Sobre las diferencias entre identidad y reputación online

intervencion radio clickradiotv

Este lunes estuve junto a Marina Brocca (ES) en el programa de Teresa Porta «Te In Teresa Te In Porta» de ClickRadioTV.

Teresa, además de tener el mejor nombre posible para un programa de radio (muy fan, jaja) hace un gran trabajo de difusión en temas de psicología y educación, tratando muchísimos temas de gran impacto social. Y para esta vez le pareció interesante invitarme por mediación de Marina para que juntos hablásemos de «esas cosas de Internet».

Un directo de una hora, también consumible más tarde en diferido gracias al podcast (ES) y al streaming de Facebook (ES), a medio camino entre entrevista y charla de amigos sobre muchos de estos temas que tanto nos apasionan y que tanto he tratado por estos lares. Enfocado a un público no técnico preocupado sobre todo por el impacto que puedan tener el tercer entorno en sus hijos y en ellos mismos.

Además, unos días antes Marina preparó un guión que por supuesto nos saltamos a la torera, pero que aproveché para responder por aquí y que acompañe en formato texto al programa que he re-subido a mi canal de Youtube:

Ver el vídeo de la intervención (ES)

¡Que lo disfrutes!

¿Qué es la identidad digital?

Básicamente la identidad digital es lo que nos define en entornos puramente digitales.

Es, a fin de cuentas, la unión de toda nuestra presencia digital (lo que nosotros decimos en redes sociales, en blogs, en foros…) y de nuestra reputación online (lo que terceros dicen de nosotros en la Red).

¿Cómo influye la identidad digital en la identidad física y en la seguridad?

De forma crítica, y cada vez más.

Cuando nosotros subimos una foto de nuestras vacaciones a nuestro perfil en redes sociales, estamos comunicando a nuestros amigos lo que estamos haciendo en ese momento. Pero además, también estamos avisando a un posible ladrón de que no estamos en casa.

En un entorno eminentemente digital lo que ocurre en Internet ya no se queda únicamente en la Red, sino que trasciende más allá, hasta los derroteros de nuestra vida física.

¿Por qué es tan importante hoy en día nuestra identidad digital?

Porque cada vez más acciones se están realizando en entornos digitales.

Si te fijas en estos últimos años cada vez más son las empresas que cuando les vas a entregar el currículum en la oficina, te dicen que tienes que enviarlo por email o utilizando el formulario de su página web.

Hoy en día no hay proceso de selección que no englobe una búsqueda básica del interesado por Internet para «saber qué sabe Internet de esa persona». Y si lo que encuentra es, por ejemplo, todo fotos de fiesta con sus amigos, quizás el personal de recursos humanos encargado de la selección se haga una idea sobre la persona que sin lugar a dudas no le interesa al candidato.

Y esto mismo lo podemos aplicar a cualquier otra necesidad de la vida en colectivo. Desde pedir una hipoteca, pasando por el alquiler de un piso, por conocer a una pareja…

¿Cómo se forma la identidad digital?

Con dos elementos:

  • La presencia digital: Es decir, lo que dices tú sobre tí mismo. Lo que publicamos en las redes sociales y demás servicios de Internet.
  • Reputación online: Lo que los demás dicen de nosotros. Nuestros amigos en redes sociales, pero también nuestros clientes, servicios de análisis de cuentas online, bases de datos de empresas y servicios que alguna vez hemos utilizado…

¿Qué riesgos supone tener una identidad digital ?

Más que riesgos de tener una identidad digital, hablaríamos de los riesgos que es tener una identidad digital NO CONTROLADA.

Porque hoy en día identidad digital la tenemos todos. Incluso mi madre, que no tiene perfiles sociales en uso.

Simplemente con que alguna amiga del trabajo suba una foto de aquella cena ya está generando un elemento de identidad. Y esto puede ser un problema el día de mañana, puesto que mi madre (y la mayoría de personas) no tienen control sobre la información (presencia digital), y está por tanto supeditada a los designios de su reputación online.

Algo muy peligroso, ya que de publicar algo en Internet ¿crees que la gente suele publicar cosas positivas o más bien críticas en caliente sobre X decisión o tal mala experiencia?

¿Qué podemos hacer los padres para ayudar a nuestros hijos a cuidar su identidad digital?

De hecho es un tema del que hablé largo y tendido hace unos meses en otra radio de la competencia (G.G).

Básicamente los padres deberían:

  • Informarse: Esto es crítico. Lo que en el mundillo llamamos concienciación. No esperamos que todo padre sea un hacker informático, pero sí que sepa reconocer los riesgos digitales más habituales y asesorar a los hijos al menos sobre a quién (una experta como Marina o como un servidor) debe consultar sus dudas.
  • Implementar medidas de control: Si hablamos de un menor, no está de más que sus dispositivos tengan activados sistemas de control parental, ya sea los propios nativos del sistema operativo que nos van a evitar, por ejemplo, que ese niño no pueda hacer compras in-app en una aplicación como Fornite y que a fin de mes nos llegue una factura por valor de varios cientos de euros (es un caso que he vivido recientemente con un amigo y su hijo), o las herramientas de terceros que minimizan la posibilidad de que nos usurpen la identidad o nos roben (a nosotros o a nuestros hijos) las cuentas. VPNs, gestores de contraseñas y segundos factores de autenticación disponibles en herramientas como Ciberprotector (ES).

¿Qué consecuencias puede ocasionar una mala gestión de esta identidad?

Absolutamente todo lo que se te ocurra… y más allá. Como decía Buzz Lightyear :).

Hace unos años se hizo muy conocido el caso de una chica, directora de una asociación norteamericana que tras publicar un tweet en claro humor negro entre sus apenas cien seguidores se subió a un avión hacia África, y al llegar y volver a tener conexión se enteró de que ese tweet se había hecho viral y la compañía, al ver riesgo reputacional asociado, había decidido despedirla mediante un comunicado oficial.

Esto lo estamos viendo cada poco últimamente con políticos, que están borrando su huella digital antes de que alguien cace algo que ha dicho hace tiempo que le haga daño reputacional a él o a su partido.

Sin olvidar la de situaciones complicadas que se producen en la pareja por no saber utilizar, o utilizar incorrectamente las herramientas de comunicación.

Una crisis reputacional te puede joder literalmente la vida a ti y a tus seres queridos. Desde que tu empresa cierre o pierda muchísimo dinero por no poder afrontar una situación reputacional complicada, a temas de índole personal que han llevado incluso a jóvenes y adultos al suicidio.

¿Cómo tener una identidad digital saneada?

Pues estableciendo una estrategia de presencia digital adecuada.

¿Te preocupa tu presencia digital?

He diseñado este curso online en 8 módulos en el que cubriremos todos los fundamentos de la presencia digital sana, ayudándote paso por paso a parametrizar la seguridad y privacidad de tus cuentas digitales y de tus dispositivos.


Nadie está libre de sufrir una crisis reputacional en algún momento dado. Pero al menos si hemos hecho los deberes es bastante probable que la crisis sea menos «crisis».

¿Es lo mismo identidad digital que reputación digital?

No. Como te decía antes la identidad digital engloba a la presencia digital y a la reputación online.

Podríamos por tanto decir que la reputación online es un subconjunto de la identidad digital.

¿Qué supone tener una buena reputación digital ?

Pues que como ocurre en el mundo físico, vas a tener menos problemas en tu día a día.

A un profesional que además aparenta ser profesional en entornos digitales es más difícil que le falte trabajo en algún momento dado.

Una persona que tiene un círculo de amistad sano en entornos digitales seguramente lo tenga porque ese mismo círculo de amistad está también offline, y por ende tendrá más apoyos cuando las cosas le vayan mal.

¿Cómo nos influye la reputación digital en nuestra vida cotidiana?

Lo hemos comentado antes por estos lares.

Vivimos en una sociedad, y por tanto dependemos (emocionalmente, pero también de forma tangible) de lo que la gente piensa de nosotros.

Si alguien te cae mal seguramente vas a estar menos interesado en ayudar a esa persona y viceversa.

Por tanto si tienes una mala reputación (sea digital o no) te encontrarás en desventaja en toda y cada una de las cosas que hagas en tu vida.

¿Qué es una crisis de reputación o reputacional?

Es cuando algo literalmente nos explota en la cara:

  • Se hace público (sea o no verdad) que Menganito robó en el trabajo.
  • Corren rumores de que una chica de clase ha estado con varios amigos.
  • Nuestra empresa aparece en una lista de morosos (sea cual sea la causa)

Cualquiera de esas situaciones en las que lo que piensa el resto de nosotros nos afecta negativamente.

¿Cómo podemos averiguar si tenemos problemas de reputación?

Bueno, si estamos sufriendo una crisis reputacional realmente nos vamos a dar cuenta tarde o temprano. Créeme.

Pero antes de ello yo una cosa que siempre recomiendo en mis charlas y talleres es practicar el egosurfing. Es decir, buscarnos en Internet (abrir una pestaña de incógnito del navegador y buscar nuestro nombre completo, nuestro DNI/CIF, nuestro teléfono, nuestros emails…) para saber qué sabe Internet de nosotros.

Si lo que aparece es negativo para nuestra reputación (fotos comprometedoras, una noticia pasada que nos afecta negativamente, comentarios negativos sobre nuestro negocio…), o incluso si no aparece nada sobre nosotros, tiembla, porque ahí tenemos un problema.

Sea ya en el presente, o a futuro. Pero tarde o temprano nos va a salpicar, y no estaremos preparados para controlarlo.

¿Te preocupa tu presencia digital?

He diseñado este curso online en 8 módulos en el que cubriremos todos los fundamentos de la presencia digital sana, ayudándote paso por paso a parametrizar la seguridad y privacidad de tus cuentas digitales y de tus dispositivos.