Mejorar tu marca mediante URLs cortas customizadas

Hacía tiempo que no escribía un artículo de marketing, pero lo cierto es que me habéis estado preguntado bastante por twitter y creo que lo oportuno es dejaros por aquí algunos tips sin la restricción de 140 caracteres del servicio.

marcapersonal

PabloYglesias como marca personal

Hace años que en mayor o menor medida estoy presente en la red, y como en cualquier otro entorno, es preciso labrarse una reputación social. Primero fueron los videojuegos, después los rincones oscuros de internet, y por último, la marca personal.

El primer paso es tener un nick, un seudónimo, de tal forma que cuando un usuario vea ese apodo, entienda que está ante la misma persona. La marca personal nace con la misma filosofía, aunque con la historia aprendida, y con una carga conceptual bastante elevada, que toma prestado elementos del marketing, la publicidad y la empresa, trasladándolos al individuo.

El día que me dio por crear la web, me encontré en el típico dilema de elegir un dominio. No voy a ocultar que barajé muchos otros nombres, pero al final decidí optar por el que usaba como firma artística (sí, hijos, además de nuevas tecnologías, le he dado muchos años al pincel, al carboncillo y al lienzo). Esta decisión viene condicionada por varios factores, pero quizás el más trascendental es que quería que mi obra en el tercer entorno fuera asociada a mi nombre. Mi primer apellido es Fernández, y una web que fuera www.pablofernandez.com era tan triste que había que buscarle una vuelta de tuerca. Así es como Iglesias, un apellido no tan común, y con una historia curiosa (ES), fue el claro vencedor.

Raudo y veloz corrí a registrarlo, pero cual es mi sorpresa que la web ya existía, y servía al noble arte de la venta al por mayor de pescados y mariscos… Así que ni corto ni perezoso, le incluí la Y, uniendo las dos palabras en una, en un juego entre conjunción y parte del apellido, dando como resultado PabloYglesias.

Desde entonces, he usado con mayor o menor éxito la marca personal, trasladándola allí donde estaba, ya fuese facebook (ElBlogDePabloYglesias), Twitter (PabloYglesias) y así un largo etcétera.

Paradójicamente, nunca me ha gustado el perfil de página de Google+, por lo que aunque lo tengo, uso mucho más el propio (+Pablo F. Iglesias), lo cual desde mi humilde opinión, y debido a la importancia que Google le da al AuthorRank, y el carácter de círculos abiertos de la red (hacer lo mismo en Facebook sería una locura), es una decisión más acertada para los casos de marca personal (no tanto para marcas comerciales, asociaciones y empresas).

Las redes sociales

De nada sirve crearte mil y un perfiles en cada rincón de internet para tenerlos criando polvo. Es contraproducente. Da la idea de que no te tomas el trabajo en serio, pierdes credibilidad y lo poco que obtengas será para peor.

Me gustan las redes sociales, y creo que queda patente. Las uso como hobby, para mantener contacto con mucha gente con la que seguramente por distancia jamás hubiera entablado amistad, y soy de los afirma que es importante estar en ellas, siempre y cuando tengas el compromiso de mantenerlas activas.

Por ello, sino te gustan, sino vas a dedicarle tiempo, céntrate en tu web, y no intentes ser lo que no eres.

Para los que tenéis la suerte (o desgracia) de encontrar atractivo el estar constantemente a la escucha, os diré cómo aumentar drásticamente tu reputación online, con un campo tan poco explorado como es el de las URL acortadas, y que os hará quedar por delante de muchísimos expertos que quizás no hayan dado aún con la característica, o sean tan obtusos de no encontrarle potencialidad.

La herencia de Twitter: URL acortadas

Twitter es el rey y señor del compartir, y por tanto la plataforma más socorrida para una marca personal. Hablamos de 140 caracteres, hablamos de una viralidad sin precedentes mediante hashtags, y hablamos de conquistar al cliente (o al posible seguidor) de forma ágil y directa.

El eje principal del discurso debe ser vuestro dominio, esa web que tenéis bien cuidada y actualizada (¿verdad?). Todo va a girar sobre ella, por lo que empezar la casa por la base, y dar el salto cuando tengáis algo que presentar.

El segundo punto a tener en cuenta con Twitter es que, debido a la necesidad de reducir dimensiones, las URLS no seguras (HTTP convencional) pasan a tener entre  20 y 22 caracteres (URLs con HTTPs de 21 a 23). Puesto que toda URL convencional suele pasar de esas dimensiones, nacen los acortadores, que a su vez generan un verdadero ecosistema al servir como herramientas de emponderamiento y monitorización.

Un acortador no es más que un servicio de URLs que, mediante redirecciones 301, ofrece una URL distinta acortada que redirige a la URL principal. Servicios como Bitly (EN) o Karmacrazy (ES) aprovechan esta intermediación para generar un análisis de su uso y eficiencia, lo que ha acabado por llamarse monitorización de enlaces.

Las URLs cortas están formadas por un dominio corto (kcy.me en el caso de Karmacrazy, o bit.ly para Bitly) seguido de un array de caracteres aleatorios. Y aquí es donde quería llegar ¿Qué pasa si podemos controlar esta aleatoriedad con información legible? Frente a un enlace del tipo http://bit.ly/169pvQy, y otro del tipo http://pabloygl.es/Mi_Web, ¿Cuál os inspira más interés y confianza?

No respondáis. Seguir leyendo.

¿Para qué URLs cortas customizadas alrededor de mi marca?

El objetivo es sencillo: Queremos distanciarnos del resto del mercado, ofreciendo algo que casi nadie (repito, casi nadie) ofrece hoy en día. Da igual si te dedicas al marketing o si eres peluquero, porque el target al que va destinado tu negocio es el mismo (usuarios), que para colmo son humanos (la amplia mayoría), y como tú, van a encontrar más atractivo en una URL humanizada que en una ininteligible. Ya no solo eso, sino que mediante este proceso, que os va a llevar un día prepararlo, obtendréis las siguientes mejoras:

  • Seguimiento del enlace: Una URL acortada customizada es propia, y si la competencia, o cualquier otro la ha usado, ya sabéis de quién se lo ha copiado. Porque no os llaméis a engaño, que se puede ofuscar mediante otro redireccionamiento, pero todo está monitorizado.
  • Mejor posicionamiento: El SEO es el SEO, y por mucho que se haga y deshaga, siempre va a beneficiar al contenido hecho para un humano sobre el que está hecho para una máquina. Una URL customizada pasa por tanto a ser contenido, y está en nuestra mano gestionarlo acertadamente para escalar posiciones.
  • La propia marca: Tanto si somos individuo como colectivo, mantener una marca personal en la URL acortada es una forma novedosa y distinta de estar presente en todos aquellos lugares donde nadie se lo espera, lo que en la práctica genera expectación y más interés sobre tus enlaces.

Por contraposición, mantener una URL customizada propia requiere del desembolso de lo que cueste el dominio que necesitamos, y que dependiendo de sus cualidades, podría salirnos por la ingente cantidad de 12 dólares al año.

Pablo, me has convencido, ¿Cómo creo mi propia URL corta customizada?

Pasos a seguir:

  • Elegir y comprar un dominio: La primera decisión, y tan importante como lo fue en su momento elegir la marca personal que defenderíamos. Aquí varias pautas a considerar:
    • El nombre de dominio debería estar incluido en la arquitectura de la URL: Si vuestra marca es David Contreras, reducirlo a contrer.as (por ejemplo) puede ser un acierto. En este caso, estaríamos interesados en un dominio .as, que sino me equivoco, pertenece a Asia, y habría que buscar por internet un distribuidor que nos lo permitiera comprar. Para tomar la decisión, viene bien consultar la lista de nombres de dominio oficiales de la Wikipedia (ES).
    • El negocio de los nombres de dominio más usados: Tener en cuenta que muchos países, sabedores del interés que suscita su dominio, han subido los precios, por lo que una URL del tipo design.in (India) puede salirte tranquilamente por 300 dólares. Y ya ni hablamos si hay que comprarlo a un troll de dominios).
    • El nombre de dominio sirve para algo: Y este punto va principalmente dirigido a los expertos en SEO que nos leen. De acuerdo. Si tu país en Colombia, lo correcto desde el punto de vista del posicionamiento es tener un nombre de dominio .co. Si puedes incrustarlo dentro de tu marca personal, genial. Pero ante todo, estamos intentando reducir el tamaño de la URL, por lo que sino tenemos la suerte de poder aprovecharlo, no temáis perder posicionamiento por usar uno extranjero, ya que ganaréis bastante más por el factor humano.
  • Crearnos una cuenta en nuestro agregador: En mi caso, y como ya he contado, uso principalmente dos, Bitly y Karmacracy, y los dos permiten usar URLs propias. Normalmente la opción está oculta entre la configuración avanzada de nuestra cuenta.
  • Apuntar el dominio hacia el servicio: Únicamente podemos usar un dominio por servicio (por ahora estoy usando bitly para el contenido propio), y el modus operandi es siempre igual. Dentro de la pestaña informativa del uso de dominio propio, nos informarán que debemos configurar la dirección IP perteneciente al registro A con la IP del acortador. Como suele pasar siempre que modificamos algo relacionado con las DNS de un dominio, tened en cuenta que el cambio no se hará visible hasta pasadas unas cuantas horas.
PabloYglesias-RegistroA

IP de bitly incluída en mi configuración de dominio

  • Avisar al acortador del cambio: Cuando el cambio esté operativo, toca informar al servicio del cambio. En algunos casos, basta con entrar donde antes y escribir la URL propia que usaremos a partir de entonces. En otros, puede que te pidan información extra (Karmacracy por ejemplo pide nombre de usuario y la nueva URL).

PabloYglesias-CustomShortDomain

Listo. Nos ha llevado varias horas, y porque las DNS tardan en actualizarse. A partir de ahora, si acortamos mediante nuestro servicio cualquier página, usaremos por defecto nuestro dominio. Para ello, y por comodidad, recomiendo instalar la extensión de navegador que corresponda.

Yendo más allá: Mejorar el posicionamiento de las URLs acortadas

Bitly ofrece un servicio adicional, tanto para los que usan URLs propias como la base del servicio, y es, a la hora de compartir el enlace, elegir entre el array de caracteres aleatorio que ofrece, o proponer nosotros uno propio.

PabloYglesias-PosicionamientoBitLy

Esto da muchísimo juego, ya que como veis, podemos incluir alguna palabra clave que nos interese, y separarlas mediante guiones, dando sentido a un enlace que antes no lo tenía, y para colmo favoreciendo tanto al usuario como a las arañas de los buscadores.

Pero hay un punto a considerar, y es que por lo general, servicios como éste archivan el contenido la primera vez que se enlace, y puede ocurrir que si tu cuenta ya ha compartido ese enlace con anterioridad, no puedas modificarlo.

Aunque como todo en la vida del señor, tiene su hack, al que he llegado después de pelearme a mediados de semana con al asunto. Dos métodos he encontrado, aunque puede que haya más:

  • Webs de URLs dinámicas con control de mayúsculas/minúsculas: La mayoría de perfiles de redes sociales se generan dinámicamente, y aceptan por igual mayúsculas y minúsculas (ya que internamente solo contemplan minúsculas). Esto se puede aprovechar para llamar a un enlace del tipo https://www.linkedin.com/in/pabloyglesias, que en mi caso estaba ya archivado en mi cuenta de bitly con una URL genérica, como https://www.linkedin.com/in/PabloYglesias, que te lleva a la misma página, y que no estaba archivado.
  • Usando selectores de campos: Si el anterior no funciona, éste sí lo hará. En el desarrollo frontend, muchas veces tienes que generar enlaces a contenido situado en la misma página. Para ello se usan los selectores de campo, que tienen la particularidad de funcionar cuando están bien implementados, y no hacer nada cuando no lo están. Aprovechándose de este hecho, podemos llamar a nuestra web https://www.pabloyglesias.com/, o https://www.pabloyglesias.com/#1, o https://www.pabloyglesias.com/#web, y puesto que no tengo definido ningún selector de campo que se llame 1 o web, redirige a la misma página (aunque sean para cualquier otro efecto diferentes URLs).

Dicho esto, quien crea que perder una tarde (y 12 dólares anuales) es un gasto superior a todo el beneficio, tanto social, como de posicionamiento, como de capacidad de sorprender que tiene el incluir tu marca en URLs acortadas, es que se niega a verlo. Avisados estáis 🙂