jerarquia enlaces menu blog

Marchando una recomendación de arquitectura de webs basada en la experiencia de un humilde desarrollador con alguna que otra década de experiencia profesional.

Si tienes el enlace al blog de tu empresa en el menú principal de la web, estás cometiendo un error.

Uno, por cierto, que cometemos la mayoría de desarrolladores web.

¿La razón? Pues ahora mismo te la explico.

Pero antes, me parece importante empezar por la base.

Para qué sirve un blog corporativo

Muy buena pregunta, Pablo (Mola esto de preguntarse y responderse uno mismo, ¿verdad? xD).

¿Para qué demonios queremos publicar artículos de texto en nuestra web corporativa? Si ahora todo el mundo escucha podcast o ve vídeos.

Si TikTok es el amo y señor del entretenimiento digital.

¿No sería mejor, simplemente, enlazar a un canal de Youtube o a un podcast en Spotify, y listo?

Pues no.

Y es que, aunque en efecto la gente es cada vez más vaga, y parece que el grueso de la sociedad prefiere simplemente ver un vídeo corto o escuchar a alguien decirle cómo funciona tal cosa antes de leerlo, lo cierto es que el texto tiene una particularidad que por muchos avances que se van realizando en Internet, será difícilmente abatible: permite posicionar el contenido… por el propio contenido, y no por criterios exógenos al mismo.

Me explico.

El objetivo de cualquier página corporativa (sea de negocio, sea de una organización sin ánimo de lucro, sea del tipo que sea) es ser vista.

Para ello, hace décadas que ese descubrimiento lo dejamos en mano de plataformas que se encargan de listar todas las webs (o la mayoría, vamos) que hay en Internet, y mostrarlas en un orden concreto.

A estas plataformas las llamamos, como bien sabes, buscadores.

El papel de los buscadores en la jerarquía de enlaces de una web corporativa

Para que un buscador (pongamos, Google) pueda meter en su lista a nuestra web de empresa, primero solemos tener que avisarle de que la web existe. Este suele ser el trabajo del desarrollador, que una vez la termina de desarrollar, crea en nombre del cliente una serie de perfiles en los principales buscadores que permitirán a estos saber de la página.

Y luego, hay que convencerle de que nuestra página soluciona de una manera más eficiente (que el resto de webs de la competencia) la búsqueda que está realizando el usuario en cuestión.

¿Y cómo decide un buscador qué página debe mostrar primero que otra?

Pues la receta exacta es distinta para cada buscador, y por razones obvias (para evitar tergiversaciones de los SEOs) es, hasta cierto punto, secreta.

Pero por resumir, hay dos puntos que todos tienen en común:

  1. Criterios exógenos: Es decir, variables que vienen dadas por elementos que no pertenecen, per sé, al contenido, arquitectura y diseño de la web en cuestión. Hablo de variables como el tiempo que un usuario, después de pinchar en un enlace desde el listado del buscador, no vuelve a él (se entiende que ha encontrado lo que buscaba), o del número de enlaces que apuntan desde otras páginas a esa web en cuestión. Es decir, todo aquello que los profesionales trabajamos a nivel de SEO offpage.
  2. Criterios endógenos: Esto es, aquellos que sí dependen del contenido, arquitectura y/o diseño de la misma página. Por supuesto, su tecnología (que cumpla los estándares actuales de accesbilidad, seguridad y diseño), que sea fácilmente rastreable por los motores de búsqueda, qué contenido tiene, que el contenido sea entendible por la máquina (esté bien jerarquizado), etc etc etc.

A este último punto quería llegar, y es que una web corporativa puede tener un contenido hiperoptimizado para generar interés en los buscadores para una o varias búsquedas en particular. Sin embargo, las webs corporativas tienen un handicap principal, y es que, por norma general, sus páginas son estáticas. Es decir, que el contenido se genera una vez, y lo habitual es que no se cambie hasta pasados unos años, cuando por ejemplo se agrega un nuevo servicio, o se modifica el Sobre Nosotros para mantenerlo actualizado.

¿Por qué esto es negativo de cara a posicionar una página? Pues porque entre todas las variables endógenas que los buscadores tienen en cuenta a la hora de posicionar tu web de empresa por encima de la competencia, hay algunas que tienen en cuenta el tiempo que lleva esa página sin actualizarse.

¿La razón? Pues porque si una web lleva mucho tiempo sin hacer ningún cambio en su contenido, puede deberse a que, en efecto, el negocio que está detrás no ha necesitado hacer ningún cambio… o porque el negocio ya no existe. Y claro, ante la duda, los buscadores penalizan (posicionan peor) este tipo de páginas estáticas.

¿La solución? Como cambiar cada poco el contenido de una página corporativa no suele tener mucho sentido, sí hay otro elemento típico de las webs que es por definición dinámico: una página de blog.

La página de blog y su papel como página de contenido dinámico

En ella, lo habitual es que cada vez que se escriba un artículo, se genere una página con el contenido de ese artículo en cuestión, y además, este se coloque en la primera posición de la página de blog y de las páginas de las categorías a las que pertenece.

Gracias a ello, matamos dos pájaros de un tiro:

  • Generamos de forma constante nuevo contenido en la página, lo que nos permite avisar tanto a los buscadores, como a los propios usuarios (potenciales interesados en lo que tengamos que ofrecer) que seguimos vivos.
  • Generamos de forma constante nuevo contenido en la página, lo que nos permite, nuevamente, avisar tanto a buscadores como a los propios usuarios de qué ofrecemos, o de cuáles nuestra visión del sector. Es decir, estamos con ello generando nuevo contenido interesante para la potencial audiencia… y también para que los buscadores, cuando alguien busca un contenido afín a nuestros intereses, muestre nuestra página en vez de la de la competencia.

Resumiendo. Que gracias a un blog, conseguimos dos objetivos críticos para la visibilidad de nuestro proyecto en Internet:

  • Mejoramos el posicionamiento SEO de la web.
  • Tenemos un canal de comunicación directa con nuestros potenciales clientes (branding).
consultoria Presencia en Internet

Por qué el enlace al blog no debería estar en el menú principal

Echas las presentaciones, paso a explicarte los motivos de por qué considero un error dejar el enlace al blog en el menú principal.

Este menú, como su propio nombre indica, es el elemento jerárquico principal de la página.

  • Ahí deberían estar todos los accesos críticos para que un tercero, cuando entra en la web, entienda qué ofrecemos como página corporativa.
  • Y también es el primer elemento que miran los motores de búsqueda para entender qué estamos ofertando en nuestra web corporativa.

Por ello, lo más habitual del mundo (lo verás continuamente en casi todas las webs a las que llegues) es que entre la típica página de servicios, la de sobre nosotros, y la de contacto, la mayoría de administradores de webs incluyen también el blog corporativo.

A fin de cuentas, es, como decía anteriormente, la parte de la web que más actualizada suele estar. La que más cambios tiene a lo largo del tiempo, y también a la que más tiempo le dedicamos como administradores del proyecto.

Sin embargo, y aquí viene el giro dramático de los acontecimientos, es una página que en la amplia mayoría de casos no tiene impacto alguno en el negocio.

Me explico.

A no ser que tu página de negocio sea un medio de comunicación (en cuyo caso, obviamente, el contenido de tus entradas es lo que te genera, per sé, negocio), en el resto de páginas corporativas el negocio viene dado por lo que ofertas, no por lo que publicas.

El blog, como comentaba anteriormente, tiene como objetivo posicionar la página (generar tráfico cualificado hacia ella), y darnos una voz propia en Internet (generar marca/confianza entre los potenciales clientes).

Es por tanto un canal de entrada a la audiencia que busca nuestro negocio.

Pero no debe ser un canal de salida, ya que en sí mismo (solo con ese contenido publicado en el blog) no genera rédito económico.

Sin embargo, al colocarlo en el menú principal, estamos dándole la misma importancia que, por ejemplo, tiene el formulario de contacto, o la página o páginas de servicios, o el sobre nosotros. Páginas estáticas, sí, pero que sí nos interesa que el usuario visite para, si hemos establecido una estrategia de captación adecuada, se acabe por transformar en cliente.

Haciendo el símil con un negocio a pie de calle, es como si en tu local, al entrar un potencial cliente, tiene tres puertas:

  • Una de ellas le lleva a la sección de productos (bien, ya que genera negocio).
  • Otra a la oficina donde están los comerciales (bien también, ya que genera negocio).
  • Y una tercera que le lleva de nuevo al escaparate del local (mal, ya que, por sí mismo, el escaparate no te genera negocio).

Con el blog conseguimos que la audiencia llegue, pero si esa audiencia ya está en nuestra página, no tiene sentido que le pongas delante de la cara (el menú principal) un enlace que le va a llevar a una página de captación, y no de conversión.

A ti, como administrador de una página corporativa, lo que te interesa es que esa audiencia, que ya ha llegado (probablemente desde un artículo del blog, por el dinamismo intrínseco en su formato) se vaya a conocer qué puedes ofrecerle. No a otros artículos del blog.

De ahí que no recomiende para la amplia mayoría de páginas corporativas, colocar el blog en el menú principal.

Donde sí tiene sentido colocarlo es en el pie de página, con el resto de enlaces… pero un poco más oculto. Dándole menor importancia.

Ejemplos de buen uso del enlace al blog

Y esto lo verás reflejado en todas las webs corporativas que gestiono.

En la de CyberBrainers, por ejemplo, que tiene un blog donde publicamos entre una y dos veces a la semana, el enlace al mismo lo encontrarás al final de la página.

En el menú principal, eso sí, he mantenido la página de Prensa (que no deja de ser otro blog, pero solo con artículos de colaboraciones con medios de comunicación), y porque aunque en efecto no es una página de venta per sé, sí nos permite diferenciarnos del resto de la competencia (frente a la amplia mayoría de consultoras reputacionales, CyberBrainers aparece constantemente mencionada en prensa escrita, televisión y radio), lo que, de paso, mejora la confianza del potencial cliente, y por tanto, sí puede llegar a generar ventas.

menu principal cyberbrainers

Menú principal de la web de la consultora reputacional CyberBrainers sin enlace al blog

pie pagina cyberbrainers

Sin embargo, en el pie de página de la web de CyberBrainers sí aparece el enlace al blog

Otros ejemplos los encontrarás tanto en EliminamosContenido como en Ediciones PY. Dos páginas donde también publicamos de forma periódica contenido en el blog, y que pese a ello, éste solo aparece enlazado en el pie de página de cada una de ellas.

menu eliminamoscontenido edicionespy

Tanto en el menú principal de la web de servicio de desindexación EliminamosContenido, como en la del sello editorial Ediciones PY, el enlace del blog no aparece

pie pagina eliminamoscontenido edicionespy

Donde si aparece es en el pie de página de ambas webs

Por último, tienes de ejemplo esta misma web, PabloYglesias, que tiene la particular de ser una página corporativa… pero también un medio de comunicación.

En este caso, y como aquí sí tengo que buscar puntos medios, en el menú principal de la versión de escritorio no aparece el enlace en el blog, que está en un menú superior secundario (junto al de la página de podcast y las dos newsletter). Y ambos menús, en móviles, se unen en uno solo a razón de primero los enlaces del menú principal, y acto seguido los de ese menú secundario.

A cambio, ya me he encargado de hiperenlazar por todos los lados donde me interesa (en la home, por ejemplo) los últimos artículos, de manera que un tercero puede llegar fácilmente desde uno de mis artículos a la web, y luego, gracias a esa buena jerarquía de enlaces, redirigirle a las páginas de servicios, o al sobre mí, para que pueda pasar a ser cliente.

nuevo menu pabloyglesias

Con una web como la de PabloYglesias, que es a la vez página corporativa y medio de comunicación, utilizamos un menú secundario para el enlace al blog que en versión de escritorio queda en el margen superior izquierdo de la web, y en móviles queda justo debajo del menú principal

En fin, que como puedes ver, hay opciones para todos los tipos de páginas.

Y recalco que justo la mía personal es un pelín extraña, por esa vocación dual entre página de negocio y medio de comunicación.

Lo normal, no obstante, es que si tienes una web corporativa, tu enlace al blog no tenga sentido que aparezca más que en el pie de página de la web.

Tranquilo, que seguirá cumpliendo su objetivo de posicionamiento SEO y branding a la perfección, y evitarás perder potenciales clientes por una mala jerarquización de enlaces.

Son, a fin de cuentas, esas pequeñas decisiones de diseño que marcan la diferencia.

Newsletter nuevas tecnologias seguridad

Imagínate recibir en tu correo semanalmente historias como esta

Suscríbete ahora a «Las 7 de la Semana», la newsletter sobre Nuevas Tecnologías y Seguridad de la Información. Cada lunes a las 7AM horario español un resumen con todo lo importante de estos últimos días.