Este es un ejemplo de los artículos que semanalmente escribo de forma exclusiva para los mecenas de la Comunidad.

Si quieres recibir contenido exclusivo como éste directamente en tu bandeja de correo, revisa las opciones de mecenazgo de esta página.

*******

google amp correo

Si hay algo que siempre me ha gustado del correo electrónico es que desde sus inicios tenía un aspecto diferencial respecto al resto de formatos de consumo informativo: era inmutable en el tiempo.

Esto permite que, por ejemplo, los miembros de la Comunidad que tengo de Cuba (por poner un país en el que hasta ahora el acceso a Internet no ha estado abierto) puedan conectarse, actualizar su bandeja de entrada, y ya más tarde desde casa y de manera offline, consultar todo lo que hablamos en el mail de los lunes.

Es, de facto, mi principal herramienta de trabajo. Sé que lo que tengo ahí está ahí “pa’mí pa’siempre”. Que en cualquier momento puedo realizar una búsqueda para ojear qué dijimos sobre éste proyecto, o en qué quedamos sobre este otro tema.

Una situación que quizás acabe cambiando dentro de poco. Porque Google, en ese afán de revolucionar el mundo, ahora le ha dado por meter AMP a los correos (EN).

Bienvenidos a un mundo de publicidad mucho más agresiva(y peligrosa)

Básicamente con este movimiento Google ha convertido los correos en aplicaciones interactivas. En páginas web.

Cuando recibes un correo basado en AMP, no solo puedes leerlo: también puedes pulsar en botones para ver más opciones, abrir menús desplegables, rellenar cuestionarios, o escribir comentarios. Y todo eso, directamente en el correo, sin necesidad de abrir una página web.

Atrás quedará el típico gancho de poner una imagen del reproductor de vídeo con un enlace para que el usuario pinche y vaya al vídeo en cuestión. Ahora lo podrías meter dentro del propio correo, y de paso agregarle pestañas, formularios, y si me apuras hasta popups. Todo super cómodo. Lo mismo hasta le ahorramos ¿un click? al usuario. O quizás ni eso :D.

Dejando de lado las bromas, lo cierto es que es algo que para los que hacen email marketing parece caído del cielo. De pronto se abre todo el potencial de una landing page que para colmo podemos enviar a la bandeja de entrada con total funcionalidad de todos y cada uno de nuestros suscriptores… o de esa lista de spam que hemos pillado por ahí.

Por detrás, y más allá del esperable abuso que vayan a hacer justo los que menos nos interesa que tengan acceso a este tipo de herramientas (grandes plataformas de spam publicidad como Booking.com, Despegar y Pinterest ya se han subido al carro, y otros potencialmente spameadores como SparkPost, Litmus y AmazonSES han pedido acceso a la beta), lo que realmente me preocupa es que con ello el formato correo puede heredar de la web todas las posibles tergiversaciones de uso que se nos vengan a la cabeza.

Que si ya de por sí el phishing representa uno de los principales vectores de ataque más efectivos a empresas, imagínate cuando podamos explotar AMP para engañar con todavía más herramientas al usuario.

Ya me veo correos con capas ofuscadas, con plantillas semejantes a logins de acceso a servicios legítimos, y capaces de cambiar en el tiempo, adaptándose a los controles que las propias plataformas de email realicen.

Incluso con las limitaciones que tiene AMP, ya expliqué cómo se estaba utilizando en la web precisamente para ofuscar URLs fraudulentas en URLs que vienen firmadas por el servicio de Google. Ahora métele la misma mala uva, el conocimiento del negocio que mueve, y la creatividad esperable para transformar un correo interactivo en una máquina de hacer billetes engañando de forma adaptable a cada tipología de usuario.

Un formato que por ahora solo está disponible para un muy limitado número de clientes, pero del que ya es compatible no solo GMail, sino también Yahoo! Mail, Outlook.com y Mail.ru, tres de los proveedores más grandes del mundo.

Porque el usuario de a pie esta funcionalidad jamás la va a necesitar (la va a sufrir, más bien). Y quien haga uso de ella seguramente sea para crear publicidad más intrusiva, cuando no para, como decía, crear una herramienta mucho más potente para hacer maldades.

Que a veces en tecnología hay que ser consecuente y decidir si algo que tecnológicamente hablando se puede realizar realmente interesa o no que se haga.

Este no creo que sea uno de esos casos. Mal que me pese, de hecho.

________

Este es un ejemplo de los artículos que semanalmente escribo de forma exclusiva para los mecenas de la Comunidad.

Si quieres recibir contenido exclusivo como éste directamente en tu bandeja de correo, revisa las opciones de mecenazgo de esta página.

Articulo exclusivo PabloYglesias