Giro de 360 grados para los de Redmond

Entrada rápida, que no por ello poco importante: Microsoft estaría realizando la mayor reestructuración de su historia (EN), virando hacia el lado de servicios, y dejando por tanto un poco de lado el de negocios.

windows-azure

La noticia es interesante, y va totalmente acorde con esa tendencia cada vez más palpable de enfocar recursos en servicios, que parece que será el huevo de oro de la próxima década.

¿Qué repercusión tendría?

  • Limpieza reputacional: Se quiera o no, Microsoft carga con una mochila histórica de ser la oveja negra del mundo tecnológico. Software propietario y monopolistas, ahí es nada. Dicho sea que a día de hoy la empresa ha cambiado mucho, y aunque su modelo de negocio sigue ligado al software propietario, debemos agradecerle como poco el apoyo que está prestando a los estándares web, la privacidad y el open source en general. Pero eso lo saben cuatro frikis que nos dedicamos a esto del marujeo tecnológico. Para el resto, Microsoft es sinónimo de Windows 2000 e IE6. Centrando sus recursos en los servicios, esquiva los principales vectores de mala reputación de la compañía.
  • Office365 y Skype, los grandes beneficiados: No hay duda de ello. Son los dos servicios estrella de la compañía, y de los mejor posicionados en su sector. Con el cierre de Messenger en favor de Skype, y los continuos cambios en sus funciones, es una de las principales herramientas de comunicación VoIP de la actualidad. Y office365 con su apoyo en la nube genera un nuevo paradigma en lo que a herramientas de oficina se refiere.
  • Cloud computing y virtualización: Los grandes olvidados de los medios, y los que creo serán dos de los grandes exponentes a tener en cuenta en un futuro inmediato. Microsoft va a dar prioridad a sus servicios en la nube y a la plataforma Azure, por el simple hecho de que es un mercado que está creciendo a ritmo alarmante. Todo usuario, ya sea empresa o individuo, está portando sus archivos a la nube, y sus herramientas a servidores online. En materia de almacenaje, Office365 junto a Skype y Skydrive son un gran complemento, que rivaliza con el propio de Google (Google Docs, Hangouts y Google Drive), y con el de terceros (en el que metería Dropbox y los servicios de Apple, que o bien están incompletos o bien aún no están al nivel de los anteriores en integridad y compartición de recursos). Por su parte, Azure tiene como principal competidor Amazon, y ya si me pones Google. Para el poco tiempo que lleva Azure con vida, hay que reconocer que ha hecho las cosas bien, y poco a poco está creando una plataforma de virtualización íntegra (IaaS, PaaS y por supuesto SaaS) con precios competitivos, dando soporte también a otros SO de la competencia (lo cual puede ser visto más como una necesidad que como una decisión, ya que buena parte de los servidores profesionales se basan en Linux, y no en Windows Server).

Se comenta también que los inversores tienen en el punto de mira otras secciones de la compañía, como la propia de la XBox y el buscador Bing, pero siendo sinceros, deshacerse de cualquiera de éstas sería un despropósito (la primera porque a día de hoy es un pilar de negocio rentable, y la segunda porque sería perder por completo un frente tan vital a día de hoy como lo es el de la sociedad de la información, y de paso el de la publicidad).