Historia de la telefonía móvil: del 1G al LTE Advanced

En estos últimos días hemos vivido una nueva guerra de operadoras por ver quien la tenía más grande traía antes las conexiones LTE a la península. Después de una encarnizada lucha (todo apuntaba a Orange o Yoigo como primeros), Vodafone presentaba no hace mucho su apuesta por el LTE, que hoy en día está disponible para parte de Madrid y Barcelona.

LTE-Logo

Los principios de la conectividad móvil

Aunque los primeros prototipos datan de mucho antes (solo hay que ver que en 1973 Martin Cooper hizo la que se considera la primera llamada móvil (ES)), podemos decir que el inicio de la masificación viene de los años 80, cuando empezaron a estar operativas las primeras redes de telefonía móvil.

Como suele ocurrir, en un principio no había estándar alguno, por lo que la telefonía de primera generación (1G) solía cubrir únicamente el país donde se había desarrollado, al ser incompatible con las redes del resto de países. En esta generación, la tecnología era toda analógica, a excepción de la señalización (geoposicionamiento entre satélite y teléfono), que era digital (sí, el geoposicionamiento existía ya por aquel entonces).

La primera estandarización viene en este caso de Europa, y es la llamada GSM. En la actualidad convive con otras más actuales (como ya vimos en el artículo Tipos de Redes de Datos en Móviles y Tablets), y en su momento compitió por el puesto con otras alternativas, como fueron D-AMPS o IS-95.

Es la llamada 2G (o incluso E de EDGE o EGPRS), que significó un antes y un después para la telefonía móvil, pero que tenía su principal talón de Aquiles en la velocidad de transferencia de datos (ya que en su momento se diseñó para la comunicación por voz y SMS).

Visto sus deficiencias, la Unión Internacional de Telecomunicaciones formó en el 98 el comité IMT-2000, cuya misión era prefijar los estándares necesarios para que una próxima tecnología de tercera generación fuera considerada como tal, y en este caso, se contempló la necesidad de incluir tráfico de datos mínimo de 2Mbps.

De nuevo, varias alternativas, entre las que se acabó logrando imponer UMTS (la H que aparece en nuestros terminales), considerada hoy por hoy el estándar 3G.

El salto al 4G

Casi una década de desarrollo de la tecnología 3G (con su actualización HSUPA, o H+ para que nos entendamos), y en 2008 la ITU vuelve a formar un nuevo comité, esta vez llamado IMT-Advanced, cuya misión es la misma que diez años atrás, pero adaptada a nuestros días: aumento sustancial de la velocidad de transmisión de datos para servicios y aplicaciones complejos (100Mbts).

Si seguis este blog desde hace mucho, quizás leyérais esa entrada que escribí sobre los 300 millones que España tenía que pagar para actualizar sus redes de cara al por aquel entonces futuro 4G, y es que nuestro querido país en su momento apostó por una de las alternativas (DVB-T), mirando hacia otro lado cuando el organismo 3GPP (que es el creador de GSM y UMTS) presentó el LTE.

De entre todas las propuestas, nuevamente la del 3GPP obtuvo la estandarización del 4G, llamada LTE (Long Term Evolution), y que ha acabado barriendo a la competencia (inclusive a la propuesta de WiMAX, que a priori ofrecía más velocidad).

Para los que anden con la mosca detrás de la oreja sobre esos 300 millones que están saliendo del contribuyente, el problema radica en que parte de nuestra red de televisión hacía acopio de un espectro de radio que en su momento se avisó que iba a ser usado para LTE (de ahí el apagón televisivo de hace tres años).

La tecnología LTE empezó a trabajarse en 2005, y salió al mercado a finales del 2009. Antes he mencionado que el IMT-Advanced se creó en 2008, por lo que para cuando la LTE estaba operativa, aún no había un comunicado final por parte de la IMT-Advanced, y por supuesto, cuando éste acabó por salir, se dieron cuenta que LTE no lo cumplía.

¿LTE o LTE Advanced?

De aquí viene la pequeña gran mentira de la conectividad móvil. LTE no es 4G (aunque sin lugar a duda ofrece una velocidad muy superior al 3G que estamos acostumbrados).

Como cualquier tecnología de redes, LTE viene dada por realises, esto es, versiones que van actualizándose. La LTE convencional es la realise 8, y a partir de la realise 10, como bien señalan en Xataka (ES), se empezó a hablar de LTE Advanced.

lte-evolucion

 

Por tanto, cuando leemos que Vodafone es el primero en traernos 4G, en verdad estamos ante un claro caso de marketing de guerrilla. Lo que Vodafone, u Orange, o cualquier otro operador nos está ofreciendo en España es la última evolución del 3G, más cercano al 4G que al HSUPA actual, pero siendo estrictos, el único operador que ofrece hoy en día conectividad 4G es el ruso Yota.

Lo peor de todo ya no es que se esté hablando de LTE como 4G, sino que se habla de LTE-Advanced como 4G+.

En fin, para echarles de comer aparte…