proyecto digital

Si estás dando tus primeros pasos para crear tu negocio digital, o tienes una idea emprendedora y necesitas diseñar una web que la dé a conocer, vas a necesitar ir paso a paso y contratar una serie de servicios básicos (como un dominio y un hosting), que te permitan comenzar a construir la presencia digital de tu empresa.

Servicios básicos para tu página web

Lo primero que deberás tener claro es qué tipo de proyecto digital quieres montar. Si tienes una empresa de servicios, como un taller de reparación de coches, y quieres simplemente crear un escaparate digital de lo que ofreces (lo que los profesionales llamamos “que tu proyecto tenga presencia en Internet”), lo idóneo es diseñar una página web corporativa.

En caso de que tu objetivo sea vender algún producto o productos, entonces vas a necesitar montar una tienda online o proyecto ecommerce. Y si eres un freelance, tipo un agente de seguros, y lo que buscas es crearte una marca personal e influir en los resultados de búsqueda de Google, quizás puedas acompañar esa página corporativa de un blog (es decir, un portal de noticias), donde des consejos útiles a tu público.

Vayas a crear el proyecto digital que vayas a crear, hay ciertos servicios que vas a necesitar sí o sí. Registrar un dominio y contratar un hosting web (ES) para alojar tu proyecto son dos de los primeros puntos que todo proyecto digital necesita para comenzar.

Hablemos de ellos por separado.

Contratar un dominio: ¿cómo elijo el mejor para mi?

Contar con un dominio propio para tu proyecto web es algo básico, y además, my barato.

En muchos casos, la mayoría de las empresas de alojamiento web, te ofrecen el registro de un dominio de forma gratuita (o, mejor dicho, está incluido en el coste) a la hora de contratar el hosting durante un año. Así que si tienes pensado contratar un hosting, mira bien las ofertas, porque puede que el dominio te lo regalen.

En caso de que prefieras optar primero a contratar el dominio y un tiempo después, o bien, como es mi caso, prefieres tener el dominio con un proveedor y el hosting con otro, dar el paso de contratar el hosting, contratar un dominio es algo económico y por 10-15 euros al año puedes hacerte con uno.

¿Qué consejos seguir para seleccionar el mejor para tu proyecto?

  • Escoge un nombre de dominio corto que sea fácil de recordar e identificativo de tu marca o del servicio que das, y sobre todo, evita incorporar guiones y números.
  • Si el nombre de tu dominio ideal está ya registrado por otra persona, evita añadirle un número o un guión para poder registrarlo. Es mejor que optes por otra extensión de dominio.

Es decir, que no hagas como yo, que elegí en su día PabloYglesias.com porque PabloIglesias.com estaba ya pillado (lo tenía y lo sigue teniendo, no quien piensas, sino un mayorista de marisco jajaj). Y ya te puedes hacer una idea la de problemas que he tenido para que los clientes me escriban al dominio adecuado (acuérdate que la primera “Y” de “Yglesias” es con “Y” griega, no “i latina”).

Tanto con CyberBrainers.com, como sobre todo con EliminamosContenido.com, he aprendido y al menos ya no llevan a posibles malentendidos.

  • En caso de que no estén libres ni el .com, ni el .es ni otras extensiones populares, siempre puedes optar por nuevas extensiones de dominio como .online o .uno.
  • Por último, es cierto que a nivel de posicionamiento antiguamente el que el propio dominio definiera la keyword era un criterio más a considerar. Hoy en día ya no es tan importante, aunque si encaja con el tipo de proyecto que tienes, puedes aprovecharlo.

Elegir el hosting: cuestiones a tener en cuenta

En el mercado vas a encontrar infinidad de tipos de planes: desde el hosting básico hasta hosting especializados en WordPress y otros CMS que incorporan configuración específica, y servidores VPS y cloud para proyectos que van a consumir bastantes recursos, como pueden ser tiendas con muchísimo catálogo, o páginas para las que se espera un gran volumen de tráfico.

Pero para empezar, con un hosting web básico, es más que suficiente suficiente. Lo que sí es importante es que mires lo que te ofrece el proveedor. Debes escoger un proveedor que te permita subir de plan, conforme tu web o tu proyecto digital necesiten más recursos. No te quedes en una empresa de alojamiento que te ofrezca pocas posibilidades de escalabilidad.

Apuesta por un hosting que tenga detrás un buen equipo de Soporte Técnico. Te va a ahorrar problemas, de verdad. Lo ideal es que nunca necesites acudir a ellos, pero en el caso de que lo necesites te alegrará estar en un hosting que tiene un equipo detrás con disponibilidad 24 horas y que te hablan en tu idioma. Otros detalles que te pueden hacer indicar que es un buen hosting, es que te ofrezcan parcheos y copias de seguridad automáticas (aunque siempre es recomendable hacer también tú unas que se guarden en local), la autoinstalación del certificado SSL Let’s Encrypt, que te recuerdo es gratuito (algunos proveedores lo cobran a parte, pero emitirlo es gratuito), y que cuenten con versiones de PHP actuales (te ahorrará problemas el día de mañana).

También puede ayudarte el hecho de que en el hosting puedas instalar en un clic los CMS más populares del mercado: WordPress, Joomla, Prestashop, Moodle. Y si eres de los que ya tienes tu web diseñada pero quieres cambiarte de proveedor, que te ofrezcan la migración de tu web (no siempre es un servicio incluido en el coste, pero bueno).

Encontrarás bastantes ofertas de diferentes proveedores, muchos de ellos te ofrecen pruebas gratuitas por un periodo de tiempo para comenzar a diseñar tu web. Si estás en ese proceso, esto puede ayudarte y además te permitirá estudiar a la empresa de hosting, antes de contratar un plan de pago.

Con estas dos cuestiones, un dominio y un hosting, podrás comenzar a diseñar tu proyecto digital. Ve paso a paso, y en caso de necesitar ayuda o querer ahorrarte el aprender sobre maquetación, desarrollo y diseño, siempre puedes optar por acudir a un profesional.

Lo hará en menos tiempo, y el resultado, como cabría esperar, será bastante mejor.