fraude hacerte rico

Una búsqueda rápida por Youtube sobre «Libertad Financiera«, «Hacerte Rico«, «Cómo ganar«, «Cómo hacerte rico» y keywords semejantes te muestran mil y un vídeos de esta nueva oleada de gurús de los negocios digitales.

La premisa en todos los casos suele ser la misma:

  • Gente joven.
  • Carátulas en las que sujetan fajos de billetes, aparecen junto a deportivos de lujo y mansiones o muestran cuentas con miles o millones de ingresos.
  • Y lo mejor de todo: Te van a enseñar cómo lo puedes conseguir tú de forma sencilla.

Que montar un negocio en Internet está chupado. Sin tener ni puta idea, sin inversión inicial, y sin apenas dedicarle tiempo, vas a ver cómo te entra dinero en la cuenta incluso mientras duermes.

El gancho perfecto para ese target de personas que:

  • Están necesitados de conseguir dinero rápido.
  • No tienen estudios ni conocimientos digitales.
  • Jamás han emprendido, y por tanto no entienden cómo funcionan los negocios.

Si has llegado a este artículo mediante una búsqueda en Internet, ya te digo que lo que te voy a contar te importa, y mucho. Más que la mayoría de enlaces por los que compite esta pieza en las SERPs.

Aquí te voy a hablar de la realidad. ¡Y no! Por extraño que parezca no te voy a vender un curso.

Eso sí, quizás la realidad no te guste. No todo podía ser perfecto.

¡Vamos al lío!

Cómo hacerse rico con Internet

Es El Dorado de esta generación.

De los creadores de «Mamá, yo de mayor quiero ser Youtuber« o el ya clásico «Mamá, yo quiero ser influencer«, ahora llega el «Mamá, quiero ser rico sin mover un dedo».

Y la realidad es que es posible conseguirlo.

Te voy a dar la receta:

  1. Busca un sector que esté en boca ahora mismo: Hazte Tiktoker, o experto de la libertad financiera, o nómada digital (aunque no hayas salido de tu país jamás), closer de ventas ¡o Trafficker! A poder ser con un nombre en inglés molón, que tenga gancho. Aunque por detrás no tengas ni idea de ello. Da lo mismo.
  2. Ábrete un canal de Youtube o Instagram y bombardea a tu audiencia (esa misma que has comprado por 100 euros y que son puros bots) con vídeos en los que explicas lo bien que te va: Si te encuentras un deportivo en la calle, posa junto a él como si fuera tuyo. Alquila una mansión aunque sea unas horas para grabar un vídeo en plan «ya me he mudado a Andorra». O aprende a utilizar Photoshop, que no siempre es posible lo anterior.
  3. Estos vídeos, como ya expliqué en el artículo sobre «El mito de vivir de una tienda de Dropshipping en Shopify«, se monetizan genial, lo que te va a permitir reinvertir el dinero en publicidad para ahora sí aumentar la audiencia que te ve por personas reales (no las falsas que tenías hasta ahora) interesadas en soluciones fáciles a problemas tan complejos como la generación de un negocio.
  4. En unos cuantos meses, cuando ya haya suficiente audiencia, saca un curso explicando cómo cualquiera en 15 días puede facturar miles de euros con la tecnología o el sector que has elegido en el punto 1.

Esto, por supuesto, tiene un ciclo de vida muy bajo. Pero no importa, por que cuando veas que el punto 4 deja de dar suficientes ingresos ya deberías haber empezado un nuevo ciclo (nuevos negocios super novedosos, tirando de la Comunidad de pobres infelices que te siguen, para sacar el siguiente curso).

¿Qué diferencia a un «gurú vendehumos» de un profesional de los negocios (sean o no digitales)?

Es aquí donde quería llegar.

Echas las presentaciones ya te podrás imaginar que lo que te voy a contar por aquí no tiene mucho que ver con ganar dinero fácilmente.

La realidad es que eso no existe… a no ser que hagas los pasos anteriores, y por tanto, vivas de engañar a la gente.

Yo tardé en empezar a monetizar esta página 4 años. Y hoy en día, como ya comenté, si viviera del blog sería mileurista.

También he publicado un libro que tuvo mucho éxito… y del que ni de lejos podría vivir.

He montado dos startups… y las dos han fracasado.

Cuento muchas de estas cosas en mi historia, por si quieres saber más de mi.

Porque esta es la realidad de los negocios. Pruebas, fallas, pruebas, fallas, hasta que al final, a base de sumar fracasos, lo consigues.

La amplia mayoría de gurús de Internet viven actualmente de esto: venderte cursos.

Y en efecto puede que facturen auténticas burradas, pero también es verdad que invierten otras tantas burradas en publicidad, lo que hace que al final el retorno de la inversión sea el que es.

Así pues, quería darte por aquí algunos tips para reonocer si estás ante alguien que de verdad vive de un negocio digital, o ante gurús que viven de venderte la idea de que tú puedes vivir de montar negocios digitales.

Perfiles vulnerables y Reseñas pagadas (argumento de autoridad)

Esta es la base en la que se levanta el negocio de los gurús vendehumos.

Todo lo que publican está destinado a perfiles muy pero que muy básicos. Gente que, como te decía, necesita producir dinero rápido, sin conocimientos de Internet, en busca de soluciones fáciles a problemas tan complejos como es sacar adelante un negocio.

Este es el perfil interesante ya que es el más fácil de timar. Entran dentro del embudo de ventas (esos webinars gratuitos en los que no dicen nada pero si quieres saber más hay que pasar por caja), y una vez compran su infoproducto, si no lo consigues, ha sido problema tuyo. Porque ya se han encargado de contratar a gente para que les grabe decenas de testimonios contando lo mucho que les ha servido sus masterclass y cómo desde entonces están facturando sumas obscenas.

La realidad es que como en líneas generales son gurús cuyo único éxito ha sido montar un negocio a base de estafar a los perfiles vulnerables, ese contenido que te van a dar no te va a servir para montar un negocio escalable. Y cuando no lo consigas, ya habrás pagado el curso, así que el gurú ha ganado el dinero.

Te prometen beneficios inmediatos sin apenas inversión (argumento de la inmediatez)

Que el curso te va a salir gratis, vaya. Es solo una pequeña inversión, pero antes de que lo acabes ya habrás recuperado el dinero y estarás facturando más.

Es la misma estrategia de todos esos timos basados en las redes piramidales.

Hay un punto que a mi personalmente me parece revelador, y es que son «profesionales» que hablan de los negocios a corto plazo (vas a recuperar el ROI en apenas 15 días, cómo facturé millones en una semana…), y esto tiene todo el sentido del mundo teniendo en cuenta que, como dije antes, van enfocados a un mercado desconocedor de cómo funcionan los negocios.

La realidad es que cualquier empresario con experiencia va a decirte que un negocio tarda en producir beneficios. Que no hay más magia que la constancia en esto de imprimir billetes.

Por esa razón las empresas hablan de rendimientos a un año vista, y no a un mes o a una semana.

Pues el mundo digital es exactamente igual. No hay negocios que nada más nacer ya produzcan muchísimos beneficios.

Y lo que nos dice esta mentalidad es que los negocios de estos gurús siempre tienen ciclos de vida bajos (ergo no son rentables empresarialmente hablando).

Focus absoluto en el producto (y no en el cliente)

Otro de los puntos en común de todos estos gurús.

El método (porque todo el mundo sabe que montar un negocio rentable es como hacer una tarta: sigues los pasos de una receta y listo…) que te van a enseñar está centrado absolutamente en el factor tecnológico o el uso de la herramienta (cómo vamos a programar las campañas en facebook ads, cómo subimos los productos a la tienda…), y no en lo más importante de cualquier negocio que es la clientela.

El mejor ejemplo lo tenemos en el dropshipping, que como ya expliqué, es un modelo de ecommerce totalmente válido… siempre y cuando seamos conscientes de sus limitaciones. Y una ellas, precisamente, es que no se enfoca en el client-first.

Al no controlar la experiencia de compra, la tasa de retención del cliente es muy baja, y eso conlleva que el dueño del dropshipping tenga que hacerse cargo de las devoluciones.

No sólo con cada pedido estás perdiendo un cliente (si pido un producto en una tienda y me llega al mes un sobre de Aliexpress, pues como que voy a sentir que me han estafado y claramente no voy a volver a comprarte ni te voy a recomendar a mis conocidos), sino que además aumenta drásticamente las pérdidas ocasionadas por perdido, lo que hace que incluso teniendo clientes puedas seguir en números rojos.

Esta situación me la encuentro muchísimo con gente que me escribe diciéndome que qué están haciendo mal con su negocio, porque al parecer el resto (todos esos testimonios pagados del gurú de turno) les va genial, y ellos en vez de facturar están continuamente en pérdidas.

Necesitan continuamente demostrar lo bien que les va

En cada vídeo o artículo que publican estos gurús de los negocios digitales te tienen que enseñar sus recibos. En cada actualización en redes sociales intentan dar la impresión de que llevan una vida de ricos.

De verdad, si tu mejor baza para que el negocio funcione es aparentar lo bien que te va, mal vamos.

Porque te voy a contar un secreto: Las imágenes y los vídeos se pueden retocar.

Y para muestra un botón:

ejemplo retoque datos shopify
Aquí ves la foto que acabo de tomar de las estadísticas de la tienda en Shopify de un cliente que, en el momento de tomarla, tenía dos pedidos (la hemos sacado al público ayer de tarde y escribo esto por la mañana). Al lado, la misma foto pero que asegura tener miles de ingresos y pedidos. Simplemente cambiando mediante el inspector web el código HTML de la página.

En este vídeo subido a mi perfil de TikTok explicaba hace tiempo cómo hacer esto mismo en nuestra cuenta de PayPal:

@pabloyglesias

Cómo ganar dinero en Internet fácilmente ##lifehack ##hack ##hacks ##ricos

♬ Fake – The Tech Thieves

También, por ejemplo, uno de los puntos que en el caso de Shopify nos demuestran que quien está detrás no tiene ni idea y mucho menos factura lo que dice es que la barra de menú superior es de color azul o morado, y no negra.

Esto se debe a que está utilizando una cuenta de Shopify Basic, y no la de Shopify Plus. Que si en efecto facturasen lo que dicen, no tendría sentido, ya que por cómo funciona la plataforma con Shopify Basic el porcentaje de comisión que se queda es muy superior (en Shopify Plus tiene un coste fijo, pero sale rentable si tienes muchos pedidos).

Mucho branding personal, nada de branding corporativo

Casualmente casi todos estos gurús hacen las cosas muy bien a nivel de imagen de marca personal (su negocio depende de ello), pero no se les conoce ninguna marca corporativa de todas esas tiendas o negocios que han montado.

Y tiene todo el sentido del mundo, por que como ya expliqué, no viven de esos negocios: viven de venderte cursos.

A mi, qué quieres que te diga, me da mucha más seguridad ver que un negocio funciona, y saber más tarde que Pepito está detrás de él, que el que sea al revés...

Para gente como un servidor que tenemos una presencia digital bastante potente sería muy sencillo montar un negocio alrededor de decirte cómo tienes que hacer las cosas… y no precisamente hacerlas yo para mi y para mis clientes.

Es sin lugar a dudas el camino fácil. No tan rápido como aseguran en sus cursos, pero en todo caso mucho más que montar realmente un negocio digital escalable que no se base en vender la moto.

Espero que todo esto sirva al menos para evitar que unos cuantos incautos caigan en ello.

Ya expliqué que siendo egoísta realmente el que existan estos gurús a mi negocio le viene bien. La gente entra al mundo digital seducido por el éxito supuesto de este tipo de gente, los engañan, y luego o bien pierden toda la esperanza en poder hacer negocios digitales, o bien buscan a profesionales que sí nos dedicamos a ello para que les ayudemos a salir de la situación.

Lo que no quita que sea muy triste, sobre todo teniendo en cuenta que atacan precisamente a ese porcentaje de usuarios que más necesitan que les asesoren correctamente…

Conclusiones

¿Está mal, por tanto, que alguien viva de vender cursos? Pues no. Igual que hay gente que vive de la enseñanza (profesores), me parece lo más normal del mundo siempre y cuando se haga con el afán de enseñar y aportar valor a la comunidad.

El problema es cuando estos gurús aseguran que han hecho su riqueza con negocios, siendo mentira. Y pretenden enseñar en sus cursos y masterclass cómo facturar millones con negocios que jamás han tenido en su vida, o que nunca les han funcionado.

Por eso considero que son un timo, y por eso espero que tarde o temprano la justicia vaya tras ellos, puesto que se retroalimentan entre ellos como cualquier otra mafia y están jodiendo las vidas de muchas personas.

________

Puedes ver más artículos de esta serie en #MundoHacker, donde tratamos en varios tutoriales las medidas para atacar y/o defenderse en el mundo digital.

Y si el contenido que realizo te sirve para estar actualizado en tu día a día, piensa si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.