El reto de crear y mantener una infraestructura de conectividad mundial

wifi city

Era un tema que tenía esta semana pendiente, y que con el trajín de la Rooted no habría podido tratar en su máxima extensión hasta ahora. En el Mobile World Congress, junto con la presentación de los nuevos devices molones de la electrónica de consumo, y con la guerra por ver quién pega más fuerte y mejor en el mundo de los pagos móviles, hubo otro tema candente que es de suma importancia para el futuro de la red, de la comunicación digital.

Hablamos de la carrera por acercar Internet al resto del mundo en primera instancia, y que esa internet sea capaz de evolucionar al nivel que exigen los servicios en segunda.

Quién debe acercar internet al resto del mundo

Como ve, nada que no lleve años en la palestra (lo segundo de hecho es la clásica pelea entre infraestructura/servicios que lleva décadas en la industria), pero me parece interesante ver cómo por primera vez los todopoderosos parecen deshincharse, y piden apoyo a los que hace unos años señalaban como causantes de todo mal.

Me refiero, claro está, a la charla de Zuckerberg sobre la necesidad de que las operadoras y cableras sean las encargadas de eso, de tirar cables o lo que quiera que tiren, en países en vías de desarrollo.

Es imposible hablar de este tema sin mencionar la neutralidad de la red, y es que es anecdótico que ahora haya un acercamiento entre Facebook y las teleco cuando precisamente esta empresa ha atacado en no pocas veces el papel supuestamente abusivo de las segundas. Razón, ojo, no le faltaba, pero ahora las tornas han cambiado, y quienes abusan de posición dominante son casualmente las OTT como Facebook.

¿Cuál es el problema? Que te pones a escuchar a algunos presidentes de grendes telecos y te dan ganas de mirar hacia otro lado (y creo que todos sabemos a quién/quienes me refiero). El discurso que esgrimen es hasta cierto punto correcto, y entiendo que sea complejo de abarcar, pero las salidas no son aceptables.

Las teleco con miedo (un miedo real) a volverse una commodity, exigiendo la abolición de aquello que llevó al éxito de Internet (el que la red sea neutral bajo cualquier concepto, por si anda despistado), y las OTT haciendo y deshaciendo sin regulación alguna.

Tan pronto Facebook se monta un man in the middle en los países en vías de desarrollo con el efecto (buscado, por otra parte) de que se asocie Facebook con Internet, como Google se monta una operadora, o a Apple le da por virtualizar las SIM.

Que cuando eres quien “parte el bacalao”, con márgenes mucho más rentables, te puedes permitir exprimir el máximo al resto de la cadena. ¿Cuál será el papel de las telecos y operadoras? Bajo mi punto de vista, o volverse una cablera al uso, y dejar de tener contacto con el cliente final (a fin de cuentas, cables vamos a seguir necesitando), o tirar al mundo servicios, ofreciendo internet con añadidos (acuerdos con OTT en planes contratados con el cliente o servicios extra de seguridad, entretenimiento,…), para rascar algunos porcentajes y seguir siendo rentables.

Camino a las redes de máxima velocidad del futuro

El segundo punto, respecto a las tecnologías de red enfocadas a ofrecer la máxima velocidad posible. Tecnologías que no veremos hasta dentro de unos años, pero en todo caso que ya están siendo probadas.

¿Cuál es el problema? Si bien en el primer punto la falta de infraestructura hace prácticamente imposible acercar la red a estos lugares, en países desarrollados lo que vivimos es una superposición de canales de banda que hay que estudiar al milímetro. Dos re-sintonizaciones masivas que hemos vivido en España en los últimos meses así lo atestiguan.

Como contramedida, me gustó ver el Wireless Unified Networks (EN) que Alcatel presentaba en la feria. Una tecnología que aprovechará las redes WIFI y el LTE a la vez, y no por separado. Y es que desde tiempos inmemoriales, cuando uno conecta un dispositivo con SIM a una red WIFI, automáticamente da prioridad absoluta a esta frente a la red de datos (a efectos prácticos, sea cual sea la velocidad que ofrezca ese WIFI, nos conectaremos por esta y no por datos). La tecnología de Alcatel viene a unificar estas dos redes en dos pasos. El primero, previsto para este año, utilizaría el canal WIFI para la bajada y el LTE para la subida. El segundo, poder unificar los dos canales en uno solo, de forma que tanto subida como bajada se beneficie de los dos por igual.

Es decir, sin cambiar de tecnologías ni de infraestructuras (el cambio llegaría mediante software), se calcula que habría un aumento del 70% de eficiencia. Un 70% más de velocidad. Un 70% más de optimización de las redes.

Para ello, también habría que ver esos primeros pasos en pos de ofrecer o bien tarifas planas de LTE, o bien suficientes gigas en los contratos de telefonía como para que sea rentable al usuario final.

Y antes de terminar, era inevitable hablar de esa 5G que Samsung y SK Telecom tienen preparada en laboratorios, ofreciendo unas velocidades de vértigo (7,55Gbs). Tras bambalinas, 3D Beamforming (EN), una tecnología que utiliza (ojo al dato) las bandas superiores a 6GHz (he leído por ahí que del 30 al 300), y que entrega directamente al cliente la conectividad, no lanzándola de forma masiva en una zona, como está ocurriendo en la actualidad.

Tecnologías que vienen a adelantar lo que podría ser la conectividad del futuro. En el primer caso, con el objetivo de sentar la base de infraestructura necesaria para tenernos a todos monitorizados comunicados, y en el otro, con vista al contenido en streaming 4k, y la paulatina predominancia del vídeo como forma de expresión.