#EnProfundidad: 3 tips básicos para sacar mejores fotos con el móvil

fotos movil

Hace ya prácticamente un mes se celebró en Madrid una quedada de Xiaomi para periodistas e influencers del mundo tecnológico con el fin de promocionar el nuevo buque insignia de la compañía: el Xiaomi Mi A1.

A un servidor, como viene siendo habitual, le invitaron por el trabajo que hago por estos lares, y lo cierto es que me sedujo la idea precisamente porque el formato apostaba no por lo típico de todos estos eventos (reunión en un sitio chulo para que te vendan la moto sobre lo bueno que es X dispositivo), sino porque de verdad les interesaba crear una experiencia que aportase valor a los allí presentes.

Es, de facto, un tema que ya he repetido a la extenuación con muchos de los representantes de estas grandes empresas. Que entiendo que quizás para los periodistas al uso el que les pongan un powerpoint presentado por el directivo de turno y les empiecen a llover números da gancho para luego escribir una pieza. Pero para los que entendemos la tecnología no como un trabajo puramente informativo, sino como un hobby que nos gusta analizar, este tipo de presentaciones no tienen sentido. En cambio, quedar en el Parque del Retiro a media mañana con Rodrigo Rivas (ES), un fotógrafo especializado en fotografía con smartphone, para que nos diera algunos tips sobre cómo hacer buenas capturas, sí lo tiene.

Tanto como que, de hecho, ¿cuántas veces me ha visto publicar por aquí la crónica de una presentación tecnológica? Y en cambio mire lo que, aunque sea indirectamente, estoy haciendo con esta pieza…

Compartí parte de la experiencia por redes sociales, y muchos me escribisteis entonces pidiendo que elaborara una pieza sobre ello.

Para colmo, y muy acertadamente, Rodrigo dejó de lado el apartado puramente técnico del Xiaomi Mi A1 (sinceramente, todos los que estábamos allí ya conocíamos de sobra el terminal, que de hecho en mi caso era ya de antes mi smartphone principal), y puramente técnico de un móvil, y se centró en algunos aspectos más artísticos que quizás los allí presentes o no sabíamos o no habíamos caído en ello.

Para quien me conozca sabrá que vengo de una formación artística (no tengo, de hecho, la especialidad en Audiovisuales porque me saqué la de Diseño, pero es que me faltan dos asignaturas para tenerla), y aún así disfruté como un niño escuchándole.

Así que vamos al tema.

Por aquí resumo los que al menos para un servidor fueron los tres puntos fuertes de la experiencia:

como coger movil

¿Cómo se debe sujetar un smartphone?

Parece una obviedad, pero en la manera que tengamos de sujetarlo está buena parte del éxito que tendrá la foto que obtengamos.

La mayoría de los usuarios sujetan el smartphone como pongo en la imagen superior, agarrándolo apenas con unos cuantos dedos. Y el problema de esto es que así es muchísimo más fácil que cuando toquemos la pantalla para sacar la foto haya un pequeño movimiento que hará que la imagen salga ligeramente distorsionada.

El obturador de los móviles está preparado para ello, pero no hace milagros. Por lo que todo lo que podamos ayudarle es más que bienvenido.

De ahí la razón de que sea importante que agarremos con toda la mano la parte trasera del dispositivo. Por supuesto, sin tapar la cámara (G.G). Y ya puestos, intentar pegar los codos al cuerpo (o a una superficie estable) para evitar el tembleque (esto viene más del mundo de las réflex, que eran dispositivos bastante más pesados, pero aplica por igual a un smartphone).

El resultado es que habrá menos movimiento cuando le demos a sacar la fotografía, y por tanto, menos trabajo para fijar la imagen por parte de la cámara. ¿El resultado? Una imagen más clara, sin tanto ruido.

Fácil de hacer y de tener en cuenta. Qué más se puede pedir…

perspectiva fotografica

La perspectiva

Otro de los puntos críticos de una fotografía. La perspectiva lo es (casi) todo.

En las dos imágenes superiores, ¿cuál le llama más la atención? 

La segunda, ¿verdad? ¿Y sabría decirme por qué?

La respuesta es muy sencilla. La primera está sacada de pie, a la altura de los ojos, y por tanto, desde una perspectiva desde la cual ya estamos más que acostumbrados a verlo todo. Sin embargo, la segunda está sacada desde abajo, una perspectiva que no nos resulta tan habitual, y por ende, resulta más atractiva a la vista.

perspectiva sacar foto

La idea con la que quiero que se quede es que siempre, en la medida de lo posible, intentemos cambiar la altura desde la que sacamos la fotografía. O bien más abajo o bien más arriba (subiéndonos a algo, sin hacer peligrar nuestra vida…) de lo que el ojo humano está acostumbrado a ver.

Junto con esto yo añadiría algunos tips que ya vienen del mundo fotográfico:

  • La regla de los dos tercios: En una foto apaisada, el elemento principal debería estar en uno de los tercios de la imagen situado en los extremos. O bien a la derecha, o bien a la izquierda, pero intentando evitar que éste se encuentre justo en el centro. Esto genera mayor dinamismo a la imagen, y por tanto la hace más atractiva.
  • Deja que la fotografía respire: A no ser que esté buscado (es importante saber las reglas, pero más aún saber cuándo romperlas), es mejor que una foto de paisaje tenga más cielo que tierra. Y si estamos enfocando a una persona, que ésta se sitúe mirando hacia los otros dos tercios, como para dejarle “sitio para respirar”.

lineas foto smartphone 2

Jugar con la líneas

Ya sean reales o figuradas, es importante que sepamos componer la imagen que queremos retratar. Una fotografía no es más que una porción de la realidad que nosotros forzamos para que el espectador se centre en la parte que nos interesa, desechando todo lo que hay a su alrededor. Y la idea es jugar entonces con los puntos de fuga que haya en esa composición.

¿Cómo se consigue esto? Por no ponerme aquí a explicar muchos tecnicismos, tenemos que intentar aprovechar las miradas de las personas que aparecen en la imagen para generar puntos de fuga que completen esos tres tercios de los que hablaba antes.

Y si hablamos de paisajes, es fácil que antes de disparar nos hagamos una composición de hacia donde va la línea del horizonte (por ejemplo), o jugar con las líneas que forman las estructuras naturales o creadas por el ser humano, así como las sombras que generan.

Todas esas líneas crean espacios atrayentes al ojo. Es como que empujan a seguirlas. Y por tanto la imagen se vuelve más interesante.

Por aquí le dejo un par de ejemplos sacados ese mismo día por el Parque del Retiro.

lineas foto smartphone 3

lineas foto smartphone

Habría muchos otros temas en los que podríamos pararnos. Que si el uso del HDR o no (a un servidor le encanta abusar de él, pero hay que ser consciente de sus limitaciones y no pecar tanto de mucho como de poco), que si sacar fotos en automático o en manual (la verdad es que conforme más avanza la tecnología menos sentido tiene el manual, a no ser, por supuesto, que queramos obtener algo muy específico y seamos conocedores de algunos elementos básicos de la fotografía como la exposición, el número f…), pero creo que con estos tres tips, que además son relativamente fáciles de tener en cuenta, ya podemos conseguir mejorar sutilmente nuestras composiciones.

El resto es practicar, practicar y practicar. Pero con lo que quiero que se quede es que a día de hoy cualquier smartphone moderno ya permite sacar fotografías bastante buenas. Y que en todo caso, vale muchísimo más el ojo de quien la saca que la herramienta utilizada.

El propio Rodrigo reconocía que para estar utilizando un smartphone de apenas 200 euros (ES) los resultados ya eran más que solventes, y esto es algo que conforme más pase el tiempo menos se irá notando.

Es más, un servidor ya hace meses que decidió desprenderse de la réflex. Y, sinceramente, casi no me he encontrado en situaciones donde hubiera preferido tenerla…

Lo cual dice mucho del trabajazo que están haciendo los fabricantes con los sensores de cámara para móviles, y el software de optimización de imágenes de estos sistemas operativos.

 

________

Si le gustaría ver más de estos análisis por aquí. Si el contenido que realizo le sirve en su día a día, piense si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.

hazme patrono pabloyglesias