timo novia tiempo real

Esta foto que ves por aquí arriba la he tomado «a lo destranjis» hace apenas unos días, en un viaje en autobús que tuve que hacer tras volver de reunirme con dos pedazo de cracks del sector ciber con los que tenemos»asuntos pendientes» que espero pronto dar a conocer por estos lares.

Pero ahí estaba yo, de vuelva a casa, escuchando algún podcast mientras revisaba mails y privados (algunos de vosotros, por cierto), cuando me da por levantar la cara y mirar hacia el personaje que tenía sentado justo delante.

Obviamente, ese sombrero de cowboy me llamó la atención.

La chaqueta de corte militar, también.

Pero, sobre todo, y ya por pura deformación profesional, la vista se me fue a esa linda conversación que estaba llevando a cabo con una tal Rose por WhatsApp.

Sí, shoulder surfer de guión.

Mea culpa.

El que tuviera el pobre hombre la luz del móvil a tope, y un tamaño de letra nivel monumental, hacía que desde mi posición pudiera leer perfectamente la conversación.

Y ahí empezaron a saltarme todas las alertas.

Chica guapa conoce a hombre de atractivo «cuestionable» por Internet

Al parecer, a la tal Rose la había conocido por TikTok hacía poco.

Lo sé porque mientras esperaba sus respuestas en esa media hora larga en la que estuvimos, los tres (él, yo, y probablemente el angoleño que se hacía pasar por Rose), en la conversación, aprovechaba para ir al perfil de TikTok de la susodicha, con apenas 11 publicaciones y ni tan siquiera foto de perfil (vamos, típico perfil totalmente confiable…), para volver a revisar sus vídeos costumbristas.

La chica (la real, digo, a la que le han robado las fotos y vídeos, no el angoleño con el que estaba chateando el susodicho) era latinoamericana, o oye, estaba de buen ver.

Una chica joven, de unos veintipocos, que al parecer se había fijado en el increíble atractivo de este hombre bien entrado en edad, con claros problemas con el alcohol y, probablemente, por su mandíbula, como mínimo ex-toxicómano.

En la conversación no faltaban continuas y hasta demasiado exageradas señas de amor entre estos dos recién conocidos.

Cada poco, unos cuantos emoticonos de corazón, un «claro, cariño», y muchos planes a futuro para tener hijos juntos.

¿El problema?

Pues el de siempre con estos amores imposibles.

Daba la casualidad que este ángel de veintipocos años vivía al otro lado del charco.

Y claro, eso, como sabe cualquiera que ha tenido una relación a distancia, complica las cosas.

Pásame una foto, amor mío

Básicamente, la conversación giraba alrededor de dos temas principales:

Él le pedía al angoleño a su querida amante, que le pasase fotos y vídeos.

Y el angoleño ella le daba largas y le pedía dinero.

Todo convenientemente adobado de mucho amor, eso sí,… y de peticiones tan bonitas como la típica que hacemos como enamorados cualquiera de nosotros cuando estamos en ese momento dulce de las primeras veces:

Mi querido amor, la tarjeta de crédito que me envías no me deja ver el CVC completo, ¿cuál es? Que voy a sacar ahora el viaje para vernos

El enamorado, por supuesto, seguía en sus trece.

Con un perfecto español tecleado de mala manera con un dedo deformado por el abuso de estupefacientes, clamaba, ayudado por el corrector automático de Android:

Te voy ha dar una fotaza al culo cuando te bea

Hembiame video amor <3 <3

Y, por supuesto, la supuesta damisela cumple, y le envía un vídeo light y genérico de la chica (la real, me refiero) diciendo algo que, lamentablemente, no podía escuchar desde mi posición.

La víctima lo revisa tres veces seguidas, y luego, tras un par de minutos tecleando con ese dedo de uña amarillenta, consigue escribir:

Hese video es mismo ayer pasame nuevo amor <3

Cáspita, debió pensar el angoleño, esto es, la supuesta chica, al fallarle el CRM.

Pero no hay mal que por bien no venga, y con todos sus coj$»!@s», le envía una foto como la que ves en la imagen que saqué in situ, con la pose de una actriz porno y el rostro de supuesta Rose PEGADO encima.

detalle fraude novia

Nuestro querido vaquero, revisa hasta en cuatro ocasiones la foto, haciendo zoom hasta límites insospechados.

No le da mucho tiempo a más, ya que Rose le suelta justo después:

Oye mi vida, ¿qué ropita me debería comprar con la tarjeta de regalo de Amazon que me vas a enviar? <3 <3

Y él le manda varios emoticonos de amor, y le pide que sea paciente, que está de «biage» y que «pronto yegar casa».

Para amenizarle el trayecto, recibe como respuesta dos vídeos más.

El segundo apunta maneras, con otra actriz porno metiéndose algo que quizás no debería entrar por ese agujero, que el enamorado, quizás con un inusitado pudor, decide no abrir en medio de un autobús, con una menor que iba sentada justo a su lado.

¿Quién es el estafado aquí?

Y un servidor, justo detrás, intentando dilucidar qué estará pensando esa cabeza trastocada, mientras comentaba la jugada en el grupo privado del Club Negocios Seguros.

Decía Manuel con buen atino que el mundo está hecho para que los listos vivan de los tontos.

Que es lo que hacen los del gobierno con todos nosotros y mira, ninguno parece que nos quejemos.

Y Ángel aseguraba que él era muy listo, y pese a todo, seguía siendo pobre, a lo que Manuel le respondía que eso era porque seguramente había gente más lista que él.

Llevado al caso del susodicho de sombrero y chaqueta militar, ¿Será consciente, en efecto, de que es un claro deepfake? ¿De que le están estafando?

Mi sentido común dice que alguien con dos dedos de frente debería darse cuenta en el minuto cero.

Pero luego caigo en la consideración de que:

  • El sentido común es el menos común de todos los sentidos.
  • Y que, además, igual hasta la víctima es feliz en esa ignorancia figurada.

Que lo mismo en sus entrañas, carcomidas por los abusos, sabe que la tal Rose no es quien dice ser.

Pero mientras tanto, pues oye, para lo poco que le pueden robar ya, hasta esas conversaciones forzadas le hacen un poco más ameno el día a día.

Que todos nosotros vivimos, a fin de cuentas, de ilusiones.

Y bajo este prisma, me pregunto: ¿Quien está estafando aquí?

¿Quién es el tonto, y quién es el listo, en esta peculiar relación?

Porque lo mismo, con la tontería, el bueno del cowboy está haciendo un bien a la sociedad entreteniendo a ese timador.

Porque mientras pierde el tiempo con una persona que, quiero pensar, tiene poco donde rascar económicamente hablando, evita que esté atendiendo a otra víctima también necesitada de cariño (aunque sea figurado), pero más vulnerable.

Bajo esta premisa, igual el sheriff de sombrero vaquero es más listo que tú y que yo, y que el propio cibercriminal.

Ha encontrado un entretenimiento perfecto, imaginándose relaciones imposibles con personas ficticias, y aprovechándose por tanto de la «buena fé» de estos cibercriminales.

No me ha dado tiempo a saber si es lo uno, o lo otro, ya que me he tenido que bajar antes del autobús.

Pese a ello, quiero quedarme con esta última opción.

La de que en todo este relato, el más listo es quien todos pensábamos que era el más tonto.

Desde CyberBrainers ofrecemos un servicio de asesoramiento a víctimas de cualquier tipo de fraude cibernético.

Gracias a él, revisamos cada caso por separado, te explicamos qué opciones tienes, y te ofrecemos soporte en aquello que necesites (ayuda legal, asesoramiento técnico para evitar problemas futuros…).

Además, si hay posibilidad de recuperar el dinero robado, te ayudamos con la recuperación.

Si has sido víctima de alguno de estos timos, ponte en contacto con nosotros y revisaremos el caso.

Qué hacer para evitar ser víctima de fraudes

Otros fraudes que deberías conocer