el hoyo pelicula critica

Una de mis obras favoritas de todos los tiempos es «The Cube».

Me he comido la trilogía («The Cube», «Cube Zero» y «Hypercube») más veces de las que me gustaría reconocer.

Ya sabes, la premisa, con ligeros cambios en cada una de ellas, es que un grupo de personas despierta dentro de una habituación cuadrada (un cubo) que comunica con otras habitaciones exactamente iguales por una apertura que tienen en cada pared (techo y suelo incluido).

Algunas habitaciones son seguras, y otras tienen trampas, que por supuesto los protagonistas irán descubriendo conforme se vean obligados a moverse para encontrar la manera de salir de este laberinto.

Esta es la base, pero por detrás no hay que ser muy listo para darse cuenta de que la obra de Vincenzo Natali tiene una fuerte conciencia social que escenifica de manera magnífica dentro del terror psicológico y la distopía:

Terror y distopía, dos de mis géneros preferidos, unidos de la mano.

Ver trailer de «The Cube» (ES)

Por eso cuando me enteré que Galder Gaztelu-Urrutia estaba trabajando en un «The Cube» a la española, no pude más que salivar.

El año pasado al final no pudimos ir a Stiges, así que me ha tocado esperar hasta que estos días Netflix por fin la ha publicado.

Y ya puedo decir que la espera ha merecido la pena.

«El Hoyo» promete todo lo que da.

Puedes leer más piezas distópicas bajo el tag Relatos.

También tienes a la venta la versión digital y física (tapa blanda) de mi serie «25+1 Relatos Distópicos», con un epílogo y un relato exclusivo.

Una mirada distópica hacia la realidad social del momento

La premisa de «El Hoyo» es, en esencia, parecida a la que en su día ofrecía la obra canadiense.

El personaje interpretado por Iván Massagué despierta en una habitación con otra persona en la que hay un agujero (el Hoyo) en el centro de la misma desde donde se puede ver que tanto por abajo como por arriba hay habitaciones semejantes.

Una vez al día baja por este agujero un gran banquete de comida y bebida, de tal manera que los que estén en la planta superior pueden comer todo lo que quiera, los que estén en la segunda todo lo que hayan dejado los primeros, los que estén en la tercera todo lo que hayan dejado los primeros y los segundos, y así con todas las demás plantas.

Además, cada mes los «participantes» cambian aleatoriamente de habitación, compartiéndola (si sigue vivo) con su compañero.

Es bajo esta misma mecánica donde surgen las preguntas que una obra de este tipo requiere que el espectador y el protagonista se haga:

  • ¿Por qué está ahí la gente?
  • ¿Hay comida suficiente para los últimos?
  • Y sobre todo, ¿antepondríamos nuestra necesidad a la del resto?

Un viaje hacia el abismo de la psicosis social, del más puro egoísmo e individualismo. Pero además, con un halo de esperanza ejemplificado en esa búsqueda de El Dorado que arroja la coordinación entre centenares de desconocidos (bien sea desde el diálogo o la fuerza) para velar por el mismo objetivo que tienen todos: la más pura supervivencia.

«El Hoyo», por tanto, cumple a la perfección su faceta de entretenimiento, pero además saca a relucir esos límites y debilidades que tiene la sociedad.

Parece claro a priori que si te toca en una de las últimas habitaciones, estás jodido. Pero sin embargo, si todos se pusieran de acuerdo y comieran solo una ración, el sistema sería autosuficiente.

El problema, por supuesto, es que en situaciones de crisis lamentablemente siempre habrá quien quiera anteponer su necesidad a la del resto, sin darse cuenta de que eso pone en peligro su propia integridad

Hoy estás arriba, mañana puedes estar abajo.

Es, como no, una alegoría que viene ni pintada para estos momentos de confinamiento que hemos estado viviendo con la crisis del coronavirus. Un recordatorio en clave de distopía de que la única manera de prosperar como civilización y salir de situaciones jodidas es colaborando, ya que de lo contrario ya no solo joderemos al prójimo, sino también a nosotros mismos.

Si no tienes nada que ver estos días y quieres pasarlo mal (de buena manera), no puedo más que recomendártela.

Ver trailer de «El Hoyo» (ES)

Y si te has quedado con hambre de más películas de este estilo, otra recomendadísima sería Snowpiecer o Rompenieves (2013).

Ver el tráiler de Rompenieves (ES)

________

¿Quieres saber en todo momento qué estrenos de series y películas están por llegar?

He creado este calendario (ES), actualizado mensualmente, al que puedes suscribirte sin coste.

Y si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piensa si te merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.