vídeos: voltearlos, agregar filtros y ajustar sus audios entre 15:9, 4:3 y 3:2.

Y también se adapta y funciona como cabría esperar en una variedad de dispositivos reproductores.

En fin, que por aquí te dejo una pieza sobre los formatos de vídeos que son ideales para ciertos fines, aplicaciones y dispositivos, así como un par de herramientas que pueden ayudarte con su conversión o con la grabación de los mismos.

________

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de trabajo y juego preferidos?

Revisa mi setup de trabajo, viaje y juego (ES).

Y si te gustaría ver más de estos análisis por aquí. Si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piénsate si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.