El “derecho irrenunciable” de AEDE

Mucho se ha hablado ya de la nueva reforma de cultura (ES). Un basto documento que viene escrito de puño y letra por el lobby de la industria, y secundado por la política, como buen país democrático que es España.

AEDE

En última instancia, el cliente, que aquí ni pinta ni importa. Entre sus perlas, el hecho de penalizar el enlace de contenido, con vistas a seguir los pasos de una Alemania que ha perdido el norte. La tasa Google, o el canon de AEDE (con CEDRA como cabeza de turco), si prefiere llamarlo por su nombre. Un impuesto que irá a los bolsillos del colectivo, y no a los  verdaderos generadores de contenido. Otra SGAE, vamos.

De todo lo expuesto, me quedo sobre todo con ese apartado en el que se informa que este canon es de “derecho irrenunciable” ¿Qué quiere decir esto? Pues que quizá usted, como buen generador de contenido, ha decidido como un servidor divulgarlo bajo una licencia abierta (creative commons o la que sea), en la que da explícitamente su permiso para que todo lo vertido en sus dominios pueda ser utilizado por terceros sin coste alguno. Nada más lejos de la realidad.

Si un agregador de contenido (sea Google, sea Menéame, sea quien sea) decide que su contenido es lo suficientemente interesante como para enlazarlo, y pese a que usted ha dado el consentimiento explícito en la licencia de su página, y aunque usted en ningún momento decida denunciar a la empresa que hay detrás de ese servicio, AEDE lo hará por usted, y el dinero que obtenga será para ellos.

Así de sencillo. La misma cantinela del “guarda gitano” de las obras, o de la mafia de toda la vida, pero esta vez con el apoyo del gobierno. Para que luego digan.

¿Qué por qué hacen esto? Pues para evitar que pase lo que pasó en Francia, que intentaron meter el mismo canon, y la respuesta de Google fue la voz de la cordura:

Si ustedes no quieren que les enlacemos, aquí tienen un formulario en el que pueden desuscribirse, de tal manera que ni nosotros obtendremos ese beneficio que ustedes piensan que les estamos robando, ni ustedes, por supuesto, recibirán visitas gracias a nuestros enlaces.

Y oye, ha sido decir eso, y casualmente la reforma se ha parado.

Cansado estoy de escribir sobre estos temas. Lo que estamos viviendo es otro ejemplo más de la Santa Inquisición que representa la industria de este país, y la de muchos. Una industria afianzada en el pasado, que usa su poder para coaccionar un mercado que no entienden ni quieren entender, con estrategias sacadas de la peor película de gangsters. En juego, la neutralidad y libertad de la red, por unos dinosaurios que miran con miedo un entorno que solo arroja oportunidades.

 

Edit a día 28 de Febrero del 2014: Google acaba de pronunciarse al respecto (ES), con su particular tono conciliador, sobre el porqué de que medidas como estas solo conllevan un retraso a la evolución de la web. Google News no tiene publicidad, y únicamente muestra un extracto de la noticia. Quien quiera leerla, le toca pinchar, lo que acaba por transformarse en 10 millones de visitas al año para los medios allí enlazados. Además, quien quiera no aparecer en Google News, solo tiene que pedirlo. Es decir, lo que todos sabemos, que desmonta por completo el aparente gran negocio que hace Google con el contenido del resto de medios.

Edit a día 7 de Marzo del 2014: Varios medios tradicionales junto a buena parte de los medios digitales de nuestro país se han unido en la llamada Coalición Pro Internet, una asociación que pretende plantar cara a AEDE. Por cierto, no deja de ser curioso que en su creación ya esté formada por más medios que la anterior.

Edit a día 15 de Octubre del 2014: Con la ley a punto de aprobarse, Google ya ha dejado claro que en caso de seguir adelante cerrará Google News. Una mala noticia para todos, pero en todo caso necesaria para no caer en chantajes absurdos, y proteger el futuro de internet.