2024

Un año más vuelvo por estos lares para hacer pública mi lista de objetivos.

Ya expliqué el año pasadoel anteriorhace tres añohace cuatro añoshace cinco años, hace seis años y hace siete en una pieza semejante las razones que me llevan a marcar unos objetivos, y sobre todo, a intentar cumplirlos.

Conté entonces mi metodología de definición de objetivos. El cómo preparo mi lista de objetivos, cosa que hago cada año por estas fechas, con la firme determinación de ir evolucionando como persona y como profesional hacia los derroteros que quiero llegar. 

Porque por si no lo sabes, antes de SER hay que QUERER SERLO y HACER POR ELLO.

Así que recién entrado el nuevo año no me queda otra que repasar los objetivos que me marqué el año pasado y fijar unos nuevos, siguiendo lo que un servidor llama «La regla de los 3 objetivos».

¿Qué no sabes de qué hablo? Normal. El nombre viene con mi cuño, pero seguro que no soy el primero que ha llegado a algo parecido.

Veamos.

La regla de los 3 objetivos

Sinceramente, no tengo ni idea de si esto que voy a definir ahora ya ha sido estandarizado bajo algún término en particular. Lo más probable es que un servidor fuera picando de aquí y de allá en diferentes teorías sobre la felicidad del ser humano, el cómo afrontar el éxito y el fracaso y demás lectura típica del manoseado mundo de la autoayuda para llegar a formalizar una lista que acostumbro a escribir por estas fechas y que guardo en un sobre (antes físico, ahora digital) que solo abro a finales/principios del siguiente año.

En esta hoja lo que intento es definir los 3 objetivos que me marco para los próximos 365 días. Cada uno tiene un ámbito específicoEn mi caso empecé (de hecho si revisas los objetivos de otros años así lo verás) con Personal, Familiar y Profesional, pero me he encontrado que precisamente el Familiar, por su propia ideosincrasia, se quedaba normalmente a medio camino ya que no cumple uno de los requisitos que veremos más adelante. Hace dos años los volví, de hecho, a cambiar incluyendo el de Salud, Personal y Profesional, pero por supuesto los tuyos pueden ser otros.

Y todos ellos deben cumplir una serie de pautas que evitan principalmente la tendencia que tenemos a marcarnos objetivos que no son reales, o cuya resolución requiere la fijación de nuevos objetivos. A saber:

  • Cada objetivo debe estar claramente definido: Marcarse como objetivo «Ganar X más al mes» no tiene una consecución específica. Por contra, «sacar adelante X proyecto profesional» o «monetizar X servicio de X manera» nos permite llegar a ese primer objetivo, y además lo hace de una manera claramente argumentada.
  • Cada objetivo debe ser un fin en sí mismo: De la misma manera que el anterior, «Ganar X más al mes» no es un fin, sino un medio para obtener un fin. Ese X más que queremos seguramente venga motivado por la compra o alquiler de X producto, porque esperamos poder realizar X actividad extra. Pues el objetivo es precisamente ese, no el anterior.
  • En la medida de lo posible, cada objetivo debería depender de uno mismo: No siempre es posible, pero si por ejemplo estamos en una relación complicada, marcarse como objetivo «mejorar la relación con nuestra pareja» está, seguramente, abocado al fracaso. Por contra, lo que podemos hacer es buscar aquellas acciones personales que hacen que esa relación vaya mal, y marcarlas como objetivo. Ejemplo: «Pasar más tiempo con mi pareja» o «Dejar de beber».
  • Imperativos vs dubitativos: Puede parecer una obviedad, pero hay mucha diferencia entre «Dejar de beber» y «Tengo que dejar de beber», o «Debo dejar de beber». En el primero el núcleo del objetivo es la acción, mientras que en los segundos, el núcleo es la necesidad o recomendación de realizar la acción. Ojito con esto, ya que aunque sea inconscientemente, afrontamos de distinta manera un objetivo según cómo lo hayamos definido.

Dicho esto, vamos a ver cómo ha salido este año, que ha sido de todo menos normal.

Mis objetivos del 2023 y el resultado a finales de año

Vamos a repasar qué quería a principios de año hacer y qué ha salido al final:

  1. Personal – Ser, ante todo, padre: Lo he cumplido, pero a medias. Básicamente, tanto Elia como un servidor ha tenido, como cabría esperar, aprender a ser padres. El tema es que Ona sigue mamando y durmiendo con Elia, además de que su zona de juego la tenemos, por puro espacio, en el despacho de Elia. ¿En qué se traduce esto? Pues que Elia hace todo el trabajo gordo en el día a día con la peque, y yo me encargo más del de la casa. Es algo que entiendo que se irá equilibrando poco a poco, pero soy consciente de que tengo que ayudar más con la peque… En fin, que sigo en el camino…
  2. Salud – Recuperar la constancia del deporte: Aquí puedo decir tranquilamente que lo he cumplido. El miedo que tenía a finales del 2022 era que con la operación, que me hizo estar postrado casi un mes, y pasar unos cuantos con movimiento leve, acabase por abandonar el deporte. Afortunadamente, lo he vuelto paulatinamente a recuperar, y creo que este año ha sido el que mejor estoy en cuanto a fuerza. Eso sí, empiezo a pesar ya demasiado (alrededor de 85kgs). Que es cierto que buena parte es músculo, pero de seguro podría deshacerme de algo de grasa (pon 5kgs por ejemplo) y estaría muchísimo mejor. Ahora, por cierto, el entreno lo hago a mi bola, con una rutina de entreno bastante interiorizada (entreno unos cinco/seis días a la semana, compaginando grupos musculares y desde casa, además de pilates que es de lo poco que dan en el pueblo y que voy entre dos y tres días a la semana).
  3. Profesional – Sentar las bases para pasar a un modelo de negocio basado en servicios: Lo he cumplido a medias, si lo prefiero ver así, por que es cierto que me he movido bastante y pese a ello, tenemos una herramienta a medio cocer. Además, espero dar en una o dos semanas una noticia (ya se ha confirmado) muy en sintonía con esto que me hace especial ilusión poder dar. El año pasado ya tenía claro que quizás el tiempo sería mi principal handicap, y en efecto así ha sido. No he avanzado lo que me gustaría, pero entre los cambios familiares y el sacar el trabajo que hoy por hoy me da de comer, ya he tenido bastante….

Mis objetivos para el 2024

El 2018 fue el año del viaje de mi vida, 2019 fue el año de la profesionalización de este proyecto, 2020 fue un año de consolidación, 2021 fue un año de crecimiento, 2022 un año en el que me ha tocado aprender a delegar, 2023 fue un año en el que me tocó centrarme en los temas familiares, dejando un poco de lado la parte profesional, y en 2024 espero volver a poner focus en lo profesional, a sabiendas de que ahora el tiempo es aún más limitado.

Con esto en mente, lanzo mis objetivos para este año:

  1. Personal – Conciliar vida familiar, personal y profesional: El Santo Grial de todos los que somos padres. Este año me va a tocar aprender a desconectar en serio, y centrarme más en mi hija y su cuidado. Empieza ya a gatear, por lo que estamos en el «mejor» momento en cuanto a demanda paterna. Acepto sugerencias en este sentido :P. Y junto a ello, quiero empezar a recuperar la costumbre de la lectura pero no solo con el fin de evadirme (que eso ya lo hago), sino también de aprender. Es decir, sacar algo de tiempo al día para leer libros de no ficción (leer leo muchísimo, pero sobre todo noticias y ficción) o re-leer clásicos. Ya he empezado, por cierto, estas navidades con uno del que creo que voy hasta a preparar un programa del podcast. Con eso te lo digo todo :).
  2. Salud – Entreno y madrugones diarios: En este sentido, quiero seguir entrenando como mínimo como hasta ahora, dedicando al día aunque sea media hora para un poco de entreno de fuerza. Y acompañar esto con levantarme cada vez más temprano. Creo que esto último será clave para poder conciliar vida familiar y profesional. Últimamente me pongo alarma a las 6, pero voy apagándola hasta casi una hora. Y recuperar esa horita de trabajo vendría genial para llegar a media mañana con ya casi todo lo del curro hecho.
  3. Profesional – Virar hacia los infoproductos: Quiero dedicar este año esfuerzos a preparar nuevos cursos de formación, y con ello, dejar por escrito y en papel todo mi expertise en materia de reputación online y presencia digital. Es algo en lo que llevo ya unos meses trabajando, y la razón principal de los últimos cambios que he ido haciendo en la página y en el Club Negocios Seguros, así como la decisión de enfocar esfuerzos en crear contenido multimedia con el videopodcast y las entrevistas.

¿Tienes ya claros tus objetivos para este año?

Puedes si quieres compartirlos de forma rápida en los comentarios de este artículo. O si tienes un blog o canal de vídeo y quieres hacérmelos llegar avísame y los incluiré en la pieza.

Que eso de dejarlo plasmado en un espacio que van a ver otros permite además ejercer la suficiente presión como para que te «incentives» a alcanzarlos.

¿Te animas?