Cuando una aplicación de mensajería se convierte en un centro de información

En este blog he hablado de Spotbros de refilón, y resulta curioso que siendo una de las start-up tecnológicas españolas con más perspectiva de futuro no le hubiera dedicado ya una entrada completa.

spotbros-marketing-movil

Con la decisión de WhatsApp de pasarse al fin a una aplicación de pago anual (recordemos que hasta ahora era gratuita en Android, y de pago único en iOS por una oferta de lanzamiento que se ha ido prorrogando más de lo esperado), el potencial peligro de la unión que telecos y operadoras han volcado en el desarrollo de una estrategia de mensajería para hacer frente a un mercado (el de las OTT) que ya no les pertenece, y la feroz campaña de marketing que están llevando los japoneses de Line para posicionar su app (bien estructura y con muchas más posibilidades que WhatsApp) al frente de los mercados mundiales (a día de hoy es número uno de descarga gratuita en Google Play), el movimiento de Spotbros es tremendamente interesante, al dar un activo de valor que ninguna otra aplicación de mensajería ha sabido aprovechar.

Para los que estéis un poco perdidos, deciros que Spotbros es una aplicación de mensajería instantánea, de desarrollo español, y que tiene como principales puntos fuertes el hecho de contar con una transferencia de datos cifrada (característica de la que peca por irresponsable WhatsApp), la seguridad de que tus mensajes tienen a lo sumo 30 días de vida útil en los servidores de la compañía (ni Line ni WhatsApp aseguran el tiempo que guardan tu información), los SHOUT, una suerte de llamada a tu alrededor para pedir respuesta (al resto de usuarios de Spotbros cercanos) a preguntas tan diversas como qué restaurante de este barrio me recomendáis, o si hay alguien dispuesto a quedar contigo por aquí cerca, y desde Febrero, la posibilidad de desarrollar apps internas a la aplicación con las que interactuamos como si de un usuario más se tratase.

Este último movimiento es quizás el más importante de todos, ya que ofrece en esencia un activo de valor mucho más potente para una aplicación de mensajería, al servir ya no solo para comunicarse, sino para interactuar con tu entorno. Prueba de ello es la recién estrenada app de la EMT de Madrid, que nos permite preguntarle el tiempo de espera de autobuses cuando estamos en una parada, o “Cartelera”, para conocer qué horarios de películas hay en los cines cercanos a nuestra posición.

PabloYglesias-Spotbros

Las posibilidades son enormes, más si cabe con la liberación del SDK para el desarrollo dentro de la plataforma, la nueva web para desarrolladores, con tutoriales y casos de uso, y el enlace a GitHub con el proyecto.

Abre así un nuevo nicho de mercado: el de las aplicaciones de mensajería instantánea como centros de interacción con otras aplicaciones. Un mercado al que Line se ha estado acercando (dando tumbos más bien) con sus numerosas aplicaciones externas que aumentan las características de su app de mensajería, y la tienda de Stickers.

Pero Spotbros ha dado en el clavo. Su tienda de apps es más que útil, al desplazar muchas otras de la misma tienda del SO, y eso en apenas un par de meses. Una herramienta a seguir muy de cerca.

Os mantendré informados.

Para terminar no quería dejar de pasar la ocasión para dejaros el enlace de una entrevista que Genbeta les hizo a los chicos de Spotbros, y que merece la pena tener en cuenta para todos aquellos que como un servidor estamos adentrándonos en el caótico mundo de la creación de start-ups.