digitalizar gimnasio crossfit

A nadie le pillará de nuevas el hecho de que los negocios físicos, con la pandemia del COVID19, se han visto muy pero que muy resentidos.

Ya comentamos por aquí el caso del sector hostelero, el formativo, y también de cómo la digitalización juega un papel crítico a la hora de pasar este bache de la mejor manera posible.

Este es el caso del supermercado del pueblo donde vivimos en Madrid, cuya historia publiqué hace unos días, y que no solo no perdieron clientes, sino que casi mueren de éxito durante el confinamiento.

Y hoy venía a hablaros del BOX de CrossFit (ES) al que voy cuando estoy en Gijón, mi segunda casa.

Un negocio, de nuevo, puramente presencialista, y que por supuesto tuvo que cerrar cuando se declaró el confinamiento.

Sin embargo, han sabido reconvertirse a la vuelta, y frente a la difícil situación en la que están buena parte de los gimnasios y piscinas en este momento, semana tras semanas llenan los Wod (las clases en el mundillo CrossFit, para que nos entendamos).

¿Cómo es esto posible?

Pues debido una vez más a HABER HECHO DE ANTEMANO BIEN LOS DEBERES A NIVEL DE DIGITALIZACIÓN.

digitalizar gimnasio wodbuster
Algunos pantallazos de la aplicación y la gestión que hace de cada entreno

Digitalización: La gestión de una comunidad vía WodBuster

El tema, como decía, viene de antes de la pandemia.

En TuBox la primera vez que te apuntas te piden que te bajes una app llamada WodBuster (ES), una app específicamente diseñada para la gestión de Box de CrossFit cuyo modelo de negocio se basa en cobrar al dueño del Box una cuantía periódica según el número de usuarios que vaya a tener.

Una manera de afrontar la digitalización sin tener que invertir grandes sumas de dinero en un desarrollo a medida.

La app cuenta, por supuesto, con un motor de reserva de clases, pero también con diferentes apartados, a decisión del administrador del Box, en los que por ejemplo pueden vender equipo, hacer un tracking de los resultados del cliente y un largo etcétera. Por contar cuenta con hasta un sistema de mensajería interno, que por ejemplo los chicos de TuBox (Marcos y David) utilizan para lanzar avisos a todos los usuarios, o específicamente a uno (recuerda que tienes que pagar la última factura, me faltan unos datos tuyos…).

Gracias a esto en todo momento hemos estado avisados de una manera clara y directa (mediante una notificación en nuestro móvil) de la situación del gimnasio.

Cuando tuvieron que cerrar, avisaron cómo iban a gestionar los pagos para que no hubiera malentendidos, y por ejemplo se les ocurrió trasladar los entrenos a su cuenta de Instagram y de forma pública, creados específicamente para que cualquiera pudiera seguirlos desde su casa sin más equipo que las típicas cosas que podemos tener la mayoría en nuestros hogares.

También supimos así cuándo abrirían, y cómo se iban a realizar a partir de ahora los Wod. Que es, de hecho, la razón por la que he querido publicar este artículo.

digitalizacion crossfit
Tras el entreno todos limpiamos nuestra zona de trabajo

En tiempos de coronavirus, la seguridad da confianza de cara al cliente

Antiguamente tú te apuntabas para ir un día y a una hora, entrabas, te colocabas en cualquier lado y seguías la clase. Al terminar recogías el equipo que hubieras utilizado, y si querías te duchabas o te ibas.

Vaya, como en cualquier otra instalación deportiva.

Sin embargo con el coronavirus han tenido que cambiar las cosas, y creo que en algo tan sensible como una actividad en la que vas a sudar como un cerdo (jeje), las normas que han implementado TuBox me parecen sencilla y llanamente perfectas.

Así, por resumirlas:

  1. Previamente te tienes que apuntar al Wod elegido mediante la app, siempre y cuando haya plazas, y teniendo en cuenta que ahora el número de plazas es más limitado por ordenanza municipal (esto ya lo gestiona la propia app). Hasta aquí más o menos como antes, pero es que también tienes que apuntarte si quieres utilizar las duchas, por lo que han creado dentro de la app otras «clases» que en este caso tienen esta función específica. Una manera sencilla e inteligente de también gestionar el número de personas que pueden acceder a los vestuarios.
  2. A la hora de tu Wod, debes entrar por la puerta principal con la mascarilla puesta (obvio, ya que por ahora es obligatorio llevar mascarilla en la calle), lavarte las manos con el producto de marras que está en la entrada, y esperar a que los que haya del entreno anterior terminen para poder ir a la zona de entreno.
  3. Anteriormente el Box estaba estructurado de forma que todas las máquinas estaban en un lado, el entreno con pesas se hacía en otro, y el de las barras, que están fijadas en el suelo, en otro. Ahora se han delimitado un espacio rectangular de unos tres por cinco metros para cada crossfighter donde siempre vas a tener una máquina, tu equipo, y el acceso a la barra. Es decir, una vez llegas a tu espacio designado, no vas a salir de él a no ser que tengas que salir a correr fuera del Box, y por tanto, una vez estés dentro, ya te puedes quitar la mascarilla.
  4. Si hay que coger alguna mancuerna o algún peso extra, o bien te lo acerca el entrenador, o bien uno a uno lo hacemos y volvemos a nuestro set. Y la clase transcurre por tanto sin movernos de una misma zona.
  5. Al término de la misma, cada uno tenemos ya colocado un spray de desinfección en nuestro espacio delimitado que tendremos que aplicar a cada elemento y máquina que hayamos utilizado en el entreno, además de limpiar el suelo, para que el próximo se lo encuentre convenientemente desinfectado.
  6. Y una vez hayamos acabado con la limpieza, ya podemos ir a estirarnos, al vestuario (si previamente así lo hemos marcado en la app) o a nuestra puta casa. Eso sí, con la mascarilla puesta, y saliendo del Box por la puerta auxiliar, de forma que no nos cruzamos con los de la siguiente hora.

Hemos perdido, eso sí, el choque de puños al final de cada entreno. Pero bueno, son las típicas cosas que hay que sacrificar por eso de mantener la distancia social…

entreno crossfit
Instantánea de un Wod sin tener que salir en ningún momento de mi set de trabajo

Una buena gestión de la comunidad mediante soporte informático

Pero lo importante.

¿Se han resentido con la pérdida de socios? Pues hablándolo con Marcos el otro día, apenas. En un escenario, recalco, en el que la mayoría de estos negocios las están pasando muy putas.

Sin ir más lejos un compañero que dirige una piscina me comentaba esta misma semana pasada que habían perdido cerca del 20% de socios en estos meses, lo cual estaba haciendo peligrar el futuro del negocio (si bajaba un poco más, tendrían que despedir a parte del personal).

Y de nuevo, todo esto es gracias a ese trabajo extra de digitalización. Al tener a todo el mundo en la app, han podido mantener en remoto una buena comunicación con su clientela, e informarles en todo momento de cómo se iba a actuar, de forma que una vez abiertos, la amplia mayoría hemos vuelto.

Máxime con la confianza que te da el método pre y post entreno.

Una digitalización accesible, rápida, para todos los públicos.

Eso sí, hay que querer (y saber) transformarse (digitalización) a los tiempos que corren.