Cuando el DRM no tiene más sentido que el negocio puro y duro: SimCity

PabloYglesias-SinCityArtículo originalmente publicado en el La U – El diario de Kampussia nº 135, periódico de actualidad universitaria, columna “Videojuegos”, con una tirada de 60.000 ejemplares en 55 universidades de España, así como en la versión digital.

 

El 11 de Marzo, Lourdes Sanz, directora de contenido de este periódico, se puso en contacto con un servidor para ver si podía colaborar con algún que otro pequeño artículo para las secciones de Videojuegos y App. Accedí encantado, como ya he hecho en anteriores ediciones, intentando reducir a la máxima expresión un tema de rabiosa actualidad, que me gustaría tratar en profundidad en esta entrada, y que ya no solo afecta al mundo del videojuego, sino al del software y el contenido en general: los caprichos del lobby y el DRM.

simcityfallo820-re

El pasado día 5 de Marzo salía a la venta (en EEUU, en el resto de países llegaría dos días después) uno de los simuladores más esperados de todos los tiempos: SimCity, del que ya os había hablado recientemente para sacar a relucir el potencial de los mundos virtuales como laboratorios de la realidad. Desde el comienzo, se optó por una medida tajante: Los que comprasen el juego estaban obligados a estar conectados a los servidores de la compañía para jugar, ya jugasen online o de forma individual.

Este tipo de arquitecturas tiene diversas ventajas. Por un lado, permiten que parte de los cálculos se compartan y se hagan en el servidor, lo que en definitiva no obliga a sus usuarios a contar con unos procesadores tan potentes como los esperados. La segunda razón es obvia, y es que permite servicios adicionales, como el mercadeo entre vecinos (usuarios que tienen su ciudad situada cerca de la nuestra), registro de logros y compartición en redes sociales.

Si sois amantes de los MMO (massively multiplayer online), sabréis que no es la primera vez que se opta por este requisito, pero sí podríamos estar ante el primero (o el más sonado) en el que esta medida está metida a calzador.

Si yo quiero jugar solo (extrapolar jugar a usar cualquier software en general), por qué demonios tengo que estar conectado. Si me gusta jugar al World of Warcraft, o pegarme unos tiros con unos amigos en el Counter Strike, entiendo que me “obliguen” a tener conexión (la temática del juego así lo pide), pero no es el caso.

La realidad es la siguiente: Maxis (la compañía detrás del título), ha visto en esta medida la excusa perfecta para fijar un DRM (Gestión digital de derechos) totalmente efectivo. Si tú quieres jugar, te obligo a conectarte a mi servidor y validar cada cierto tiempo que tu licencia es correcta. En caso contrario (ya sea porque tienes una copia pirata, o porque quieres jugar y no tienes internet), olvídate de SimCity.

El lobby de la industria, buscando una manera más de obligarte a comprar el producto (que no olvidemos que es tan caro como el resto de grandes títulos) y seguir pagando para consumirlo. Una forma más de censura (es tuyo pero lo puedes usar solamente cuando yo digo).

Y funciona, hasta tal punto que los servidores se han colapsado durante días, haciendo infumable el juego, que poco a poco vuelve a normalidad (eso sí, 100% conectado a internet).

Ahora ver el éxito del producto (que aunque nos quejemos sigue teniendo una cuota de mercado terrible), y mirad con terror al futuro que nos espera, cuando nos metan un DRM en cualquier producto, por aquello de proteger los derechos de autor, y de paso lucrar a la industria.

 

P.D.: Ya he avisado por todas las redes sociales de PabloYglesias, pero aprovecho para informar que estamos cambiando de hosting y dominio, por lo que es bastante probable que durante al menos un día (quizás más porque coincide con fiestas en España), la web esté operativa a medias. Las imágenes y los enlaces seguramente dejen de funcionar (te redirijan a la home). Pido perdón por las molestias que ello pueda causar (recomiendo usar mientras el dominio www.pabloyglesias.es). Es un mal menor que hay que pasar para ofrecer un servicio con IP y dominio español (el anterior era alemán), y un espacio compartido con copias en dos servidores, por lo que la web tendrá un 99,9% de tiempo ON, y tanto para los visitantes de la península, como para los de América, debería cargar bastante más rápido. Dentro de una semana más o menos, preveo tener todas las páginas totalmente operativas, y será entonces cuando anunciemos el nuevo diseño y todas las novedades que estoy implementando.