agregador contenido

Corría el año 2016 cuando un servidor publicaba un artículo titulado «El caos de una economía basada en bienes digitales«.

En él, intentaba explicar cómo, conforme mayor crece el mercado digital, y este más se fragmenta, se entra en la paradoja de que el usuario tiene más contenido para consumir, pero con unas barreras de entrada mayores, al requerir tiempo para buscar dónde está dicho contenido.

En aquel entonces el ojo, al menos para un servidor, estaba puesto en el mundo del videojuego para PC.

Por si no lo sabes, los principios de la década del siglo XXI estuvieron marcados en la industria del videojuego en PC por el reinado casi incuestionable de Steam, la gran plataforma agregadora.

Sin embargo, con la entrada de la nueva década, fueron surgiendo más grandes estudios que decidieron sacar sus títulos fuera de la misma. Montarse su propio chiringuito.

Así, algunos llegamos a 2016 con Steam instalado en nuestros ordenadores, pero también con UPlay para los juegos de Ubisoft, con Origin, con Epic Games, con Battle.net de Blizzard, con GoG y, si me apuras, con el launcher del ese juego asiático de turno.

Y de esa época a la actual la cosa todavía ha ido a peor, con la llegada ya no solo de Microsoft Games y del Game Pass, sino en definitiva con cada vez más y más plataformas separadas. Pequeños jardines vallados.

Lo que antes era simplemente entrar en una aplicación, seleccionar el juego, y empezar a jugar, de pronto se vuelve un tedio, al tener primero que saber dónde está dicho juego. Al tener el catálogo de productos totalmente distribuido.

En aquella pieza, por volver con el tema, explicaba cómo un servidor había empezado a utilizar una funcionalidad de Steam que probablemente pasase desapercibida al grueso de jugadores, y que era la posibilidad de incluir dentro de nuestra biblioteca «programas de terceros».

De esta manera, y aunque fuera algo tedioso configurarlo (tenías que ir uno a uno con todos los títulos, buscando su ruta de instalación y encontrando el ejecutable en cuestión), era posible «incluir» accesos directos a juegos de otras plataformas dentro de la biblioteca de Steam, de forma que solo hiciera falta revisar dicha biblioteca para seleccionar el título.

Y digo esto entre comillas, ya que, nuevamente, y debido a las limitaciones del servicio, había plataformas como Amazon Games cuyo sistema de almacenamiento de juegos no permitía incluirlos per sé en la biblioteca.

Pero oye, era un apaño. Al menos, aunque fuera algo pesado el hacerlo, una vez configurado tenías de nuevo un sistema centralizado de búsqueda.

Llegan los servicios en la nube y la necesidad de utilizar APIs

El tiempo pasa y la cosa se complica aún más.

Ya no hablamos de contenido almacenado en nuestros dispositivos, sino en servidores de terceros. Y, por tanto, esta funcionalidad deja de ser compatible con, por ejemplo, plataformas como Game Pass.

Afortunadamente, los chicos de GoG pensaron en ello y acabaron por sacar GoG Galaxy, una reinvención de su tienda que permitía navegar por todo el catálogo de juegos que tuviéramos en nuestras cuentas en diferentes servicios, estuvieran o no instalados en el ordenador.

Para ello, por supuesto, no queda otra que concederle permisos a GoG en todos y cada uno de los servicios de la competencia, pero es en esencia lo que algunos desde entonces utilizamos para navegar en todo nuestro catálogo, al ser este sí compatible con servicios en la nube.

Toda esta introducción para contarte que este mismo problema lo estamos teniendo hoy en día con el streaming de contenido audiovisual.

Que sin Netflix, que si HBO Max, que si Amazon Prime Video, que si Disney+, que si TV+, que sin filmin…

Si en vuestra casa sois como en la nuestra, que pagamos rigurosamente todos los servicios de streaming del momento, es probable que de vez en cuando os pase que queréis ver algo, y no tenéis ni idea de dónde está, teniendo que ir aplicación por aplicación realizando las búsquedas.

Y sí, hay servicios de terceros como JustWatch que te informan de dónde está cada título. Pero requieren nuevamente una configuración previa, y además no está disponible como app en televisores.

Así es como Plex, la plataforma que algunos seguimos utilizando como centro multimedia para ese contenido que no está disponible en ningún otro servicio bajo demanda, ha metido esta semana una funcionalidad llamada Discover (EN) que permite acceder al catálogo del resto de plataformas, unificando las búsquedas.

En este caso, y seguramente por limitaciones del resto de servicios, no es posible reproducir desde el propio Plex el título en cuestión. Pero oye, al menos, y previa selección de las plataformas que tenemos (simplemente hay que marcarlas, ya que no existe forma de conectarse vía API a nuestras cuentas), basta con realizar cualquier búsqueda en la aplicación de Plex para que nos diga en qué plataforma está. Le das al botón de reproducir en la plataforma, y te lleva directamente a la ficha de reproducción de ese título en particular dentro ya de la app del servicio que corresponda.

Además, y aunque por ahora está en modo beta, ya lo tienes disponible para apps de móvil y en los principales sistemas operativos de smart tvs.

Lo he estado probando estos días, y la verdad es que va bastante bien. Plex ya contaba con una interfaz muy fluida y una búsqueda contextual muy potente, así que algo así se agradece, sobre todo cuando lo comparas con las búsquedas nativas de algunas apps como HBO o Disney+, que dejan muchísimo que desear (y eso que solo tienen que realizar dicha búsqueda en su catálogo).

Eso sí, tengo dudas de si estará cogiendo correctamente el catálogo correspondiente al país del usuario, o lo hace con el genérico. Todavía no me he encontrado con ninguna situación rara, ojo, pero al no usar API ni pedirnos acceso a la cuenta, no sé si comprobará previamente que ese contenido está disponible o no en nuestro país, o simplemente tirará del catálogo global.

Sea como fuere, es un acercamiento a esa problemática que sigue siendo la de cómo agregar contenido de diferentes fuentes en un mismo catálogo.

No es perfecto, pero me parece un ejemplo de guión de cómo una aplicación que históricamente ha estado asociada a la piratería, va poco a poco encontrando su sitio. Primero con la compra de catálogo propio que tienes disponible de forma gratuita (la mayoría son películas y series de calidad baja, ojo), y ahora con esta propuesta para homogeneizar las búsquedas.

Por ahora, y como me ha pasado con GoG en PC, es probable que pase a ser mi herramienta de búsqueda principal. Y eso es decir mucho…

________

¿Quieres saber en todo momento qué estrenos de series y películas están por llegar?

De lunes a viernes en mi cuenta de Twitter (ES) y en mi página de Facebook (ES), entre las 20:00 y las 21:00 hago una recomendación de película, serie o documental que ver ese día.

Y si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piensa si te merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.