PabloYglesias se ausenta una semana

Hay veces en el ciclo de un proyecto es necesario tomarse unos días de descanso. No porque ya estés quemado (que le puedo asegurar que no es así), sino porque desconectar durante una temporada te va a permitir tener una visión muy diferente de los logros conseguidos y las necesidades que debes afrontar de aquí en adelante.

PabloYglesias-Berlin

Es por ello que, aprovechando que estos próximos 8 días estaré por Berlín (viaje de placer, todo sea dicho), he decidido prescindir en el equipaje de mi querido portátil (haciendo cura de conexión, jeje). Tampoco tengo pensado dejar programados artículos, ya que a la hora de la verdad, me obliga a estar pendiente de que se publiquen correctamente (WordPress en eso falla más que una escopeta de feria) y de hacerles la difusión oportuna en las redes sociales.

El trabajo para mantener esta web me roba tranquilamente una media jornada diaria, si incluyo tanto el artículo diario que escribo como su difusión, la necesidad de leer muchísimo día tras día, el mantenimiento y la implementación de nuevas funcionalidades en la web, el contestaros lo antes posible por todos los canales de comunicación que tengo activos y todos los servicios alrededor de la misma (diferentes newsletters (ES), extensiones de Chrome o webapps como PabloYglesias Lite, por poner algunos ejemplos). Por supuesto, buena parte de este hobby lo hago en ratos libres, viajes en transporte público y horas intempestivas de la mañana, lo que me deja una suerte de sensación de haber cumplido las tareas marcadas el resto del día.

Desde que comencé este blog, no hubo un solo día en el que no haya estado trabajando en generar contenido y mejorar todos los servicios que actualmente ofrezco (y lo digo en serio). Es un trabajo que hago desinteresadamente, porque me gusta, y porque ante todo, me sirve a mí para tener un repositorio informativo de primerísima mano allá donde vaya. Me he ido de vacaciones, he viajado por trabajo y por familia más de la cuenta, y me he buscado mis mañas para que ello no afectase a la agenda de contenido de este blog.

Sin embargo, creo que ha llegado el momento de desconectar por una semana. Ver qué he conseguido, y seguir a la vuelta con todavía más ganas.

Sé que allí en Alemania me voy a estar comiendo las uñas, sobre todo si esta semana se anuncia alguna de estas noticias que tanto me gusta traer a esta santa casa. Seguiré haciendo los deberes (lectura de actualidad, curación de contenido en redes sociales y newsletter) y aunque solo sea a primera y última hora del día, estaré pendiente de contestarles.

Pero por el resto, pararé las máquinas y el artículo diario no llegará calentito a su lector de noticias o navegador cada mañana.

A la vuelta seguiré con la programación habitual, más alguna que otra sorpresa que tengo pensado llevar a cabo, y quizás con alguna más si de verdad estos días de desconexión me sirven para echar a volar la mente.

Así que me despido de usted por unos días ¡Buen verano, y nos vemos a la vuelta!