talibanes vendehumos

Esto que te voy a contar en el programa de hoy podría parecer que no tiene nada que ver con los temas habituales de este podcast (ya sabes, negocios digitales, tecnología y seguridad), pero nada más lejos de la realidad.

  • ¿Y si te dijera que la persecución que están haciendo los talibanes al cultivo del opio en su país, es un ejemplo perfecto de complejidad de sistemas?
  • Algo que te afecta a diario a ti, a mi, y en definitiva a todos los usuarios de Internet.
  • Algo que explica por qué cualquier mantra, como el que te lanzan los gurús de los negocios, o de las inversiones, o ya puestos los típicos consultores tecnológicos en anuncios por redes sociales, es pura palabrería sin fundamento.

Vamos a hablar por tanto de vendehumos.

Y también de cultivo de opio.

¡Empecemos!

Los talibanes se ponen serios con el cultivo de opio en Afganistán

En Afganistán, tras la salida absolutamente desorganizada de EEUU en septiembre del 2021 del país, se quedaron como gobernadores autoimpuestos los talibanes.

Hasta aquí, nada nuevo bajo el sol.

En su día expliqué cómo la retirada había sido tan jodidamente mal implementada, que dejaron atrás dispositivos y documentos que permitieron a los talibanes identificar a todos aquellos que habían ayudado a Occidente, y por supuesto, y aunque dijeron que no tomarían represalias contra aquellos que hubieran apoyado la ocupación norteramericana, no tardaron en rodar cabezas…

Pero hoy no vengo a hablar de esto, sino de lo que está ocurriendo estos días.

Mira:

Los talibanes se ponen serios con el cultivo del opio:

El cultivo de amapola y la producción de opio se han desplomado en todo el país a sólo 10.800 hectáreas en 2023 desde 233.000 hectáreas el año anterior.

Informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC)

Esta noticia podría pasar desapercibida para la mayoría de nosotros… sino fuera por un par de pequeños matices:

  • Afganistán ha llegado a ser el mayor productor del mundo de opio. Se calcula que en torno al 80% del opio que hay en el mercado mundial viene de este país.
  • Y esto afecta, sobre todo, a Europa, donde la heroína elaborada con opio afgano representaba hasta el año pasado el 95% del mercado.

De pronto, con la llegada de los talibanes al poder, existe una persecución terriblemente activa (y exitosa) contra todos los productores de opio del país.

Así lo dejaba claro en abril de 2022 el líder supremo talibán:

«A cualquiera que viole la prohibición se le destruirá su campo y será sancionado según la ley Sharia». 

Líder supremo talibán, Haibatullah Akhundzada anunciando la prohibición del cultivo de la amapola

¿Qué impacto tiene la destrucción del mercado del opio afgano nacional e internacionalmente?

Entramos en la parte de los negocios y la economía.

La UNODC anteriormente mencionada cuantificaba en 2018 que el cultivo del opio en la economía afgana representaba entre un 11% y un 30% de toda la economía del país (existe tal disparidad debido a que los datos internos de producción, por razones obvias, son de todo menos transparentes). Este cultivo daba trabajo directo a 600.000 personas, e indirecto a entre tres y cuatro millones de habitantes en un país de poco más de 30 millones.

De hecho, el negocio de las venta de drogas según la ONU representó solo en 2020 389 millones de euros de beneficio (de beneficio, no de facturación) para los talibanes. La mayor partida económica, de lejos, que tenían para financiar su guerra.

Claro está, a día de hoy, ya en el poder y sin el enemigo a las puertas, el cultivo del opio se ve como algo contrario a los dictámenes de la religión. Y no parece que a los talibanes les preocupe mucho el hecho de que esta prohibición les haya costado al pueblo afgano 1.300 millones de dólares menos, y cerca de medio millón menos de trabajo solo en el campo (el trabajo directo).

Sin incluir el impacto indirecto que tendrá en el resto de ciudadanos, y sin considerar tampoco que hablamos de un país ocupado por una dictadura centrada exclusivamente en asegurar su permanencia en el poder:

Como lo expresa el economista Bill Byrd, la estabilización económica de los talibanes es la de un “equilibrio de hambruna”. Con el 90% de la población atrapada en la pobreza, lo que ha impedido que los afganos mueran de hambre es la ayuda humanitaria.

Revista Time (EN)

Una población, por tanto, que depende casi en exclusiva de la ayuda humanitaria extranjera.

Una ayuda que, como denunciaban numerosas ONGs recientemente, está empezando a llegar a cuentagotas. De los 3.000 millones de dólares proporcionados en 2022, este año solo han llegado la mitad.

Y esto solo a nivel interno, por que… aquí viene el plot twist de esta historia.

Como te decía al principio del programa, la destrucción del mercado del opio afgano supone, de facto, una pérdida de acceso a heroína en todo el mundo a niveles jamás vistos.

Solo en Europa, hemos pasado de «consumir» entre 350 y 580 toneladas el año pasado, a las escasos 24-38 toneladas de este año.

Esto, en principio, ¿es algo positivo, verdad?

Pues aquí viene lo más terrible de todo.

Quizás sea justo lo contrario.

Pero antes de continuar, permíteme que te comparta esta gráfica:

suscriptores podcast

¿Sabías que el 86,2% de los que escucháis o veis este videopodcast, no estáis suscritos al canal?

Tan solo el 13,9% restante son seguidores de enCLAVE DIGITAL.

Estos son los datos que me da Youtube, pero es que en el resto de plataformas de podcasting el porcentaje varía entre el 75% y el 90%.

Así que, si este tipo de vídeos te resultan interesantes, vete ahora mismo al perfil del podcast en la aplicación desde donde me estes escuchando y dale a seguir para no perder los nuevos programas de cada semana.

Venga, hazlo ahora mismo, que te espero.

….

¿Ya lo has hecho?

Pues venga, ¡continuemos!

Sin heroína, entran en juego otras alternativas

En esto del narcotráfico, como en cualquier otra industria, las crisis de unos son, en esencia, las oportunidades de otros.

Así, con la bajada drástica de la oferta de heroína a nivel mundial, está aumentando dramáticamente la venta de otras sustancias más peligrosas (sí, más peligrosas aún que la heroína), como es el caso del fentanilo, considerado ya en Estados Unidos una de las epidemias de droga más mortíferas de toda la historia, y también de metanfetamina, que tiene asociada una tasa de muerte mayor que la de la heroína.

«Es probable que la gente recurra a drogas sintéticas que pueden ser mucho más peligrosas que el opio».

Mike Trace, ex-consejero del Gobierno de Reino Unido para BBC (EN)

Es decir, y con esto ya engancho al tema del que quería hablarte en este episodio.

De pronto, la bajada drástica de cultivo de amapola en un país perdido de la mano de Dios hace que se reduzca mundialmente la venta de una de las drogas más demandadas que existen.

Esto, a priori, parecen muy buenas noticias para todos.

Sin embargo, debido a ello:

  • Buena parte de la ciudadanía de este país, ya de por sí destruido por la guerra, se enfrenta a una crisis humanitaria sin precedentes.
  • Y en el resto de países, puesto que la demanda sigue siendo exactamente la misma, nos vamos a enfrentar a una potencial crisis de salud con la irrupción forzada al mercado de productos más mortíferos que no dependen del cultivo del opio.

La realidad es compleja, y no estamos preparados para ello

Es, a todas luces, un ejemplo perfecto de la complejidad que existe en cualquier mercado.

De que no hay blancos ni negros, sino una suerte de escala de grises mucho más difícil de comprender.

Y esto es así por el simple hecho de que nosotros, los seres humanos, estamos diseñados para, por pura supervivencia y optimización de recursos, simplificarlo todo.

De ahí que la palabrería de los vendehumos cale tan bien en el imaginario de los usuarios en Internet.

Lo fácil para un servidor, cuando empieza a trabajar con un cliente (más aún si es un emprendedor que ha empezado su primer proyecto, y por tanto no tiene idea de cómo funcionan los negocios online), es decirle que aplicando esta serie de pasos al dedillo va a tener éxito.

Que tiene que hacer A, y luego B, y luego C, porque llevo más de una década aplicándolo con otros clientes y con mis propios proyectos, y siempre funciona.

¿La realidad? Pues que el mercado es complejo (como cualquier otra abstracción de nuestra vida), y lo que a lo mejor le ha funcionado genial a mis últimos 10 clientes, a este nuevo no le funciona.

¿Hacia qué nos dirige esto?

Pues hacia un escenario donde, más que aplicar recetas de la abuela, hay una serie de máximas que te da la propia experiencia que aplicas, y el resto viene dado por la propia investigación del mercado y el análisis de los datos obtenidos por cada acción realizada.

Los vendehumos y los talibanes hacen lo mismo

Pero claro, en una época en la que recibimos más de 5.000 impactos diarios de marketing y publicidad, contar todo esto en apenas cinco segundos (antes de que al potencial cliente le de tiempo a hacer scroll o cerrar la publi), como que es imposible.

  • De ahí que surjan como la espuma los gurús de turno, que te van a decir cómo hacerte millonario en 7 días sin apenas hacer nada, desde el sofá de tu casa y sin haber montado en tu puta vida un negocio.
  • De ahí que volvamos poco a poco a ver resucitar a los criptobros, después de este invierno cripto que hemos estado viviendo, al calor de la subida de la valoración global de las principales criptomonedas.
  • De ahí a que cada vez que entras en Internet a muchos de nosotros nos salga el careto del listo de turno asegurándonos que tiene la receta mágica para vivir de los ingresos pasivos gracias a Amazon FBA o la mierda que toque.

Todos estos papanatas, casualmente, hacen negocio no con lo que explican, sino «enseñando» a otros cómo hacer dinero… y por supuesto cobrándoles por un curso o una membresía.

Por el blog ya he analizado varios de estos casos, y es que, como buenos ejemplos de simplificación al absurdo, se copian entre ellos continuamente, aplicando una y otra vez la misma receta para captar a aquellos que están en una situación de riesgo económica, o que no tienen el suficiente conocimiento de cómo funcionan los negocios.

Es esto, como decía en el título de este capítulo, lo que tienen en común con los talibanes: Que no les importa mentirte simplificando la complejidad del entorno con el fin de sacar tajada.

En el primer caso, manteniéndose en el poder pese a que su ciudadanía se muere de hambre.

En el segundo, facturando todo lo que puedan mientras captan alumnos desesperados, a sabiendas que prácticamente todos van a tirar el dinero y acabarán fracasando en sus emprendimientos.

No quería terminar sin trasladarte algunas preguntas:

  • ¿Has caído o conoces a alguien cercano que haya caído recientemente en alguno de estos esquemas ponzi de Internet?
  • ¿Te gustaría que te contase más historias como esta relacionándolas con el mundo de los negocios digitales?

Te leo en comentarios.

Sobre el videopodcast enCLAVE DIGITAL

enCLAVE DIGITAL es el videopodcast de Pablo F. Iglesias, consultor de presencia digital y reputación online.

Si este contenido te sirve para estar bien informado sobre la actualidad en materia de negocios digitales, reputación y tecnología, te agradecería que le dieras a suscribirte en mi canal de Youtube o en la plataforma de podcasting desde donde me escuchas, le des a Me Gusta, me dejes un comentario o reseña y lo compartas con aquellos a los que les pueda interesar.

¡Seguimos!

Si utilizas otra plataforma de podcasting, busca «enCLAVE DIGITAL« en la app para localizarlo, o visita la página del videopodcast, donde ofrezco enlaces directos a las principales plataformas actuales: