La importancia de tener segundas opciones

netflix disney

Uno de mis objetivos de este año es, como ya dejé claro, diversificar ingresos.

Y esto viene después del aprendizaje de hace ya un añito, que me encontré cómo, de la noche a la mañana, mi cliente principal se caía, perdiendo de un mes para otro el 45% de facturación.

Que vale que soy autónomo y tampoco hablamos de tanto dinero. Pero lo cierto es que la mayoría de negocios, sean personales o corporativos, tienen una dependencia, económica o de puros recursos, bastante gorda de un elemento de la cadena en particular.

Lo explicaba de pasada no hace mucho con esa pieza que publicaba sobre cómo diseñar negocios basados en datos que protejan la privacidad del usuario. De hecho, las cuatro grandes compañías tecnológicas del momento, las llamadas GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon) tienen una dependencia bestial en uno de sus negocios, pese a ser multinacionales con miles de trabajadores, y como mínimo decenas de productos con distintos modelos de negocio en el mercado:

  • Google: El 70,4% de su negocio depende de la publicidad. Si por lo que sea Google Ads deja de funcionar en el mercado, se van a pique.
  • Apple: El 62,8% de sus ingresos vienen por el iPhone. Más claro agua.
  • Facebook: El que peor está de todos. Un 98,5% proviene de Facebook Ads.
  • Amazon: El 52,8%, que es más de la mitad, proviene de hacer de intermediarios en el retail minorista.

Que ojo, esto no va solo de dependencia económica.

Estos días estamos viendo cómo Huawei está entre las cuerdas precisamente por la directiva de Donald Trump, que bajo la excusa manida de la Seguridad Nacional, están utilizando de cabeza de turco a esta empresa para atacar a su principal competencia: China.

De la noche a la mañana, una multinacional que es líder de ventas en smartphones (el primer fabricante en España, entre los tres primeros a nivel mundial) se encuentra con que no puede utilizar el sistema operativo que tienen sus dispositivos (Android), ya que Google, sus creadores, son estadounidenses. Que Intel, Qualcomm, Broadcom e Infineon, que son los principales proveedores de chips, también son estadounidenses o aliados de los estadounidenses (Infineon es alemana). Que, a fin de cuentas, en un escenario de profunda globalización, el que de pronto se levante un muro tiene repercusiones que van mucho más allá de lo esperable.

Es así como llego al tema del que quería hablar.

En el caso de Huawei, esta compañía ha hecho los deberes, y en el hipotético (y poco probable) escenario en el que en efecto haya un divorcio total y forzado entre las empresas de occidente y Huawei, la compañía ya había con anterioridad buscado otros stakeholders con lo que apoyarse para la pata de hardware que tienen que subcontratar, e incluso tienen por ahí un sistema operativo propio (ES) basado en Linux.

Que de ocurrir así, Huawei quizás pierda un año de transición tirando con sus últimos procesadores (los kirin de este año ya están diseñados, ergo no pueden echárselos para atrás) y recurriendo a acuerdos de última hora. Pero al menos no se irían a pique.

Y lo mismo está ocurriendo estos días con Netflix, a sabiendas de que para finales de 2019 y sobre todo a partir de 2020, ya no van a poder contar con el catálogo de Disney (EN).

Sobre un futuro Netflix sin Disney

La pregunta que seguramente te estás haciendo es qué demonios le va a importar a Netflix no tener acceso al catálogo de Disney, ¿verdad?

Pero piensa lo siguiente:

  • Superhéroes: Uno de los géneros más importantes del momento, el de los superhéroes, está directamente monopolizado por Disney. A fin de cuentas Disney tiene prácticamente todas las licencias de los cómics de Marvel y DC, así como, por supuesto, sus estudios cinematográficos.
  • Animación: ¿A que no adivinas de quién es Pixar, el mayor exponente de las películas de animación de estos últimos años? Pues sí, también es de Disney.
  • LucasArt: El estudio que tiene las licencias de StarWars es, nuevamente, de Disney. Una de las IPs más importantes (y lucrativas) de la historia del entretenimiento.
  • Canales televisivos: ESPN, uno de los mayores canales deportivos del mundo, pertenece a Disney. Y lo mismo pasa con muchos otros como ABC, líderes en sus respectivos sectores.
  • Infantil: Sin olvidarnos, por supuesto, del negocio tradicional de Disney, que era crear entretenimiento para niños.

Hoy en día de la industria tradicional del cine solo Comscast, y salvando mucho las distancias, puede competir de tú a tú con el imperio de Disney, y solo en algunos sectores específicos (son los dueños, por ejemplo, de Universal Studios o de la NBC).

El que Disney vaya a sacar este año su propio servicio de streaming (en 2019 para EEUU, presumiblemente en 2020 para más países) viene acompañado con la decisión de la compañía de NO licenciar sus IPs a terceros, entre ellos, Netflix.

Es decir, que sin contar algunos casos específicos de series y películas cuya licencia fue acordada directamente con Marvel, como es el caso de Luke Cage, Jessica Jones, Daredevil o The Defenders, en unos meses Netflix se va a quedar sin acceso a uno de los mercados de entretenimiento más importantes para su audiencia principal (aquellos que nacimos en los años 80 o después, con un perfil generalmente más digital).

¿Que va a hacer Netflix para evitar la fuga de parte de su audiencia a Disney+?

Pues de nuevo estamos ante otra compañía que, a sabiendas de que una de sus principales debilidades es que el principal generador de contenido de entretenimiento que busca su audiencia, tarde o temprano, iba a mover ficha para transformarse en un competidor directo, lleva ya unos años centrada en generar contenido propio. Y precisamente este último año hemos visto cómo han movido muchísimas fichas para generar catálogo justo ahí donde Disney es referencia.

Te pongo un par de ejemplos recientes.

The Umbrella Academy, que no deja de ser un producto creado para competir con la falta de superhéroes fuera de Disney. Y una serie cuya primera temporada a un servidor le ha encantado.

Ver en Youtube (ES)

O Cristal Oscuro: La era de la resistencia, que no deja de ser un remake de esta película de culto de los años 80 hecha serie, y que precisamente viene a suplir esa futura falta de contenido de calidad en el género de la animación.

Ver en Youtube (ES)

Ya hemos visto en más de una ocasión cómo Netflix genera nuevo contenido en base a los datos de uso de sus clientes. Que al igual que esas GAFA de las que hablamos antes, su negocio no es el entretenimiento, sino la explotación masiva de datos.

Y bajo este prisma, no dudo ni un ápice que el revés que van a sufrir en unos meses estaba más que planificado en su roadmap. Que para cuando Disney deje de ofrecer sus IPs en Netflix, la compañía ya habrá hecho los deberes, y aunque algunos echemos de menos no poder contar con nada de StarWars, Pixar o Marvel/DC en su biblioteca, si tendremos acceso a contenido exclusivo creado ex profeso para suplir esa falta.

Que en el mercado donde nos movemos, SIEMPRE es necesario tener segundas opciones.

________

¿Quieres saber en todo momento qué estrenos de series y películas están por llegar?

He creado este calendario (ES), actualizado mensualmente, al que puedes suscribirte sin coste.

Y si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piensa si te merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.

hazme patrono pabloyglesias