Importancia SEO

El otro día tuvimos una reunión de esas «densas» con un potencial cliente de la zona.

Reunión, por supuesto, presencial, yendo nosotros a sus oficinas, con papel y boli, para explicarle cómo íbamos a digitalizar su negocio.

El gerente de la empresa, una persona mayor con mucha experiencia en su sector, pero de la vieja guardia, entendía nuestra labor «comercial», pero eso del «marketing» ya se le escapaba.

A fin de cuentas, el boca a oreja era desde hace años la principal manera que tenían de atraer nuevos clientes, y es lo que ha hecho que esa empresa llevase 40 años operando, con sus más y sus menos, y con una plantilla más bien numerosa. Si alguien queda satisfecho, a buen seguro que lo comunicará a sus conocidos. De esta manera, toda empresa y autónomo, independientemente del sector en el que operen con sus servicios, verá recompensado su esfuerzo, trabajo y dedicación.

Esto, por supuesto, no ha cambiado en el siglo XXI.

Sigo defendiendo que lo mejor que podemos hacer para prosperar profesionalmente es algo tan sencillo, y a la vez tan complejo, como hacer bien nuestro trabajo.

Es lento, sí. Pero es lo que sabemos que, a ciencia cierta, funciona en todos los casos.

Sin embargo, hoy en día, a este clásico se suma un elemento más tecnológico: aparecer en Internet. Y en una doble vertiente. Por una parte, el nombre corporativo de la empresa y/o pyme deberá aparecer en los primeros lugares de los principales buscadores (léase Google) para las búsquedas que nos interesan (ya me dirás de que le sirve a un restaurante de Astorga aparecer cuando alguien en Galicia busca un lugar para comer) y, obviamente, las valoraciones que nos dejen los clientes deberán, en su conjunto, mostrar una profesionalidad a la altura.

Sin ir más lejos, en CB explicaban cómo tener menos de 4 en Google MyBusiness era, de facto, no ser competitivo en el mercado. Por la simple razón de que, pese a que ni de lejos sea lo mismo (hay muchísima tergiversación en esto de amañar para bien o para mal las valoraciones digitales) estamos ante una evolución del clásico boca a oreja. Entonces, ¿cómo conseguir este doble objetivo? Pues con una estrategia de marketing, en donde la generación de enlacesTOP (ES).

¿A qué me refiero? A establecer una estrategia de enlaces que ayuden a posicionar la web (y por tanto, la marca) por encima de la competencia para búsquedas específicas.

La transformación digital que afecta a las empresas y/o pymes consiste en cuidar y velar por la imagen corporativa y la trasmisión de los servicios que ofrecen de una manera cercana a los posibles clientes, al tiempo que, lógicamente, habrá que continuar esmerándose en el trabajo. De ahí que en la reunión fuera pesado con la importancia que tiene este trabajo, el de marketing, en la consecución de nuevos clientes, máxime cuando esos nuevos usuarios no están a pie de calle (ya conté en más de una ocasión el cómo, tras dos años viviendo en Getafe, me enteré que al girar la esquina tenía una barbería mucho más económica y mejor que a la que iba simplemente porque esta barbería no tenía presencia digital), sino con un móvil en la mano, y porque los usuarios de siempre (como puede ser, por ejemplo, mi madre) también buscan opiniones y empresa y/o pymes en los principales buscadores.

De eso va el negocio de una agencia de marketing, con equipos especializados en los nuevos medios que se encargan de diseñar y ejecutar el plan adecuado en función de los objetivos buscados (ganar mayor visibilidad, generar más tracción de clientes…).

Que para lo que servían esas cosas que le contaba, como el linkbuilding o la estrategia de contenido, era para situar a la empresa en una buena posición en la red, y como punto de referencia del sector. Y que esto, en resumen, haría que la empresa no dependiese absolutamente por completo del boca-oreja, como le ha pasado estos últimos años.

Textos y SEO: Necesarios como medio para obtener un fin

Para ello, tocaba rediseñar y redactar textos corporativos originales y bien trabajados, actualizar con estos la web, y crear nuevos para publicar en medios digitales (blogs, periódicos…), incluyendo en ellos de manera «orgánica» enlaces directos a la web de la empresa.

¿Qué quiere decir esto? Pues que generaríamos artículos sobre temas que potencialmente le pueden interesar a la audiencia de estos medios de comunicación, y en los que la marca apareciese como referencia.

Con ello, matamos dos pájaros de un tiro:

  • Estos textos corporativos se indexan en los principales buscadores, con lo cual, cuando el usuario desea contratar un determinado servicio, encontrará a esta empresa y/o pyme en los primeros resultados que ofrecen los buscadores. Es decir, aumentamos el porcentaje de usuarios que potencialmente acceden a la contratación de estos servicios.
  • Además, la propia audiencia de ese medio de comunicación accede a dicho contenido, pudiendo convertir algunos de esos lectores en potenciales clientes.

Todo esto unido a un importante trabajo de SEO, tanto dentro de la web (te podrás imaginar que la página de esta compañía muy actualizada no es que estuviera), como fuera, con más enlaces creados en foros y demás páginas de internet que simplemente inyectamos para dar naturalidad a la estrategia de linkbuilding.

Todo esto no lo hacemos por tanto para, simplemente, estar en Internet, sino por intereses de negocio.

El SEO es una mera herramienta, un medio, para obtener un impacto a nivel económico, que es lo que nos interesa.

De ahí que el canal digital sea imprescindible en la actualidad, puesto que si una empresa y/o pyme no está en este medio tecnológico, supone la perdida de un importante porcentaje de clientes. Un porcentaje, por cierto, que irá aumentando conforme pasen los años, conforme las generaciones menos tecnológicas vayan dejando paso a las más jóvenes.

De ahí que, en la actualidad, sea tan necesario contar con los servicios de empresas que son especialistas en ayudar a otras empresa y/o pymes a hacerse con un hueco en la red. Eso, o contar con un equipo interno con el expertise necesario para liderar una estrategia digital.

Al final, por cierto, el cliente acabó entrando. Y, pasado un tiempo (los resultados, cuando hablamos de posicionamiento SEO, no son inmediatos) podremos demostrarle cómo este trabajo ha servido para aumentar la cuenta de resultados.