calls tvplus

Hace unos días casi terminamos de ver The One en Netflix, la que al parecer era «la nueva Black Mirror«.

¿Quieres mi opinión?

No la veas.

O al menos no lo hagas si vas con la idea, como era mi caso, de que en efecto era una nueva Black Mirror.

Como ya dije por redes sociales (recuerdo que cada día de lunes a viernes recomiendo a eso de las 20 horas horario español un contenido para ver esa noche), tiene de Black Mirror únicamente de que parte de su base argumental podría encuadrarse dentro de la distopía.

Pero el grueso de la historia básicamente es un thriller policiaco. Perfectamente le podrías haber quitado eso de que una de sus protagonistas es la fundadora de una empresa genética que ha encontrado la manera de hacer match entre personas en base a sus datos biológicos, y la historia seguiría teniendo el mismo peso: Encuentran a uno muerto en la bahía, y toca saber cómo demonios llegó hasta allí.

Así que desencantado como estaba (la abandoné al cuarto capítulo, no sé si más adelante mejora), fue una verdadera alegría al descubrir otra serie que sin lugar a dudas ha pasado muchísimo más desapercibida, y que sin embargo sí bebe de ese género que tanto me encanta (maldita sea, tengo un libro publicado que va precisamente de ello): la distopía.

Hablo de Calls, una pequeña serie basada en su homóloga francesa en la que por cierto Canal + está por detrás, que lamentablemente muy pocos acabarán descubriendo, ya que está en exclusiva en el servicio de streaming de Apple TV+.

Un servicio que por casa afortunadamente tenemos (hay muy poco contenido, pero el que hay bien lo merece, y además este año debería estrenarse ya por fin la serie ambientada en la obra de Isaac Asimov…), y que aunque solo sea para ver estos 9 capítulos en una sesión maratoniana y luego darlo de baja al mes siguiente, sin lugar a dudas habrá merecido la pena.

Sobre Calls y la narrativa artificialmente acotada

He de decir que soy débil ante aquellas producciones que se atreven a innovar en canales a priori tan manidos como puede ser el audiovisual. Y por ello la propuesta de Calls de base ya me había ganado.

Calls lo que propone son 9 capítulos, de alrededor de 18 minutos cada uno, y en los que a modo de serie antológica se tratan diferentes historias que solo tienen en común su aspecto distópico.

Habrá historias de viajes en el tiempo, de bucles temporales, de fenómenos de ciencia ficción… Un poco de todo, y a priori, nada que no hayamos consumido ya de alguna otra forma todos aquellos que bebemos mucho de este tipo de ambientaciones entre el terror y la ciencia ficción.

Lo que de verdad me ha enganchado es, como decía, el uso que hace del canal audiovisual para trasladar al espectador a la acción.

En sus nueve episodios no veremos en ningún momento a ninguno de sus protagonistas. Tampoco las escenas en sí, siendo trabajo de nosotros el reconstruirlas en base a las narraciones que los protagonistas nos propondrán, principalmente, mediante llamadas telefónicas.

Es esta narrativa artificialmente acotada la que hace que, de pronto, te encuentres casi más ante un podcast que una serie televisiva.

A nivel gráfico y usando diferentes formas geográficas que se van generando como si de ondas electromagnéticas se tratase, veremos únicamente los hilos (figurados) que unen a los emisores, con su nombre, y el subtítulo de lo que vayan diciendo.

Quizás suene raro así explicado (tienes al final de esta pieza el trailer de Apple donde entenderás mejor de qué estoy hablando), pero te puedo asegurar que el formato funciona. Hay, de hecho, momentos sublimes en los que los propios animadores aprovechan ese meta-lenguaje gráfico para traducir lo que está ocurriendo (si un personaje está sangrando, su nombre se irá poniendo más rojo; si uno sube las escaleras, su línea asciende respecto al resto…).

Y por supuesto, carga todo el valor de la historia en la interpretación de voz de los protagonistas. Esas llamadas telefónicas que invitan al espectador a imaginarse la escena, y ya de paso, a empatizar aún más en lo que se cuenta.

De hecho el formato me recuerda muchísimo a aquel otro análisis que publiqué hace tiempo sobre «The Vast Of Night«, una película de ciencia ficción con tintes de terror, en un formato por supuesto mucho más tradicional (aquí si veíamos a los protagonistas delante de la cámara), pero que aprovechaba ese valor diferencial de la producción radiofónica de principios de los 70 para mantener planos fijos de fundido a negro de hasta varios minutos, con la idea, como pasa en Calls, de que nos centremos en lo que nos están contando por voz los protagonistas, y no nos desviemos atendiendo a lo que está ocurriendo en pantalla.

Una experiencia que quiero pensar que no se diferencia mucho de la que experimentan mis lectores cuando se enfrentan a una obra como «25+1 Relatos Distópicos», con la salvedad de que en esta solo hay texto, y en Calls hay texto y sonido.

Puedes leer más piezas distópicas bajo el tag Relatos.

También tienes a la venta la versión digital y física (tapa blanda) de mi serie «25+1 Relatos Distópicos», con un epílogo y un relato exclusivo.

Y tienes disponible la Colección de novelas de fantasía épica «Memorias de Árganon»:

Actualmente «Memorias de Árganon» está compuesto por tres libros y más de 800 páginas en las que se narra una aventura épica de fantasía y ciencia ficción. ¿Te atreves?

En fin, que no podía dejar pasar la oportunidad de recomendarla, máxime a sabiendas que probablemente muchos no hubiérais caído en sus garras sino fuera por ello.

Hay, como en cualquier otra serie antológica, relatos mejores y relatos peores. De hecho para los que venís de leer los relatos que por estos lares publico últimamente, seguramente vayáis ya con los deberes hechos y no os llegue a sorprender ninguno mucho.

A fin de cuentas hoy en día ya está todo contado. Lo único que cambia es el cómo lo cuentas. El cómo se presentan los hechos y el cómo se exploran hasta el clímax final.

Y es por ello que si juntamos esta temática con una manera de contar diferente a la que nos tiene acostumbrados la pequeña pantalla, obtenemos a cambio una serie brillante, que algunos abandonarán a los cinco minutos, tras descubrir que lo que parecían los créditos iniciales es realmente la obra en sí, y otros aplaudiremos con entusiasmo.

Ojalá más Calls y menos The One.

Ojalá más formatos innovadores en cine, en televisión, y cómo no, en literatura y videojuegos.

________

¿Quieres saber en todo momento qué estrenos de series y películas están por llegar?

De lunes a viernes en mi cuenta de Twitter (ES) y en mi página de Facebook (ES), entre las 20:00 y las 21:00 hago una recomendación de película, serie o documental que ver ese día.

Y si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piensa si te merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.