#MundoHacker: El AMP de Google como gancho para campañas de phishing

phishing

AMP supone una verdadera revolución en la manera que tenemos de gestionar el que sin lugar a dudas sigue siendo uno de los principales problemas de la web en móviles: el peso de las páginas y la “evolución” de la publicidad online hacia derroteros cada vez más molestos.

Una iniciativa amparada por Google, como respuesta a los jardines vallados de Instant Articles de Facebook (ES), y que entraña, como en su día comenté, un nuevo jardín cuyas vallas eran quizás un poco menos altas.

Pero la cosa es que el proyecto prospera, y raro es el medio o blog que no ha implementado ya el servicio, habida cuenta de las mejoras claras que tiene en cuanto usabilidad, y, lo que es aún más importante, la capacidad de monetizarlo con una publicidad quizás no tan intrusiva.

El que en WordPress baste con instalar un simple plugin (EN) ayuda. El que sea algo que instalas y configuras una vez, y que (descontando posibles problemas futuros con cambios de su estándar) funciona para siempre, también es un punto a favor. En todo caso, sin dependencias de un agente externo como ocurre con los Instant Articles o el News de Apple (ES).

El que desde hace unos meses Google tenga en cuenta las páginas AMP para mostrarlas en los resultados de búsqueda en dispositivos móviles (ES) es otro añadido. Google sigue siendo (incluso en páginas como esta) el principal motor de descubrimiento, y negarse a sus caprichos es negarse a un pastel del que dependen la mayoría de webmaster.

No es mi caso, como ya hemos comentado, pero sí me parece un proyecto adecuado para esa evolución tan maniatada que hemos tenido de la web en entornos de movilidad, y por eso desde el principio he apoyado e implementado el consumo de PabloYglesias mediante páginas AMP, a las que hace relativamente poco les he añadido una serie de características extra (lectura de comentarios, acceso al menú…). Tan solo con incluir /amp a un artículo de esta página puede ver un ejemplo (ES).

Sobre este punto, y en particular, sobre los usos maliciosos que se le empiezan a dar al AMP, quería dedicarle un artículo de la serie #MundoHacker, donde tratamos en varios tutoriales las medidas para atacar y/o defenderse en el mundo digital.

URLs fraudulentas ofuscadas bajo URLs legítimas de AMP

MotherBoard (EN) se hacía eco de la evolución del concepto de ofuscación de URLs para campañas de phishing, que encontraron su época dorada en la expansión de los acortadores de enlaces como Bitly, y que ahora apuestan además por hacer uso de una funcionalidad quizás no tan conocida de AMP.

Empiezan a proliferar campañas de phishing cuyo gancho pasa porque en efecto la URL del enlace sea la de Google, pero que la página destino sea otra.

De esta manera, estas URLs maliciosas han estado pasando los filtros de listas negras de la mayoría de servicios de email, y entrañan el mismo riesgo, al considerar que ese enlace solo es una redirección a una página que a priori debería ser de AMP, pero que en la práctica podría ser de cualquier tipo.

Un ejemplo de ello sería el siguiente enlace:

https://www.google.com.uy/amp/pabloyglesias.com

Se supone que lleva a una página de Google, pero ésta redirige al usuario a nuestra humilde morada. Simplemente con cambiarle el pabloyglesias.com por la página de phishing que hayamos diseñado obtenemos un enlace aparentemente legítimo que en verdad nos llevará a la página que deseemos, evadiendo (al menos hasta el momento) los controles de seguridad habituales. Y si a esto le unimos el uso de acortadores de enlaces (en el ejemplo anterior, http://bit.ly/2eLXcWh), obtenemos una URL maliciosa que ni el usuario ni los hasta ahora controles de seguridad estaban marcando como tal.

En la campaña analizada, se contacta con la víctima alegando un intento de acceder a su cuenta de Google que el supuesto sistema de los chicos de Mountain View ha bloqueado.

Pero para evitar futuros ataques, se recomendaba cambiar la contraseña accediendo a un enlace que sigue este mismo patrón, como se ve en el pantallazo que acompaña este artículo.

Una vez dentro, estaríamos ante una página clon del recuperador de contraseñas de Google, y como suele pasar en estos casos, basta con que metamos nuestra contraseña para que demos por perdida la cuenta.

¿Qué se puede hacer para minimizar el impacto de este tipo de ataques?

Nos pasó en su día con lo de animar al usuario a que se asegurara de que la página era verídica si tenía el candadito verde en la barra de direcciones, y actualmente, en ese camino hacia el HTTPs por defecto de cualquier servicio digital, es una medida que solo informa de la comunicación segura con el servidor, sea este legítimo o malicioso.

Y previsiblemente nos va a pasar con estos enlaces que vienen aparentemente de dominios tan confiables como el de Google. Ya no nos sirve únicamente con cerciorarnos de que en efecto estamos en el dominio adecuado, sino de que no se estén produciendo redirecciones que nos lleven realmente a dominios maliciosos.

Como ya hemos recomendado por activa y por pasiva, implementar dobles factores de autenticación ahí donde nos lo permitan eliminan por completo el riesgo asociado a este tipo de campañas. Empezando sobre todo por una cuenta tan crítica como es la de nuestro correo principal (sea GMail, sea Outlook, sea iCloud…), puesto que este canal es, a efectos prácticos, la puerta de acceso al resto de nuestras identidades digitales, y siguiendo con el resto (Facebook, Twitter, Amazon…).

Al utilizar dobles factores de autenticación no evitamos que en efecto el potencial cibercriminal tenga nuestra contraseña, pero sí que pueda acceder a la cuenta, ya que tan pronto lo intente, le pedirá ese segundo factor, y al no contar con nuestro dispositivo móvil para validarlo, no podrá continuar.

Pero recalco. Lo que de verdad me preocupa es cómo paulatinamente esos apaños que hemos ido creando para concienciar a los usuarios se quedan desfasados. Ya ha costado conseguir, sobre todo en navegadores móviles (más sensibles al peso de la seguridad y más vulnerables con la tendencia de las aplicaciones sociales de abrir los enlaces en navegadores capados), que el usuario le eche un ojo a la URL para saber si está o no dentro de la página adecuada, como para ahora decirle que con eso no basta.

Un tema que tiene difícil solución. O mejor dicho, cuya solución es prescindir en la medida de lo posible de la dependencia del factor humano y rendirnos a la dictadura de las listas inteligentes. Un camino que ya estamos siguiendo, pero que aún nos llevará años recorrer.

 

________

Si le gustaría ver más de estos tutoriales y análisis por aquí. Si el contenido que realizo le sirve en su día a día, piense si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.

hazme patrono pabloyglesias