¿Cómo “españolizar” un portátil con teclado americano?

teclado

Esta semana un compañero me escribía para preguntarme qué opciones tenía para cambiar el teclado americano del Surface Pro (ES) por uno en español.

La cuestión, al parecer, es que no encontraba ninguno de los nuevos en la versión hispanohablante. Y es una duda que ya me han comentado más de una vez, sobre todo de cara a la llegada de esos portátiles low-cost asiáticos que tanto bombo están teniendo (¡Hola Xiami Mi Notebook Air (ES)! ¡Y hola Xiaomi Mi Notebook Pro (ES)!, algún día caerás en mis manos :)). En serio, por los escasos 800 euros que cuestan no hay actualmente opciones más rentables en cuanto a calidad-precio.

Eso sí, mientras aceptes que no hay garantía europea, que al comprarlo en GearBest además de llegar dentro de un par de semanas vendrá con la versión del sistema operativo chino y, sobre todo (lo que más le jode a la gente, por lo que he visto) con el teclado americano.

Y entiendo que la gente se ralle con ello, pero de verdad, que es una soberana tontería.

Sin ir más lejos, mi anterior portátil, el HP Spectre x360 del que tanto he hablado en estos últimos años, me lo traje de San Francisco, y por supuesto venía con teclado americano. Un pequeño handicap que se soluciona muy pero que muy fácil, con un remapeo del idioma y, si lo vemos necesario, con la compra de unas pegatinas.

Vamos a explicar de forma sencilla qué opciones tenemos para convertir un portátil con un sistema operativo y un hardware no enfocado a nuestro mercado en uno que sí lo está. Cosa que pasa habitualmente con los teclados americanos, pero que también nos podemos encontrar con algunas versiones en alemán o ruso, sobre todo si lo compramos en páginas de segunda mano.

Cambiar el sistema operativo

Este es un problema que sobre todo tienen aquellos que compran un dispositivo chino. El sistema operativo de los laptops que venden en páginas como GearBest o Aliexpress, a no ser que digan lo contrario (que traiga versión internacional o algo así) suele ser la versión china. Que sí, que tiene inglés (tranquilos, no hay que aprender mandarín), pero no suele venir con el español como lengua y según la versión viene preconfigurado con aplicaciones que por estos lares no solemos utilizar.

¿Qué podemos hacer? Muy sencillo. Si la versión es Windows 10 Home, únicamente tenemos que reinstalarla, eligiendo entonces la opción española (o americana) y listo. No hay que comprar una nueva licencia ni nada por el estilo.

Para colmo, al término de la re-instalación podemos cargar los datos que ya tuviéramos configurados en el anterior sistema, así que el paso es casi inmediato y nos va a robar únicamente como una media hora de nuestra ajetreada agenda :D.

Eso sí, que yo sepa si nuestra versión es distinta a la Home la cosa sí se complica, ya que no suelen ofrecer el cambio de región en la reinstalación. Y ahí sí, o nos va a tocar bajarnos el paquete de idioma en español por algún foro, o bien tendremos que comprar una licencia nueva. Que no es baratita precisamente…

Cambiar la región y el idioma en el sistema operativo

Aquí el tema es interesante, ya que podemos tener definido una región distinta a la nuestra con nuestro idioma y viceversa.

La mayoría, no obstante, querrán que ambos coincidan, y eso, en el caso de Windows, pasa por irse a Panel de Control > Reloj, Lenguaje y Región, y cambiar ambos aspectos.

region idioma

Por ejemplo un servidor tiene definido como región España (sobre todo por el tema del horario), como lenguaje principal el inglés (el del sistema operativo), y como lenguaje del teclado el español, teniendo de secundario el inglés. Esto se debe a que al menos quien escribe estas palabras le gusta que el sistema esté en inglés (he tenido ya muchos años todo en español), pero por supuesto suelo escribir más en español que en inglés, y la configuración del teclado en la que me encuentro más a gusto es ésta.

Escribir en un teclado enfocado a otro mercado

Normalmente hablamos de teclado americano, aunque nos podemos encontrar con algunos dispositivos enfocados a mercados como el germano, ruso o árabe, que vienen con su propia distribución.

La mayor diferencia, en todo caso, es que no tendremos nuestra querida “Ñ”, y que de hecho, en el teclado americano tenemos un botón menos (el de la cejilla “ç” suele formar parte del Intro). Pero además la mayoría de botones de iconos y símbolos de puntuación cambian de lugar, lo que sí que se vuelve una verdadera locura hasta que al menos nos acostumbremos.

Cuando definimos como teclado principal el español en un portátil que viene con un teclado americano, nos vamos a encontrar con que el mapeo de caracteres es el adecuado, pero al faltar un botón, vamos a echar en falta unos caracteres que precisamente para aquellos que nos dedicamos al desarrollo web necesitamos como el comer: el de los símbolos “<” y “>”. Obviando que además los iconos de cada tecla no van a coincidir.

Pero hecha la ley, hecha la trampa. A poco que busquemos por la red vamos a encontrar decenas de pegatinas que vienen específicamente preparadas para adaptar un teclado al formato español. Yo en su día compré éstas (ES) por 3 euros, pero vaya, dependerá también del color del teclado, y en el caso de estar ante un teclado retroiluminado, de que queramos que se sigan viendo adecuadamente o no (para ello tienen que ser transparentes en la zona de los símbolos y coincidir con el formato de las teclas principales, al menos).

Las colocas una vez y te olvidas. Se irán gastando con el tiempo, como ocurre con la propia tecla, y de hecho es una opción más que a considerar para recuperar el icono en esas teclas que de tanto martillear ya tenemos casi borradas.

¿Qué podemos hacer entonces para recuperar nuestros queridos ángulos “<“ y “>”? Pues cada uno lo que prefiera:

  • En mi caso, al menos en esos años que estuve con el HP Spectre, me acostumbré a programar en teclado americano, donde además estos dos símbolos se escriben de forma comodísima (están al lado del Intro/return).
  • Otra opción es remapearlos donde queramos utilizando para ello alguna herramienta como AutoHotKey (EN). Habrá que sacrificar algún otro símbolo, pero vaya, que cierto es que hay muchos que no utilizamos en el día a día.

Para terminar…

En fin, que por opciones no va a ser.

Con lo que quiero que se quede es que de verdad, se puede trabajar sin problemas con un teclado distinto.

Un servidor lo hizo durante tres años, y lo volveré a hacer si en algún momento me veo en la tesitura de comprar otro dispositivo y, como ocurre ahora mismo, lo que haya en ese momento en el mercado me anime a ello.

Tanto los Surface como los notebooks de Xiaomi son alternativas más que recomendables para diferentes perfiles de usuario. Los primeros enfocados a aquellos que necesitan un convertible que sea muy transportable y usable en itinerancia, y los segundos para aquellos que buscan esas facilidades sin perder la potencia y comodidad de un teclado más convencional.