Sistemas de posicionamiento en interiores

Desde su aparición, el GPS ha ido mejorando y adquiriendo propiedades para hacerlo cada vez más útil. Sin embargo, aún peca de ser poco productivo en interiores (y en algunos casos inservible), al depender de cobertura satélite.

Para ello nacen nuevas alternativas, tecnologías que serán el día a día en el futuro, y que han de luchar contra el resto para colocarse como estándar. No hace mucho se anunció la implantación en varios museos de un modelo actualizado de lo que parece será el futuro del posicionamiento en interiores, al tener en cuenta el efecto magnético de la tierra (perceptible desde cualquier punto del planeta), y hoy os traigo un estándar del mismo, desarrollado por unos científicos finlandeses, y que han denominado IPS (indoor positioning system). Sin embargo existen varias alternativas, todas de ellas válidas y que detallaremos en las siguientes líneas:

  • IPS: Hace uso del campo magnético terrestre (al igual que muchos animales, para orientarse). Sus creadores han formado una empresa llamada Indoor Atlas, con el fin de comercializar su producto para tablets y móviles, que cuenta con una resolución de entre 1 decímetro a 2 metros.

  • Triangular Wifi: Es la propuesta de Google, cuya principal baza es no depender de una nueva tecnología. Se trata de aprovechar los accesos a wifi de la zona (algo muy común en grandes recintos, sobre todo en EEUU). Sabiendo el punto de acceso del wifi y los nodos, se puede precisar la posición con bastante exactitud. Como aspecto negativo, está el claro hecho de que ha de existir varios wifis abiertos (algo no tan común fuera del nuevo continente).
  • Bluetooth: La propuesta de Nokia. El sistema es semejante al de Google, pero bastante más preciso. Como aspecto negativo, los escasos puntos de Bluetooth existentes, que habría que instalar.
  • Broadcom: esta empresa propone el aprovechamiento de las herramientas propias de los móviles actuales. Mediante los datos del giróscopo, altímetro y acelerómetro podría calcular la dirección y velocidad de movimiento, y por tanto la posición en interiores.

El interés por esta tecnología está clara, ya que permitiría enviar información o publicidad de establecimientos cercanos, así como datos de obras expuestas en museos, o guías en aeropuertos.