Brackets: Pasando de PSD a CSS intuitivamente

Aprovechando que estos días estoy por Londres y apenas tengo tiempo para redactar entradas, quería hablaros de una de esas funcionalidades que por no dar para un artículo extenso había dejado pasar y que realmente me ha cautivado.

brackets

Como bien sabéis, además de andar metido en mil y un proyectos empresariales, escribir en varios blogs y ser adicto a los catering de cualquier evento del sector, ante todo se supone que soy diseñador.

Por mucho que me apasione el Photoshop (y lo digo en serio, no sé qué sería de mi si no tuviera a diario esta genial herramienta), soy de los que sigue opinando que estamos en el siglo XXI, y hay opciones mucho más útiles para crear versiones previas de desarrollos web, que no necesitan saber programar (algo por otra parte que considero básico para dedicarse a esta profesión), y que al menos permiten interacción.

Aún así, las agencias se niegan a evolucionar, y si estáis en este mundillo, seguramente en más de una ocasión habéis sentido en vuestras carnes ese sudor frío cuando una empresa te contacta para que desarrolles una web a partir de unos archivos de photoshop. Archivos claramente desarrollados por el demonio, subdivididos en carpetas con nombres indescifrables y mil y una capas superpuestas hechas a la carrera para ocultar errores iniciales de la maquetación.

Por todo ello, me ha sorprendido gratamente uno de los vídeos grabados en la última Adobe MAX, que si de verdad hace lo que promete, sería seguramente la principal razón para pasarse a usar Brackets y dejar de lado para estos proyectos mi querido Sublime Text 2.

Creo que hay poco que añadir. La idea de que el programa sea capaz de sincronizarse con el proyecto y con los PSD para traducir las posibles variables en código CSS es simplemente increíble, y ahorraría horas (HORAS) de trabajo estúpido ¿Y qué me decís de que cree automáticamente las imágenes en un directorio img sacándolas del PSD sin tú tener que hacer nada?

Otra razón más para apoyar el reciente cambio de Adobe hacia la suscripción con su nueva suite cloud, y como no, al open source.