¡Zas, en toda la boca! a los medios tradicionales

Llevo con interés el caso Google contra la prensa tradicional, no porque sea un fanboy de la marca (ni mucho menos), sino que a grandes rasgos, lo que está defendiendo la compañía es el futuro de la neutralidad de la red. Una neutralidad que tanto gobiernos como lobbys están por la labor de desarticular, en beneficio a un futuro de control sistematizado y dependencia total bajo una legislación dictatorial.

zas

El caso comenzó en Alemania y Francia, y si bien en un principio me autoimpuse no entrar al trapo, con la cruzada española que montaron los de Vocento ya no me pude callar.

Después de un rifi y rafe donde claramente tenían las de perder, decidieron hacer lo que todo lobby sabe mejor hacer: llamar a sus amigos políticos para que apoyaran la causa ejerciendo presión gubernamental, y así es como España (mejor dicho, los que dirigen España) volvió a demostrar su ineptitud ante temas digitales.

Escribí un artículo sobre el caso, dándoles una solución tan sencilla como reescribir un par de líneas en el fichero Robots.txt que tienen todas las webs ¿Qué no estamos de acuerdo con que Google indexe nuestras noticias? Pues genial, le decimos que no lo haga y punto.

Pero eso sí, con ello casualmente vamos a perder un porcentaje realmente alto de usuarios. Usuarios que ningún medio está dispuesto a perder, por lo que si la excusa esgrimida tiene una solución tan sencilla, y sin embargo ninguno quiere solucionarla, se comprende entonces que bajo esa excusa no hay más que una especulación económica.

Queremos que Google nos pague por proporcionarnos la difusión que por nosotros mismos no podemos obtener, porque es injusto que ellos ganen dinero con ello a base de publicidad.

Hay que joderse, que en el siglo XXI varias voces que para colmo se reparten el pastel europeo y que se presuponen personas inteligentes tengan la desfachatez de esperar cobrar por usar un servicio que claramente es win-win.

Pues bien, Google se ha tomado el tiempo prudente (DE) para venir a decir lo mismo que un servidor dijo en su momento, pero claro está, de una manera más correcta.

A partir de ahora, cualquier medio de Alemania que quiera aparecer en Google News tendrá que pedirlo expresamente, esto es, pasamos del modelo opt-out (en donde cualquiera puede darse de baja si lo desea) al opt-in (en el que hay que darse de alta para beneficiarse de ello). Ni dinero ni ostias.

¡Zas!

¿Quieres mi servicio? Pues acepta que ya que no te hago pagar por él, yo saque beneficio por publicidad. Y sino lo quieres y esperas buscar usuarios por tu cuenta, adelante. Pero ni tú me vas a pagar a mí por la difusión, ni yo por a tí por el contenido. El win-win de toda la vida, que llevo defendiendo meses.

Ahora a ver con qué otra gilipollez acaban saltando los del lobby, que se obcecan en cambiar las leyes en vez de adaptarse al nuevo entorno.