Este es una de las newsletters antiguas que se enviaron de forma exclusiva a los miembros del Club Negocios Seguros, y que se liberan públicamente un mes más tarde.

Si quieres recibir las actuales cada martes y jueves en tu bandeja de correo, hazte miembro ahora.

*******

Negocios Seguros

actualizaciones reparabilidad

Hace apenas un par de semanas publicaba por PabloYglesias un artículo titulado «Frente a la obsolescencia programada, el etiquetaje forzado y apostar por la gama media«.

En él, intentaba explicar cómo conforme más evoluciona la tecnología de consumo, menos parecía esta diseñada para funcionar durante más tiempo, en una espiral que solo le interesa a los fabricantes.

A fin de cuentas, no hay nada mejor que forzar, bien sea por software, bien sea por hardware, a que el consumidor compre el nuevo dispositivo. Pese a que el que ya tenía podría perfectamente seguir funcionando si la industria tuviera realmente interés en que así fuera.

Bajo este escenario, mi propuesta era sencilla:

  • Etiquetaje forzado: Es decir, obligar a los fabricantes a incluir en la caja, bien visible, la esperanza de vida del dispositivo, que se obtendría de unas pruebas de estrés que marcase la regulación de cada zona, de manera que quedara palpable qué fabricantes se preocupan por mantener, por ejemplo, los dispositivos actualizados durante más tiempo, de los que no lo hacen, delegando entonces en el consumidor la toma de decisión.
  • Apostar por la gama media: Sabedores de esto, y viendo que no suele haber tanta diferencia en cuanto a ciclo de vida de un dispositivo de gama media, y de otro de gama alta, quizás lo suyo era hacerles pagar con la cartera. De esta manera, nos ahorraríamos bastante dinero… y a la larga estaríamos pagando menos por el servicio (no es lo mismo comprar cada cuatro años un móvil de gama alta, que ronda los 1.000 euros, que cada tres años uno de gama media que ronda los 500).

Y ha dado la casualidad que justo esta semana sabíamos que la Comisión Europea parece interesada en regular los ciclos de vida de algunos de estos dispositivos.

Por ahora como borrador de un proyecto legislativo (EN), la propuesta que hace la CE es que los fabricantes que quieran vender en Europa tengan que ofrecer en sus smartphones y tablets al menos cinco años de actualizaciones de seguridad, y tres años de actualizaciones del sistema operativo.

Además, que el usuario pueda reparar su dispositivo teniendo componentes oficiales a los que acceder en los primeros cinco años desde que este se haya dejado de vender.

ACTUALIZACIONES

Sobre lo primero, claramente los mayores afectados serán los dispositivos de Android, donde la política de actualización depende de cada fabricante, que debe recibir la OTA de Google, y luego adaptarla a su sistema operativo y liberarla a su parqué de dispositivos.

  • Sin ir más lejos, Samsung ofrece actualmente hasta cuatro años de actualizaciones para los dispositivos de gama alta y media alta, y dos para los de gama media, además de cinco años de parches de seguridad para modelos empresariales y cuatro para el resto.
  • Por otro lado, tenemos a Xiaomi, cuya política de actualizaciones difiere en cada modelo. Por ejemplo, el Xiaomi 11T ofrece hasta tres años de actualizaciones, y con dos, o incluso menos, para la mayoría de su catálogo. A cambio, ofrece cuatro años de actualizaciones para su buque insignia, y al menos dos para el resto.
  • En Apple pasa más o menos lo mismo, pero al depender de forma directa de la compañía, es cierto que es bastante habitual que haya dispositivos que reciben incluso actualizaciones hasta siete años después de lanzados.

Y ya no solo hablamos de la cantidad, sino también de los tiempos límite entre que se presenta una actualización, y llega al dispositivo.

Si el proyecto sale adelante, los fabricantes en suelo europeo estarán obligados a ofrecer las actualizaciones de seguridad como mucho dos meses más tarde de que salgan oficialmente, y las de funcionalidad, con cuatro meses como mucho.

REPARABILIDAD

A esto, como decía, se une la obligatoriedad de que, en busca de ese índice de reparabilidad, el consumidor tenga durante los siguientes cinco años después de que el dispositivo ya no esté en venta, la capacidad de cambiar algunos de los componentes internos del dispositivo.

A saber:

  • Batería
  • Tapa trasera o conjunto de tapa trasera
  • Montaje de pantallas
  • Conjunto de cámara frontal
  • Conjunto de cámara trasera
  • Conectores de audio externos
  • Puertos de carga externos
  • Botones mecánicos
  • Micrófonos principales
  • Altavoces
  • Conjunto de bisagras
  • Mecanismo de plegado mecánico de la pantalla
  • Lámina protectora para pantallas plegables
  • Cargador

En fin, que de salir adelante, serían buenas noticias para todos nosotros…

________

Si quieres recibir contenido exclusivo como éste el día uno y directamente en tu bandeja de correo cada martes y jueves, hazte miembro del Club «NEGOCIOS SEGUROS».

Banner negocios seguros