jugar balatro steam

De vez en cuando, el mundo de los videojuegos nos deja sorpresas totalmente inesperadas.

Balatro (ES) ha sido una de esas.

Un juego indie, creado por una única persona, que ha vendido ya más de un millón de copias a las pocas semanas de salir al mercado.

Un hito ya de por sí increíble (más quisiera cualquier estudio mediano…).

Pero más aún si tenemos en cuenta que hablamos de un juego de póker.

De póker, sí.

De esos que jugaría tu padre con sus amigos en el bar.

Aunque, por supuesto, viene con trampa.

Ahora mismo te explico el por qué.

balatro mecanicas

Acercando el póker a las nuevas generaciones

Oí hablar de Balatro cuando salió al mercado.

A fin de cuentas, un servidor es un apasionado de los juegos de cartas.

Pero claro… Balatro es un juego de póker, y si bien quien escribe estas palabras le da mucho a los deckbuilders, la idea de ponerme a jugar al Póker de toda la vida, como que me seducía entre cero y nada.

Así que ahí se quedó en la eterna lista de pendientes…

Total… qué pocas ganas de jugar al póker, ¿verdad?

Sin embargo, todo el que lo probaba decía que era auténtica locura.

¿La razón?

La gran idea de unir las mecánicas clásicas del póker, que todos, aunque nunca hayamos jugado, ya las conocemos, con las de los roguelikes.

Mira, eso ya me llama más la atención.

Desde fuera suena absurdo, pero igual hasta han dado con la receta mágica…

Decidí echar entonces un vistazo a algunos gameplays en Youtube, y a los pocos minutos ya lo tenía en mi biblioteca de steam.

Me explico.

balatro juego

Jugar al póker…

En sí, como decía, Balatro parece un juego más de póker de un solo jugador.

Un juego además bastante feo, con píxeles de esos gordos, que no intenta parecerse a la realidad.

Tienes tu baraja de póker de toda la vida, tienes un número específico de manos que coger, y poco más.

En cada juego, en vez de intentar batir a la casa, debes superar una puntuación, y por tanto, cada jugada de las ya por todos conocidas del póker, da más o menos puntos:

  • Si ganas, sigues jugando y obtienes unos «dólares».
  • Si pierdes, pues perdiste, y te toca volver a empezar desde el principio.

Hasta aquí, nada raro.

balatro gameplay

…, pero no

Sin embargo, aquí es donde entran las mecánicas de roguelike, y que es lo que, en esencia, ha hecho que este juego sea terriblemente viral incluso entre los que no nos ha gustado nunca el póker.

Para empezar, cada partida consta de un número X de tres rondas, en las que te enfrentarás a diferentes «combatientes».

Tú puedes decidir jugar contra los dos primeros, o saltártelos, aunque el tercero siempre es obligatorio (podemos considerar que es el jefe final de cada ronda).

Cada juego, dependiendo del contrincante que te toque, puede que modifique algunas de las características de la partida (empiezas con menos cartas, o tal jugada vale más, o hay cartas marcadas que no dan puntos…), y si decides no jugar contra éste, obtendrás una recompensa, que a veces puede interesarte más que el dinero que obtendrás, de media, si lo ganas (además de evitar correr el riesgo de perder), pero también supondrá que justo después del combate no podrás pasar por la tienda.

Ergo, no mejorarás tu mazo y tus «habilidades», por lo que estarás en peor posición para ganar a los siguientes.

Y es que, como no podía ser de otra manera, los requisitos para ganar cada juego van aumentando, volviéndose, en etapas finales de la partida, una auténtica locura (centenares de miles de puntos necesarios para ganar el juego con, a lo mejor, solo un par de manos).

¿Cómo vamos a poder obtener tantísima puntuación si cada vez nos limitan más el número de jugadas, el mazo, o incluso las cartas?

Pues ahí vuelven a entrar las mecánicas del roguelike, y es que en la tienda vas a ir pudiendo comprar cartas, sobres y mejorando características tanto de tu mazo como de los juegos.

Así, quizás tengas un Jocker que hace que este tipo de jugada en particular te dé un porcentaje extra de puntos que depende de otra condición, o una serie de cartas astrales que puedes usar como comodines una sola vez, o incluso mejorar una carta marcándola, o cambiándole el fondo, o rasgándola, para que cuando la juegues, te de dinero, o genere más puntuación, o copie el resultado de la del lado…

Y, sin olvidarnos de que, como buen roguelike, iremos desbloqueando nuevos mazos y nuevas opciones que permitirán jugar partidas diferentes en el futuro, así como el hecho de que cada partida es distinta de base ya que el pull de enemigos al que nos enfrentaremos, las recompensas, y los «objetos» que tendremos en la tienda para comprar, son siempre aleatorios, haciendo que aunque pierdas una partida, no sientas que el tener que volver a empezar sea una putada.

Entre mazos, comodines, tipos de cartas, tipos de ciegas (los contrincantes), tipos de sobres, tipos de pegatinas (una suerte de condiciones temporales que afectan al juego), cartas de planetas, de tarot y permanentes… Hay literalmente centenares de miles de combinaciones posibles, que hace que cada partida se sienta única.

Conclusiones

Ahí está el verdadero éxito de Balatro.

Parte de las mecánicas de póker, sí, pero pronto te das cuenta de que no es un juego de póker.

Más bien es un deckbuilder con una capacidad innata para, partiendo de lo más simple, acabar ofreciendo unos niveles de complejidad simplemente inabarcables.

Uno de esos juegos como Slay the Spire o como Loop Hero, que pese a ser feos de cojones, han acabado por ser de mis juegos favoritos, ya que se prestan a echar alguna que otra partida aislada de vez en cuando.

Balatro apunta también a quedarse en esa limitada lista de juegos que quiero tener siempre instalados en la Steam Deck, ya que cualquier ratito tonto de viaje, o esa tarde de domingo lluviosa, se puede hacer mucho más amena con un título que no requiere de tu parte más que el que disfrutes, y que pese a que, como montar en bici, siempre sabes cómo jugarlo, te ofrece cada vez una experiencia totalmente distinta.

¿Recomendaría comprarlo?

Un rotundo sí.

Lo más parecido que tenemos al solitario o al buscaminas del siglo XXI, pero con ese giro hacia el roguelike que lo vuelve terriblemente adictivo.


________

¿Quieres saber dónde conseguir juegos gratis periódicamente? Por aquí tienes un listado de servicios y eventos a marcar en tu calendario para no perderte ninguna de estas ofertas.

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de juego preferidos? Revisa mi setup (ES).

Y si te gustaría ver más de estos análisis por aquí. Si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piénsate si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.

Banner negocios seguros