contenido pornografico

Lo comentábamos de pasada en un artículo exclusivo de mecenas de hace unas semanas: plataformas como OnlyFans están democratizando, para bien y para mal, el contenido pornográfico en la red.

En estas plataformas cualquiera puede crearse una suerte de Patreon pero enfocado a generar vídeos pornográficos (ES/contenido pornográfico) y fotografías subidas de tono.

¿Dónde radica su éxito? En haberse separado del típico esquema de páginas xxx (ES/contenido pornográfico), acercándose más a plataformas de crowdsourcing como Patreon, y con un diseño muy enfocado al consumo y la producción de contenido en dispositivos móviles.

Y las cifras que mueven son sencilla y llanamente increíbles. A datos de junio:

  • BOngacams: 343 millones de visitas mensuales
  • Chaturbate: 321 millones de visitas mensuales
  • Livejasmin: 245 millones de visitas mensuales
  • Onlyfans: 83 millones de visitas mensuales
  • Camsoda: 66 millones de visitas mensuales
  • Manyvids: 22.5 millones de visitas mensuales

Por supuesto aún quedan lejos de esos 3,14 BILLONES de visitas únicas mensuales de XVideos o los 2,85 billones de Pornhub, pero es que recordemos que estas dos páginas, por separado, ya generan más volumen de visitas que otros servicios masivos como Netflix y Amazon…

En la pieza antes mencionada hacía un repaso del éxito que está cosechando este tipo de plataformas, principalmente debido a un reparto económico la mar de interesante para el creador de contenido (hasta un 90% de las suscripciones), pero en este quería repasar algunas medidas de seguridad y privacidad que creo conveniente tener en cuenta a la hora de consumir este tipo de contenido.

¡Vamos a ello!

El modo incógnito DEJA rastro

Y empiezo desmitificando una idea que muchos usuarios arrastran de tiempos pasados.

Existe la creencia de que el modo incógnito de los navegadores es un modo seguro, en el que todo lo que hagas desaparece.

La realidad, sin embargo, es bastante distinta, más que nada porque realmente lo que ofrece este modo es una eliminación de los datos palpables en el propio navegador y dispositivo donde se consume (es decir, el historial de navegación o las cookies). Pero esto no quita que esa información sí se quede registrada en, por ejemplo, la cuenta de Safari o Chrome asociada a nuestro perfil de navegación.

Quedará oculta para otro usuario que venga detrás, pero quedará registrada en el perfil.

E iría aún más. El sistema de tracking mediante cookies está dejando paso paulatinamente al del fingerprinting, una serie de técnicas de scrapping que se saltan por regla general bastante bien a la torera el modo incógnito. Ergo, si pensamos que utilizándolo seremos unos ninjas en Internet, estamos muy confundidos.

Por último, hay que señalar que el modo incógnito no protege, per sé, de los riesgos de seguridad. A lo sumo puede minimizarlos ligeramente, ya que en este modo por regla general se cargan las extensiones justas y necesarias, y como a priori no compartimos credenciales de acceso con el resto de cuentas sincronizadas con el navegador, tampoco expondremos de forma sencilla alguna de ellas. Pero si navegamos por ejemplo en una página fraudulenta que tiene como objetivo infectarnos con algún malware, el riesgo será exactamente el mismo que si lo hiciéramos desde una pestaña del navegador convencional.

La única manera en este caso de protegernos es usar el sentido común (si algo huele mal, seguramente es porque está podrido) y mantener actualizado nuestro navegador y el sistema operativo a la última versión.

Los sistemas publicitarios de estas páginas son bastante más laxos

Otro de esos temas de los cuales ya hablamos en su día.

El porno, junto con algunas otras temáticas sensibles, está bastante perseguido en Internet. Y por ello es habitual que estas páginas, que generalmente reciben un tráfico muy alto, busquen maneras alternativas de monetizarse más allá de sistemas clásicos como Google Ads.

¿En qué se traduce esto a nivel de seguridad y privacidad? Pues que dentro de los muros de Google, y descontando tergiversaciones que están continuamente siendo censuradas en la plataforma publicitaria del gigante de las búsquedas, es raro encontrarse con anuncios que acaban por engañar al usuario para que realice algo en contra de su interés.

Pero fuera de Google, hay por razones obvias otras plataformas más laxas, tanto a la hora de permitir webs de contenido pornográfico, como a la hora de permitir publicidad engañosa.

Un problema que afecta por igual a las páginas de descargas de torrents, donde es muy habitual encontrarse con publicidad que simula ser el propio botón de descarga del torrent, o aplicado al mundo de las páginas de contenido pornográfico, se hace pasar por el propio reproductor de vídeo, para que hagas clic y el administrador consiga la conversión oportuna, quizás llevándote a una página legítima o a otra que directamente es fraudulenta.

Ojito con la privacidad de las páginas de contactos

De hecho el tema es semejante al que ya comentamos en su día con las apps de citas. Hay que recordar que en plataformas de chat webcam (ES/contenido pornográfico) estamos, por su propia ideonsicrasia, expuestos a sistemas de videoconferencia que pueden o no tener problemas de seguridad que expongan nuestra privacidad.

Le ha pasado incluso a Zoom, imagínate a una página random de videochat…

Sabedores de esto, es importante recordar que a no ser que sea estrictamente necesario no recomendaría mostrar el vídeo de nuestra webcam. Es más, la cámara debería estar siempre tapada, o si utilizas una webcam externa, no conectarla (yo utilizo un switch para activarla o desactivarla físicamente cuando yo quiero) a no ser que justo la vayas a necesitar.

La razón es que existen muchos fraudes que se basan en extorsionar a personas en una situación comprometida delante de la cámara. Los cibercriminales pueden acceder mediante alguna vulnerabilidad a los registros de esas videollamadas, descargárselas, y luego retocarlas para amenazar a las víctimas con que paguen una cuantía si no quieren que el resto de sus conocidos reciban ese vídeo.

Eso y que por supuesto como cualquier otra plataforma digital, están expuestos a potenciales filtrados masivos. El caso más sonado fue el de Ashley Madison, una web de citas entre adúlteros que vio cómo toda su base de datos, con nombres y apellidos, se hacía pública en Internet.

Ya te puedes imaginar lo que ha supuesto para varios millares de parejas…

Así que utilizarlas, pero utilizarlas con cabeza.

________

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de trabajo y juego preferidos?

Revisa mi setup de trabajo, viaje y juego (ES).

Y si te gustaría ver más de estos análisis por aquí. Si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piénsate si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.