suffle netflix elegir

Por casa utilizamos habitualmente Netflix, HBO España, Amazon Prime Video, TV+, Vodafone TV, Disney+ y Plex.

Y eso sin contar otras apps gratuitas como Youtube, Twitch, AtresPlayer y compañía.

Si me tuviera que quedar con una de las primeras probablemente, por catálogo, lo hiciese con la de Amazon. Si me tuviera que quedar con una de ellas por interfaz, sin duda Netflix.

Y es que hay que reconocerle a los chicos de Netflix que miman lo que, por otro lado, sorprende que no mimen el resto.

  • HBO Nordic es un despropósito de aplicación. Está casi al nivel de Vodafone TV, que funciona cuando le da la gana.
  • El jaleo que tiene Apple con su TV+ es de órdago, más viniendo precisamente de una compañía que otra cosa no, pero la experiencia de usuario miman a muerte.
  • Y por el medio tenemos a Disney+, que con el catálogo que tiene tampoco es que cueste mucho ordenarlo decentemente, y Amazon Prime Video, que tiene funcionalidades realmente interesantes, como esa en la que mientras reproduces en una segunda pantalla una peli o una serie, te dice desde el móvil quién está apareciendo en la secuencia, y en qué otras obras ha trabajado.

Pero recalco: Lo de Netflix es como mínimo de notable alto.

Y lo es aún más porque a diferencia del resto, Netflix lo tienes hasta en la cafetera de casa.

Que es el Doom o el Linux de los servicios de streaming...

Cualquier producto tecnológico que tenga potencial para reproducir contenido multimedia casi seguro que tiene una versión de Netflix disponible.

Esto, que podría parecer una obviedad, supone de facto no solo tener a un equipo encargado del diseño y desarrollo para cada plataforma, sino tener otros equipos revisando y optimizando la usabilidad en cada uno de esos side-projects, lo que se dice pronto.

Pero voy al tema principal de esta pieza, que me disperso.

El mantra de Netflix por la prueba y error

Hace ya unos cuantos meses escribí una pieza hablando de esa por aquel entonces nueva funcionalidad que permitía a los usuarios reproducir más rápido una película o serie.

Como por aquel entonces expliqué, era algo que a un servidor ni fu ni fá, pero que en cambio entendía que, máxime viniendo de una empresa de análisis de datos como es Netflix, me parecía sencillamente maravilloso que lo hubieran incluido.

A fin de cuentas un servidor no se veía consumiendo en algún momento una película o una serie a mayor velocidad, pero cosas de la vida es algo que hago habitualmente con los podcast, y desde que Netflix lo tiene, tengo que reconocer que también lo he utilizado en más de una ocasión con los documentales.

Estos días se ha estado hablando bastante sobre ese botón «shuffle» (EN) que la plataforma planea incluir, y que vendría a ofrecer una suerte de «No elijas película, yo me encargo».

El tema de nuevo podría parecer baladí, pero como expliqué en su día, hay una paradoja debida a la toma de decisión que afecta directamente en el uso (y negocio) de este tipo de servicios.

Netflix, con un catálogo por país de varios miles de títulos continuamente en aumento, se vuelve un pequeño dolor de muelas cuando simplemente quieres sentarte en el sofá y ver algo.

En ese momento, tienes que elegir qué quieres ver, y ocurre que al elegir, estás tomando una decisión, por lo que si al final el resultado no es el que esperabas (lo que has elegido no te gusta) se te genere rechazo.

Si esto se produce cada vez que vas a ver algo en una plataforma, ¿adivina en quién vas cargar ese rechazo?

  • ¿En ti, que eres el que ha elegido? Pues claro que no. La culpa siempre es de los demás, ya sabes.
  • ¿En la plataforma entonces? ¡Exacto!

Y así, de pronto, tienes que una plataforma con miles de títulos, lo que a priori debería alegrar al usuario ya que tiene más contenido que ver, se vuelve en su contra, generándole rechazo.

Es ahí donde entra el papel del botón Shuffle.

Gracias a él, para esos momentos tienes un botón salvador que te evita perder tiempo navegando por su interfaz intentando decidir qué ver y qué no. Simplemente lo clicas, y ya se encarga Netflix, en base a tu histórico de visionados, y al sistema de afinidad que dictan sus herramientas de inteligencia artificial, en decidir qué ponerte.

¿Que no acierta a la primera? Le das a siguiente y listo, sin tener de nuevo que perder más tiempo en volver a buscar.

Un sistema que por supuesto va a estar vitaminado con nuevos lanzamientos, lo que de facto les permite aumentar el número de visionados en según qué contenido le interese en cada momento dar mayor importancia.

¿Ves por dónde voy?

Son el tipo de funcionalidades que quizás para tí, como probablemente para mi, no estarían las primeras de la lista de cara a demandarlas, pero tienen todo el sentido del mundo para su modelo de negocio, y atajan de paso el difícil problema de rentabilizar un catálogo cada vez mayor de producciones.

¿Qué me haría a mi feliz?

Pues sin lugar a dudas echo de menos un sistema para generar mis propias listas de reproducción. Algo que entiendo que no les interese agregar, al menos por ahora (sería entregar mayor control a los usuarios, perdiendo parte de esa editorialización agresiva que es en parte razón de su éxito, y que tiene su home).

Eso y el que abrieran su API para poder consumir en algo como Plex todo el contenido de forma cómoda y sencilla. Otra de esas cosas que claramente no interesan a nivel de negocio… si no es un negocio en sí, como pasó hace un par de años con el acuerdo al que llegaron con Movistar+ (ellos ponían parte del catálogo de Netflix en su plataforma y Netflix conseguía acceso a la información de uso y telemetría de Movistar).

En fin. Veremos qué tal sale…

________

¿Quieres saber en todo momento qué estrenos de series y películas están por llegar?

De lunes a viernes en mi cuenta de Twitter (ES) y en mi página de Facebook (ES), entre las 20:00 y las 21:00 hago una recomendación de película, serie o documental que ver ese día.

Y si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piensa si te merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.