Twelve Minutes

El finde pasado se puso disponible la aventura interactiva Twelve Minutes. Un ¿juego? indie creado por el director Luis Antonio, y con un reparto (voz) de lujo: Willem Dafoe, James McAvoy, Daisy Ridley.

Es una obra que llevo siguiendo desde su anuncio hace ya cosa de un año, que viene para colmo firmada por Annapurna Interactive, probablemente el publisher de indies más potente que existe, y que saldría, por ahora, en exclusiva para las consolas de Microsoft y el PC.

Terminar su historia me llevó alrededor de cuatro horas (aunque seguramente no he visto todo). Y puedo decir que han sido cuatro horas de rebanarme los sesos como si no hubiera un mañana.

Una magistral reinterpretación de «La ventana indiscreta», con ese estilo tan característico de perspectiva cenital, en la que tendremos 12 minutos (de ahí el título) para romper un bucle temporal que retiene al protagonista en la misma noche.

El éxito de la limitación

Lo realmente interesante de la obra es que casi podríamos considerar que no estamos ante un videojuego.

Es más. El que tenga ficha en Filmaffinity (EN) ya nos demuestra que el objetivo del director es proponer algo a medio camino entre el cine y la industria interactiva.

En ella, y como un point and click de la vieja escuela, tendremos que desvelar toda la trama que envuelve a los personajes principales (el hombre, la mujer, y el policía, aunque descubriremos alguno más conforme avance la trama) en base a tomar decisiones e interaccionar con los objetos y personajes que habrá en ese minúsculo estudio de apenas 25 metros cuadrados.

¿La premisa? Llegamos a casa después del trabajo, y nuestra mujer nos tiene preparada una cena. En ella, nos sorprende diciéndonos que está embarazada. En ese momento, un policía llama a la puerta, y todo acaba mal.

¿El escenario? Un magistral ejemplo de minimalismo, ya que prácticamente toda la trama se desarrolla en una cocina-salón, un baño minúsculo, y una habitación matrimonial.

  • Si salimos de la casa, el bucle se reinicia.
  • Si morimos o quedamos inconscientes, el bucle se reinicia.
  • Si pasan más de 12 minutos, el bucle se reinicia.

Por lo que tendremos que sacar a la luz nuestro instinto más agudo de investigador para, en base a la pura prueba y error, y siguiendo las escasas pistas que las conversaciones o los hechos nos vayan ofreciendo, ir enterándonos de la retorcida historia que hay entre todos los personajes y ese extraño reloj del que todos hablan, intentando en base a nuestras decisiones, dirigir la historia hacia un punto en el que rompamos de una vez el bucle.

Para abrir el apetito, te dejo por aquí el trailer:

Game Pass vuelve a sacar músculo

A riesgo de caer pesado, me repito en esa máxima de que el Game Pass de Microsoft es lo mejor que le ha pasado a la industria.

Un servicio en el que tan pronto entran títulos triple A de lanzamiento (estoy por ejemplo actualmente disfrutando en PC del Humankind, un 4X al estilo Civilization), como pequeños indies del estilo de Twelve Minutes.

Juegos que lo mismo hubieran pasado desapercividos para el grueso de la sociedad, y que incluso para los jugones y cinéfilos, quizás no estuviéramos por la labor de pagarlos de lanzamiento para un disfrute de «apenas unas horas».

Sin embargo, en el Game Pass, por lo que valen hoy en día dos juegos de lanzamiento, tienes una suscripción durante un año, con centenares de títulos por disfrutar, y un catálogo que aumenta cada mes.

Sin tener que estar al día de lo que sale y lo que no. Sin complicaciones.

Es en ese escenario donde, de pronto, obras como Twelve Minutes cobran todo el sentido del mundo. Experiencias relativamente cortas, que dejan un buen sabor de boca, y que rellenan esos huecos que puedes tener entre que llega o no aquel triple A que esperas, o te dan un par de tardes tontas.

Sencilla y llanamente, es hoy en día el servicio más interesante que tiene la industria del entretenimiento. Y con propuestas como Twelve Minutes, se abre la veda a difuminar aún más los límites entre lo que consideramos cine, y lo que consideramos videojuegos.

(No es necesario tener un PC o una consola XBox, ya que Game Pass también ofrece juego en streaming desde el navegador)


________

¿Quieres saber dónde conseguir juegos gratis periódicamente? Por aquí tienes un listado de servicios y eventos a marcar en tu calendario para no perderte ninguna de estas ofertas.

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de trabajo y juego preferidos? Revisa mi setup de escritorio (ES).

Y si te gustaría ver más de estos análisis por aquí. Si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piénsate si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.

mecenazgo pabloyglesias videojuegos