La importancia de una alimentación sana en nuestro día a día

importancia alimentacion sana

He pasado en la piscina más de la mitad de mi vida. Desde que tengo constancia, de hecho. Primero como actividad extraescolar, más adelante como parte de un equipo de natación. En mis tiempos mozos nadaba hora y media de lunes a viernes, de lunes a sábado si era temporada de campeonatos, y eso lo compaginaba con otra hora, hora y media de gimnasio dos o tres veces a la semana, y con otros deportes que practicaba, como el capoeira. Además, por supuesto, competía fin de semana sí, fin de semana no, lo que significan más horas de entreno y dedicación.

Llevé esta vida hasta los 18 años, que coincidieron con el principio de mi época de universitario y con un cambio de residencia (¡Xixón!), y estuve tres únicamente haciendo de forma ocasional capoeira hasta que me vine a vivir a Madrid, donde volví a competir, esta vez representando al equipo universitario de la Complutense.

De nuevo, tres añitos “a fuego” con el equipo, en los que me llevé no pocas medallas (tampoco es que fuera bueno, es que tenía poca competencia en braza y mariposa), para luego, con el intento de compaginar universidad con startups, me centré por completo en el apartado profesional, dejando de lado aquello que tanto había disfrutado durante tanto tiempo.

Le cuento todo esto para que tenga constancia de que quien escribe estas palabras estaba, en teoría, en forma. Y aún así, he sido “más bien gordito” toda mi vida. Cierto es que de tanto machacarme en la piscina y el gimnasio me ha quedado una constitución que lleva a engaño. Tengo mucho hombro y poca cadera (de nuevo, cuerpo de brazista/mariposista), con piernas muy musculadas (eso viene de familia), por lo que descontando los mofletes y esa barriga prominente, nadie diría que estaba en el límite de la obesidad… aunque así fuera.

El deporte es importante, pero más lo es la alimentación

A principios de año un análisis me daba relativamente alto el colesterol, la glucosa y algunos indicadores nada halagüeños del hígado. Hasta el punto que los médicos decidieron hacerme las pruebas de la hepatitis que, como era de esperar, dieron negativo.

Ni fumo, ni bebo. Es más, quien me conoce sabe que soy de los pocos que tiene los santos huevos de pedir por la noche en un bar un Aquarius y no una copaza. Puedo tomar unas cervezas, un cacharro o una sangría, pero lo habitual es que pida refrescos sin gas, que es lo que más me gusta. En casa, por si se lo pregunta, solo bebo agua.

Me repitieron las pruebas en Abril, justo antes de irme a Polonia, y después de haberme comprometido aún más con el deporte. Soy consciente de que llevo una vida sedentaria (el trabajar desde casa no ayuda), y por eso decidí darle más caña al cuerpo, con más tiempo de gimnasio/natación y compaginándolo con al menos una media de 10.000 pasos diariosbenditas pulseras cuantificadoras!) si es que ese día no entrenaba.

¿El resultado?

No solo no había mejorado, sino que había empeorado. Tanto como para empezar a preocuparme seriamente. La médica ya me hablaba de que de seguir así lo mismo acabaría teniendo cirrosis… sin beber ni fumar, haciendo deporte casi a diario.

Por aquel entonces medía 1,73 y pesaba casi 91 kilos. En el momento de escribir estas palabras, mido lo mismo, pero peso alrededor de 78 kilos. 14 kilos menos en cosa de escasos 3 meses. Y todo gracias a cambiar la relación que tenía con la comida.

Sigo haciendo el mismo ejercicio que antes, sigo teniendo la misma vida eminentemente sedentaria de mi profesión, y la última analítica, hecha el mes pasado, me daba todo perfecto a excepción de la glucosa, que curiosamente la tenía un pelín por debajo de lo recomendable.

Y es precisamente esta la razón que me lleva a escribir el artículo.

Han tenido que pasar 30 años para que me diera cuenta que en efecto el único secreto para sentirse mejor uno mismo es mantener una relación sana con la alimentación. Y he tenido para ello que probarlo en mis propias carnes. Da igual cuánto deporte hagamos, que si lo que buscamos es adelgazar esos kilos de más, el único camino posible es el de cambiar los hábitos de consumo alimenticios empezando por los malos, que en mi caso eran los siguientes:

  • El pan: Me encanta el pan. Tanto que a veces solo me apetecía hacer algo de comida que pudiera mojar en él. ¿Qué he hecho entonces para remediarlo? Comprar solo pan tostado integral bajo en sal. Sí, ese que no sabe a nada, y que para colmo no se puede ni mojar. Así como muchísimo menos.
  • La leche: Me encanta el queso semi-curado, y generalmente desayunaba un vaso de ColaCao (soy de los que tampoco le da al café) bien cargado. ¿Qué he hecho? De nuevo, dejar de comprar leche y queso que no sea fresco. El calcio lo pillo entonces del queso blanco y de los yogures, que siguen siendo mi debilidad, aunque me he acostumbrado a que sean naturales o en todo caso de sabor pero bajos en grasa.
  • Los lípidos: Quitando algo de jamón serrano de pascuas a ramos, no he vuelto a comprar ningún embutido. No hay nada mejor que no tener la opción cuando te acercas a la nevera :).
  • Fritos: No he vuelto a freír nada. La comida, o cruda, o cocida, o a la plancha, o al horno. Y a lo sumo, una vez hecha, un chorrito de aceite de oliva por encima. Cuando freímos perdemos el sabor real de las cosas, y ha sido muy gratificante volver a reencontrarme con muchos de ellos.
  • Carne y pescado: Llevaba ya tiempo reduciendo su ingesta, pero la situación me ha incentivado a dejar de comprar también carnes rojas y a casi no probar el marisco (tampoco es que me zampara centollos todos los meses, pero usted me entiende :D). Sigo en todo caso dependiendo quizás demasiado del pavo y del bonito, y estoy a ver si puedo meter la proteína con algún derivado vegetal. El seitán me encanta, pero requiere elaboración y la idea es tener algo rápido para comer en crudo. La soja podría ser una alternativa (la preparo antes en cuadraditos y tengo para varios días), pero a lo que me niego es a depender del tofu, que si no lo acompañas de algo más, es como comer nubes.

Y junto a esto dos puntos que me parecen profundamente críticos:

  • El número de veces que comemos: Yo hacía una cosa muy mal y es que comía entre dos y tres veces al día, cada vez in crescendo, y a veces hasta saltándome por tanto el desayuno. Ahora como entre cuatro y cinco veces, dando mayor prioridad a las primeras comidas y dejando para la cena prácticamente lo que podría ser el aperitivo. Esto reduce la ansiedad y el hambre, y además obliga al cuerpo a hacer más veces la digestión, lo que repercute en un gasto ligeramente mayor de energía.
  • Fruta, hortaliza y verdura como base de la alimentación: Voy a decir otra obviedad que, como obviedad que es, tendemos a obviarla. La base de cualquier plato no puede ser la carne o el pescado, sino las verduras y las hortalizas. Y a partir de esa base, vas construyendo. Cosa que pasa exactamente igual en los postres con la fruta. Se recomiendan cinco piezas diarias. Por mi parte, y a sabiendas que soy un vago redomado, he decidido meter tres o cuatro ya a primera hora como desayuno. Me hago un batido con yogurt o directamente un zumo con la batidora (de estas americanas que trituran toda la fruta, no de las que solo exprimen el jugo) y así me aseguro de que al menos he metido ya casi todas las vitaminas. Que ojo, soy consciente que lo suyo es que me las meta directamente comiéndolas (al ir en líquido pasan directamente al hígado y eso es un subidón de glucosa, que generalmente acaba transformándose en grasa), pero deme cuartel, estoy trabajando en ello :). El resto acaba cayendo normalmente como postre o en el almuerzo/merienda, quizás acompañando a algunos frutos secos, pechuga de pavo o semejantes.

Más que un cambio de alimentación, un cambio en la forma de pensar

Es aquí a donde quería llegar.

Todo este proceso hubiera sido un verdadero sufrimiento si no fuera por el hecho de que era consciente de ello y que sigo disfrutando del viaje. En ningún momento he sentido que me estoy privando de algo o que estoy haciendo dieta, y eso creo que es importantísimo para el buen devenir de cualquier cambio de vida.

Tampoco se trata de ser un talibán de la comida. Sin ir más lejos esta semana he tenido una comida rápida con compañeros que, por exigencias del guión, se hizo en un MacDonald’s. Pero es que sinceramente, apenas me apetece ya una pizza o unas patatas fritas. Algo ha debido cambiar en mi forma de entender la comida que me tira más disfrutar del producto tal cual, sin tener que ocultarlo bajo salsas o frituras.

Y temo que todo se debe a un error de base en la educación que socialmente (ya no digo a nivel institucional) hemos recibido.

¿Cómo puede ser que veamos con mejores ojos un kebab que una sandía? ¿O una hamburguesa frente a una buena ensalada? El primero es pura grasa. Es molesto de comer y para colmo nadie me puede decir que tras hacerlo se encuentra mejor. Con el segundo, además de tener un sabor envidiable, es mucho menos pesado y de seguro te va a hacer sentirte mejor.

Que sintamos deseo por algo que sabemos que es malo para nosotros, teniendo a mano muchos otros productos mucho más asequibles, muy sabrosos, y que encima son más sanos.

Que demos prioridad a los productos pesados como la carne roja frente a las verduras u hortalizas, que requieren de mucha menos preparación y que ofrecen unas texturas y sabores mucho más variados.

Es algo que no entiendo. Llevo tres décadas ofuscado en la premisa de que lo rico siempre es malo, cuando es justo lo contrario.

Así que si a alguien le sirven estas palabras bienvenidas sean. Por aquí uno que ha abierto los ojos no hace mucho, y que sigue sorprendido de lo absurdo de todo lo que circula alrededor de ello.

La comida sana para colmo está rica. Y lo importante para sentirse bien es la alimentación, no el deporte.

Tan simple como suena.

30 años he tardado en darme cuenta… ¡Ya me vale!

 

P.D.: Para los que se pregunten que qué demonios tiene esto que ver con las temáticas habituales de la página (y prefieran obviar que esto, ante todo, sigue siendo un blog personal), cambie “comida” por “información”, el resto de palabras relacionadas con alimentos y nutrición” pormedios de comunicación, blogs y RSS”, y vuelva a darle una lectura. Lo mismo saca algunas conclusiones interesantes :).