compras online

Hoy en día compramos cada vez más productos y contratamos cada vez más servicios puramente en medios digitales.

Un servidor ya contó en su día cómo durante cosa de un año estuve comprando absolutamente toda la comida semanal desde la app de Amazon. Si salía de casa era porque realmente quería salir, no porque tuviera que hacerlo para hacer la compra. Esto ha ocasionado que el mundo del comercio se haga cada vez más digital y como es normal (la demanda hay que suplirla) las estrategias de digitalización de negocios cobren cada vez mayor protagonismo, lo que se ve reflejado en la importancia que tiene actualmente el e-Commerce dentro de la economía mundial.

Pero como todo en esta vida, comprar online entraña sus riesgos. Igual que cada día nacen cientos de sitios web que ofrecen un servicio honesto, también los hay que nacen con la única finalidad de engañar al usuario. De estafarlo aprovechándose de que a priori parece más sencillo hacerlo desde la comodidad de una IP y un dominio contratado en cualquier parte del mundo, que hacerlo a pie de calle. La Oficia de Seguridad del Internauta dedica de hecho un apartado al cuidado y preparación (ES) a la hora de realizar una compra en línea.

Afortunadamente siguiendo algunos sencillos pasos podremos evitar esas estafas que nos generarían ya no solo una pérdida económica, sino también el pasar un mal rato.

Para ello, hablaremos un poco de algunas de las características comunes de una estafa en línea. Detectando así desde un punto de vista general este tipo de fraudes online.

¡Vamos al lío!

Las ofertas engañosas

Si bien el comercio electrónico genera una competencia feroz por la captación de clientes, no es un negocio exento de cordura. Mejor dicho, la competencia nunca va a guiar a una compañía a trabajar a pérdidas de forma voluntaria.

Precios absurdamente baratos

Por lo tanto, es importante saber reconocer cuando una oferta es solo un señuelo para una estafa, sobre todo si tiene un precio ilógico. Es bastante común en los sitios web de estafas ofrecer productos a un precio incluso por debajo del precio de venta al por mayor:

Esto es lo que le pasó a mi pareja con la compra de un producto anunciado en Instagram.

Los malos son conscientes de que una oferta temporal y a un precio insuperable llama la atención, y ella cayó en la trampa a la segunda (la primera vez que le salió el anuncio no dio el paso, pero a la segunda vez que le salió ya, y en caliente, hizo el pago).

¿El resultado? Pues 100 euros perdidos.

Ofertas falsas

Otro de los modus operandi de los estafadores en línea son los precios falsos. Este truco para atrapar clientes incluso puede ser legal (como veremos algunas empresas legítimas lo utilizan). Sin embargo, no deja de ser deshonesto. Para ello, es común que las ofertas tengan un precio exento de impuestos o sujeto a condiciones que luego nos harán gastar más dinero.

ejemplo estafa precios
Un ejemplo de una estafa con una supuesta oferta en MediaMarkt

Condiciones draconianas ocultadas mediante patrones oscuros

Las ofertas con letra pequeña son comunes en sitios web donde se aplican bonos para el registro, como es el caso de algunos casinos online. Es probable que estos sitios ofrezcan beneficios al comienzo, pero que luego te atrapan en un servicio que te genera más desventajas que ventajas. Debido a esto, toma tanta importancia para minimizar los riesgos que el usuario se asesore antes de comprar, ya sea leyendo los tediosos términos de condiciones o contactando a atención al cliente del sitio web.

tarifa permanencia
En esta oferta de una OMV telefónica, vas a tener que pinchar en detalles de la tarifa y luego ir hasta el final clicando en varios menús en formato acordeón para enterarte de que el precio depende una permanencia de 1 año

Campañas de phishing

Por último, otra de las ofertas engañosas son las de suplantación de identidad en campañas de phishing. Para este engaño es común el uso de correos electrónicos que simulan ser de alguna institución de confianza. Este caso se aplica frecuentemente con los bancos, ya que a través de una cuenta ficticia una persona puede recibir un correo electrónico (ES) donde se le pide información con la que puedan estafarlo.

intento phishing carrefour
Un ejemplo de campaña de phishing utilizando de gancho al Carrefour

Es importante tener en cuenta que ningún servicio va a pedirte información personal a través del correo. De la misma forma, es importante fijarse que el sitio web al que se está accediendo no es uno clonado y que tanto el dominio como la URL sean los correctos.

Algunos tips para evitar las estafas online

Uno de los principios del marketing general es lograr captar clientes a través de la experiencia de cada usuario. Cada persona satisfecha con un servicio no solamente puede transformarse en un cliente recurrente, si no que también es probable que lo recomiende y pase a ser un prescriptor de la marca. De esta forma, la experiencia de usuario le da un nombre al vendedor.

Que un vecino o amigo te recomiende un sitio web de internet puede ser una buena señal.

También, existen plataformas donde se encargan de exhibir los sitios web fraudulentos y sus indicios. Además, en casos como en el de la industria de los casinos online, existen portales web que se encargan de mostrar una lista de los casinos seguros (ES), de tal forma que podamos obtener tanto opiniones de expertos u otros usuarios, como también detectar un sitio web fraudulento.

Otro aspecto a tomar en cuenta son los nombres e identidades del proveedor de servicios. Si bien la experiencia de usuario es una de las bases de la reputación y confianza de un vendedor, todo esto puede ser robado por los estafadores.

Para ello los estafadores montan identidades falsas robadas previamente a otras víctimas (negocios y particulares).

Para minimizar los riesgos de que nos pase a nosotros, es importante fijarse en cada detalle del sitio web donde estamos introduciendo datos, como también evitar dar información sensible de forma pública.

Y a la hora de pagar, usar métodos de pago que eviten dar información personal importante y cuenten con medidas propias de seguridad anti-robo, como es el caso de algunas carteras electrónicas, el uso de tarjetas de prepago o nuestra cuenta de PayPal.

Finalmente, es importante conocer las estafas más comunes y denunciarlo ante las autoridades de nuestro país cuando nos han estafado, ya que existen una gran cantidad de estafas online que no han sido denunciadas, y por ende, siguen operando y afectando a otros usuarios.

Por lo tanto, compartir opiniones, denunciar, y dar testimonio de experiencias es un compromiso que todos los cibernautas deberíamos cumplir.

Un servidor ya sabes que lo hace cada poco. Todo lo que sea reducir los riesgos, bienvenido.