Deconstrucción de la narrativa digital: Algunos ejemplos creativos

A finales del año pasado hablábamos de los diseños no intencionados, una realidad que todo servicio o sistema tiene que afrontar, y que en algunos casos, llega a cambiar para siempre la propia necesidad que lo hizo en un principio nacer.

narrativa creativa

Así, descubríamos como el usuario, en su más maquiavélica y juguetona forma, tergiversa los fines de un diseño para utilizarlo con otros, como le pasa a esa silla que hace de improvisada percha, o a esa aplicación de compra-venta de segunda mano Wallapop que sirve de improvisada red social de ligoteo.

Siguiendo el camino marcado, me ha parecido interesante comentar dos casos recientes que he visto en Twitter, apoyados esta vez en una intención puramente artística o creativa, y que demuestran una vez más que cualquier entorno limitado es el caldo de cultivo perfecto para el surgimiento de nuevos lenguajes de expresión.

Narrativa deslocalizada y gamificación

El primero tiene que ver con la filosofía de aquellos antiguos libros de “Elige tu propia aventura”. Dejando de lado el interesante desarrollo de esta particular narrativa, que parece actualmente estar viviendo una segunda edad de oro en el mundo de los videojuegos (si le gustaría que hablara de la teoría de grafos detrás de su elaboración hágamelo saber en los comentarios), lo cierto es que el carácter distribuido y enlazable de Twitter parece que sirvió de inspiración al consultor en tecnología móvil Terence Eden para llevar a cabo el proyecto Choise your Own Adventure (EN) en la red de microblogging.

En su blog, enlazado justo encima, explica cómo fue la elaboración del mismo, enfrentándose a los bloqueos de intento de creación de múltiples usuarios por parte del sistema y cómo aprovechó cuentas antiguas para llegar a los 23 perfiles que necesita para seguir el proceso al completo.

En el tweet enlazado bajo estas palabras tenemos el inicio de la aventura, que nos irá dirigiendo hacia diferentes perfiles según las decisiones que tomemos, hasta que al fin demos con el último (o perezcamos en el proceso, algo sin duda más habitual :D). ¿Te atreves?

 

Narrativa creativa como herramienta para encontrar trabajo

El segundo ejemplo une dos elementos críticos a la hora de buscar trabajo: la creatividad y el CV necesario (aún) para presentar solicitud en el puesto que sea.

Por supuesto, hay profesiones que se benefician más de este tipo de “instalaciones digitales”, como pueden ser todas aquellas relacionadas con el mundo del arte, del diseño, del marketing y de la publicidad, pero al final, cualquier sector es susceptible de un poco de “hacking”, dando como resultado una diferenciación positiva que podría permitirnos adelantar al resto de candidatos.

Este es el caso del perfil de Ignacio Castiella (ES), un publicista en paro que encontró en Twitter la herramienta perfecta para ofrecer su expertise. Y la mejor forma que se le ocurrió es contando la historia profesional de su vida, que tuvo que escribir en orden cronológico inverso para que el timeline de su cuenta lo mostrase adecuadamente, y aprovechando el RT para darle un poco más inventiva y espontaneidad al discurso.

perfil de icastriellas

Seguro que si usted es de los fieles a esta página, recordará el caso de Enzo Vizcaíno, un periodista recién salido de la carrera que encontró en un videoclip subido a Youtube la mejor manera de encontrar trabajo. Y vaya si lo encontró…

No hay mejor escenario para el surgimiento de nuevas narrativas que aquel que está sólidamente acotado, que aquel que sufre las restricciones de una crisis (sea auto-impuesta, o como respuesta a un síntoma de fatiga histórica). Lo vemos ahora con Twitter, pero el mismo principio lo podemos extrapolar a la feroz evolución que ha sufrido la electrónica de consumo con la optimización del hardware, empujada por las necesidades que imponía el mundo móvil, o las consecuencias de una sobrealimentación de burbujas (burbuja .com hace unos años, burbuja del ladrillo en el caso español, ¿burbuja de OTT en la actualidad?).

Las redes sociales como ese elemento ya habitual de innovación comunicativa, que nos lleva a sentir empatía por un componente de una nave espacial (antropomorfización de los viajes espaciales), a comprender la importancia de la dispersión social para el buen funcionamiento de las relaciones sentimentales, o incluso para dibujar nuevas fórmulas de auto-expresión alejadas del clásico texto escrito.

El ser humano intenta ser libre por naturaleza, y en un entorno poco proclive a ello tiende a encontrar salidas creativas. Nuevas narrativas digitales que enriquecen el tercer entorno, y que nos empujan a formarnos en el desarrollo de las TIC, un frente necesario para entender la sociedad de nuestro siglo.