Usa Chromebooks.

Algo así acaba de decir Alex Stamos por su cuenta de Twitter (EN), el CSO (es decir, director de seguridad) de Facebook.

Que ojo, no lo dice un donnadie como un servidor (que también), sino la máxima referencia en seguridad de la plataforma social más grande de la historia.

Y digo que me ha llamado la atención porque estamos hablando, precisamente, de Facebook, que es competencia directa de Google.

Que un directivo de la compañía no le preocupe reconocer públicamente que el sistema operativo de ¿escritorio? de la competencia es de lo mejorcito que hay en cuanto a seguridad, dice mucho de cómo se gestiona la comunicación de estas «nuevas compañías».

Aunque por supuesto, hay matices.

Stamos hablaba de cómo él recomendaría el uso de Chromebooks (y por tanto, de las GApps) como ordenadores de trabajo para todas aquellas compañías que no pudieran permitirse un equipo de seguridad de más de 50 ingenieros. Vamos, el 90% de las pymes españolas :).

Y el siguiente tweet reconoce que su mayor miedo es precisamente que dentro de esa estrategia de «Juego de Tronos» (me ha encantado el símil, :P) de Google, ChromeOS acabe siendo abandonado. 

No debe andar muy desencaminado, a sabiendas de que todos los rumores de estos días apuntan a un supuesto FuchsiaOS (EN) que quizás se esté gestando en los XLabs de los chicos de Mountain View.

De hecho, una conversación parecida la tuvimos ya hace unos cuantos meses en SocialBrains. 

Nuestro CEO Alfonso Piñeiro es un enamorado de los Chromebooks, y puesto que cada día trabajamos más con la suite de Google (la unión de GMail con Hangouts con GDrive para una compañía que opera totalmente descentralizada es sencillamente maravillosa), es algo que en un futuro próximo no descartaría.

Es más, creo que va siendo hora de recuperar aquel proyecto que dejé por imposible hace unos meses de convertir mi antiguo portable (que de portñatil como tal tiene más bien poco) de cuando estudiaba la superior de telecomunicaciones (unos 11 años hará ya de eso, madre mía…) en un chromebook.

¿Que por qué lo abandoné? Porque mi querido Airis corre un Windows XP que me da repelús hasta tocándolo con una vara, y al contar además con una versión antigua de BIOS (ergo incompatible con arranque vía USB) y no tener lector de DVD (tiene de CD convencional, eso sí), no he encontrado aún la manera de iniciarlo.

Si se te ocurre alguna, ya sabes . He probado a meterle un parcheado que intentaba engañar a la BIOS para leer USB, pero no hubo manera. Prometo review y agradecimiento eterno :).

Más después del buen sabor de boca que me dejó Remix OS, con esa convergencia que curiosamente venía del móvil al escritorio (y no viceversa, como he defendido a ultranza).

Más a sabiendas que desde hace un par de meses podemos correr aplicaciones Android de forma «cuasi-nativa» (EN). 

Más a sabiendas que dentro de lo profundamente limitado que es el sistema (sirve para trabajar con la suite de Google y todo aquello que dependa de servicios web, a lo que hay que unirle ahora todo lo de Android, y ya está), el que por defecto gestione adecuadamente los permisos del usuario y se base en un Linux convenientemente empaquetado, me da como mínimo tanta seguridad como la que le da al bueno de Alex.

Tienes lo justo para trabajar, pero también te olvidas de temas de seguridad que sí aplican en entornos Windows, OS X y Linux convencional.

Eso sí, Google es el diablo y al usar sus servicios y sistemas operativos, estás vendiéndole tu alma, ya sabes :).

Pero qué quieres que te diga… De algo habrá que morirse :P.