Devolo PLC Powerline

Esta historia viene de lejos.

Como ya sabréis los que lleváis por aquí tiempo, llevo años viviendo en un pueblo a las afueras de Madrid donde no llegaba la fibra, y por ende, nuestra conexión era la que nos daba el 4G del móvil.

Es importante además tener en cuenta que tanto Èlia como un servidor vivimos de Internet, por lo que te puedes imaginar la odisea que fue conseguir que toda la casa (tres plantas-170 metros cuadrados) y dos trabajos pegados a la conectividad funcionasen durante todo este tiempo con una única conexión 4G.

Por supuesto, el milagro para que todo saliese más o menos bien pasaba por utilizar los Google WiFi, unos aparatitos que generan una WiFi Mesh conectados a un router 4G. Un tema del cual ya hablé largo y tendido, así que no voy a repetirme.

El caso es que con la llegada del nuevo año, también ha llegado al pueblo, POR FIN, la fibra óptica.

En concreto contraté la más alta del mercado, 1GB simétrico.

De locura, vaya.

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de trabajo, viaje y juego?

Por aquí tienes un listado de todo aquello que utilizo en mi día a día, con los enlaces directos a la página de producto en Amazon.

Primera instalación y problemas encontrados

El técnico vino y me la instaló donde estaba el enchufe del ADSL, que era en el salón.

Y, en efecto, me llegaban casi ese Gigabit simétrico. Concretamente, alrededor de 900 mbs de subida y de bajada conectado por cable, y que bajaban a alrededor de 600mbs si lo hacía por WiFi.

Hasta aquí, todo normal. Para alguien que se ha acostumbrado ya a trabajar con conexiones inestables de 4G (tenía picos de 50 mbs, pero lo normal es que estuviera por los 30 con bajadas de hasta 1 o 2 mbs), como que todo eso parecía más magia que otra cosa.

Pero es entonces cuando empezaron los problemas.

Conecté mi Google WiFi, al router, y aunque en efecto el repetidor principal (el que está conectado directamente al router) recibía exactamente lo mismo, los otros dos, colocados en la planta de arriba recibían bastante menos.

Y esto es un problema porque ambos (Èlia y un servidor) trabajamos desde sendos despachos en la planta de arriba.

Esto, sinceramente, no me había pasado antes, por la sencilla razón de que el router 4G lo tenía en mi despacho (la zona más elevada), y por ende, no había caído en la poca velocidad que llegaba si lo hacía al revés (router principal en el salón de la planta baja).

Para que te hagas una idea, de esos 900 MBs que llegaban por cable, y los alrededor de 600 MBs por WiFi en el salón, pasaba a tener alrededor de 100 MBs y 60 MBs, me conectase por cable, me conectase por WiFi, en el despacho de Èlia y en el mío respectivamente.

Que me puedes estar leyendo y diciendo: «Joder pablo, 60MBs simétricos está de *·$&»·$$ madre».

Y tienes razón. La conexión era por fibra óptica, así que como ya comenté en un artículo reciente, el cambio sin lugar a dudas, e incluso con los problemas mencionados, era a mejor que el escenario que teníamos anteriormente, al depender solo del 4G del móvil.

Pero entiéndeme… Tenía contratado 1GB simétrico, y me llegaba a mi despacho unos 50MBs, el 5% de lo que me debería llegar…

¿Qué opciones teníamos?

¿Qué opciones tenía? Pues principalmente dos.

  • O tiraba cable por toda la casa,
  • O apostaba por un PLC powerline

Lo primero que hice fue intentar la primera vía.

A fin de cuentas, con que únicamente pudiera poner el Google WiFi principal en la planta de arriba, por ejemplo en el despacho de Èlia, que está justo encima del salón, de seguro la velocidad aumentaría drásticamente.

¿El problema? Pues que vino el técnico, se puso a tirar cable… y entonces nos dimos cuenta que el cableado de arriba no está conectado con el de abajo. Vamos, que se podía hacer… pero abriendo agujeros, no aprovechando el cableado interno de la pared.

Todavía tenía otra opción, así que antes de tener que contratar a un electrista para que me cambiase toda la circuitería, quise probar con unos PLC powerline.

Y como te habrás imaginado, es por ahora con lo que me he quedado.

funcionamiento plc powerline

¿Qué es un PLC Powerline?

La primera parada es obvia.

Como te decía, yo anteriormente daba conectividad WiFi a toda la casa con unos repetidores de WiFi Mesh.

Esto significa que la conectividad llega a cada repetidor vía WiFi, es decir, de forma inalámbrica. Y puesto que además los Google WiFi generan una WiFi Mesh, de cara a los dispositivos que se conectan a dicha red, indistíntamente de a qué repetidor se hayan conectado, la red WiFi es exactamente la misma.

Resumiendo: Que puedes cambiar de un repetidor a otro, porque te muevas dentro de casa, sin que el dispositivo se desconecte y se tenga que conectar a otro sitio. Simplemente siempre estás conectado con la mejor cobertura posible.

Esto, como decía, funciona genial… siempre y cuando no tengas algo, como puede ser las tuberías de la cocina/baños o los cristales del salón, que hagan interferencias. Justo lo que nos pasaba a nosotros.

Por contra, con un PLC powerline lo que obtienes son otros repetidores, pero que sí están conectados físicamente. Concretamente, mediante la red eléctrica.

Es decir, que funcionan igual que un repetidor WiFi, pero la señal va por el mismo cable de la toma de corriente. Puesto que en las casas y oficinas, normalmente el circuito es el mismo, no hay que tirar cables de red nuevos. Conectas el emisor a un enchufe de luz, y el receptor o receptores a los enchufes donde quieras tenerlos, y «mágicamente» la red de toda la casa obtiene conectividad.

Dicho y hecho.

Compré los Devolo Magic 2 (ES), que son el modelo más top de la firma alemana. Un emisor y dos receptores, aunque probablemente con uno de cada hubiera servido, y me puse manos a la obra.

El emisor tiene que conectarse, por razones obvias, cerca del router, en una toma de corriente a la que, de hecho, y puesto que los Devolo también funcionan como hembra de toma de corriente, puedes conectar también el propio router.

Y una vez está conectado a la corriente, toca conectarle por cable de red al router, como si de un dispositivo más se tratase.

Ahora solo falta hacer lo propio con los receptores en otras tomas de corriente que tengas por casa.

En mi caso, he puesto uno en mi despacho, y otro en la habitación matrimonial, para que entre los tres dispositivos (el router principal, y los dos receptores Devolo) generen una red WiFi Mesh única.

Esto es algo que no tienen todos los PLC Powerline (los hay incluso que ni siquiera generan una red WiFi propia, sirviendo solo para dar conectividad vía cable), y de hecho, seguramente sea la razón de por qué este modelo es tan caro frente a otros que ofrecen también conectividad powerline.

Una vez emparejados, puedes forzar a que copien vía WPS la misma red que genera el router principal, de forma que al igual que me pasaba con los Google WiFi, ahora mismo tenemos en casa una única red WiFi que cubre de sobra todas las plantas.

Para colmo, cada repetidor Devolo trae dos puertos gigabit (importante esto último, ya que en la versión Magic 1 sus puertos solo llegan hasta los 100 MBs, estos en teoría pueden soportar hasta 1GB de velocidad), así que puedo tener por ejemplo mi Mac conectado directamente por cable.

devolo app

Aplicación y conectividad conseguida

La aplicación de Devolo es simple, pero te da todo lo que necesitarías.

Eso sí, a diferencia de la de Google WiFi, no es accesible desde fuera de casa. Una pena, ya que por ejemplo esta última sí me avisa cuando en casa se pierde conectividad aunque no esté allí (nos pasaba bastante en el pueblo donde vivimos con el 4G).

A cambio, tiene la ventaja de que la red es exactamente la misma que la del router (Google WiFi creaba otra red distinta), por lo que puedes seguir usando el router principal como nodo, y acceder por tanto a su configuración desde cualquier punto de casa.

Pero vamos a lo importante, que es la velocidad que nos llega arriba:

  • Básicamente, hemos pasado de que en el despacho de Èlia llegasen alrededor de 100MBs, a unos 250MBs reales.
  • ¿En mi despacho? El peor porque como decía está justo encima de la cocina, he pasado de esos escasos 60 MBs a unos 170 MBs.

Sigue estando muy lejos de los 600 que puedo obtener abajo vía WiFi, y ya no hablemos de esos 800-900 que me daría si me conectase en el salón por cable.

Pero oye, créeme cuando te digo que con 170 megas de subida y de bajada, y una latencia de unos 7 o 9 ms… puedo vivir muy bien.

Pero que muy bien, vaya.

Así que por aquí va mi recomendación del mes. Antes de tirar cable, existe la opción de conectarlo todo por PLCs powerline.

No será lo mismo (el circuito eléctrico no es tan fiable como es un cable de red), pero esto lo configuras tú mismo en 10 minutos sin tener que aguantar a la parienta, y para lo otro lo mismo necesitas una mañana, tres rituales de invocación, y lo mismo hasta contratar a un profesional.

________

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de trabajo y juego preferidos?

Revisa mi setup de trabajo, viaje y juego (ES).

Y si te gustaría ver más de estos análisis por aquí. Si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piénsate si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.