Un ejemplo de buen diseño: El Palo Selfie y Trípode de Blitzwolf

Palo Selfie

Una de las ventajas de tener una página como esta es que cada poco me envían productos para que los pruebe.

La mayoría los publico por mi cuenta de Instagram o hago alguna review por Amazon, y solo algunos (los que veo que tienen interés para mi audiencia y además cumplen con el mínimo exigible por un servidor para que así sea) acaban por trasladarse a un artículo en el blog.

Últimamente he estado probando varios de los productos que ha sacado al mercado BlitzWolf, y cuando mi contacto me comentó si quería escribir una review sobre su nuevo palo selfie ya le dije que muy difícilmente iba a resultarme lo suficientemente interesante como para hacerlo.

Aún así, me enviaron uno, y maldita sea que aunque no tenía pensado publicar nada me veo en la obligación de hacerlo. Sencilla y llanamente, como he dicho en el título, me parece el mejor diseño que he visto para un todo en uno, sobre todo enfocado a los que nos mola esto de la fotografía móvil.

Y por el precio que tiene, y las fechas que son (perfectito para las fotos grupales y los selfies de verano)… aquí estamos.

¡Vamos al lío!

Palo Selfie extendido

¿Pero un palo selfie no es simplemente un alargador de brazo?

Pues sí y no. La base, como comentaba hace ya un tiempo en esa pedazo de comparativa que hice sobre palos selfies (dio para hablar largo y tendido durante dos artículos, que se dice pronto), es esa, pero luego ahí entra el buen diseño de los fabricantes a la hora de ofrecer más por menos.

Y BlitzWolf, a mi modo de enteder, lo ha conseguido con este palo que ya forma parte de mi equipo de viaje.

En un dispositivo de escasos 170 gramos (lo justo para que se sienta robusto sin ser muy pesado) tengo:

  • Por supuesto, un palo selfie, capaz en este caso de alargarse entre los 19,5 que tiene de base y los 82,5 cms a los que llega abierto al máximo, que se dice pronto. Preparado para sujetar un smartphone tanto en vertical como en horizontal, como a 45º (quizás lo vayas a necesitar en alguna toma desde una posición menos estática).
  • Un control remoto para tomar fotografías o vídeos y que opera vía bluetooth, con una batería que aseguran dura unas 24 horas de tiempo de uso. A mi al menos todavía no se me ha acabado, y eso que ni lo he cargado aún (trae un cablecito pequeño micro-USB a USB para hacerlo que lo enchufas directamente al control remoto).
  • Un trípode de tres patas, que cuenta además con almohadillas antideslizantes en cada pie (he pagado más por trípodes que ni siquiera las traían) y que incluso abierto a los 82 cms de altura se siente lo suficientemente estable.

Todo en un cilindro de menos de 3 cms de ancho por los 19 de largo que comentaba antes. Las patas del trípode se cierran sobre los anillos del propio cilindro, que por la parte superior se cierra con una de las solapas que sujetan el smartphone, dejándolo todo bien compacto.

El controlador remoto está, por defecto, sujeto en el propio palo, pudiendo separarlo con un golpe sencillo de uña en su parte inferior.

Palo Selfie tripode

La sencillez de un buen diseño

Y recalco que aquí no hay tecnología disruptiva que valga. Simplemente un diseño que funciona.

Que lo mismo me estás leyendo y crees que se me ha ido la pinza (es un simple palo selfie, Pablo…), pero es que solo alguien a quien le guste la fotografía y esté como un servidor hasta los huevetes de cargar con el trípode de la Canon va a saber admirar el que hayan sido capaces de incluir todo esto, con este acabado, en un espacio tan limitado.

Que con la tontería, ya cuando me grabo en el estudio no saco el trípode de la cámara al que le tengo puesto un adaptador para el móvil, sino este «palo selfie». Entre lo que tardo en montar el otro me ha dado para montar este, sacar la foto y empezar a recoger.

Y que como quien no quiere la cosa, he decidido meterlo en mi mochila del día a día. Esa misma en la que llevo todo lo básico para mis viajes de trabajo, sabedor que por el peso y las dimensiones que tiene toda la funcionalidad que me ofrece me ahorra el tener que cargar con un par de cacharros más.

Sencillo, sí. Pero también efectivo.

Le faltaría ya para rizar el rizo un estabilizador de imagen. Pero vaya, que para eso ya tengo mi querido gimbal, que pesa lo suyo y que también me costó bastante más. No se puede tener todo en este mundo, jeje.

Y al precio que tiene en Amazon (menos de lo que esperas, créeme (ES)) no puedo más que recomendarlo.

Y con el promocode exclusivo de PabloYglesias ZZVT46HE, para colmo, te ahorrarás un 26% extra. Vamos, tirado de precio.

________

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de trabajo y juego preferidos?

Revisa mi setup de trabajo, viaje y juego (ES).

Y si te gustaría ver más de estos análisis por aquí. Si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piénsate si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.