Hotel Dusk touch generation

Lo comenté en 2020, y aunque es cierto que por aquel entonces sí que le estuve sacando bastante partido, lo había dejado en la estantería (literalmente) hasta estas navidades, que volví a desengrasar esa Nintendo DS que mi madre compró hace tantos años, y que prácticamente está como nueva (yo apenas la disfruté, y mi madre le debió usar durante uno o dos meses).

Enfrentarte a una consola así varias generaciones más tarde es, cuanto menos, sorprendente.

Y digo sorprendente porque, como ya expliqué en el artículo que escribí en su momento, pertenece a esa época de una Nintendo que buscaba acercarse al gran público. Personas como mi madre que jamás habían jugado a videojuegos, y que, de pronto, podían ser seducidas por los brain trainning y las aventuras conversacionales de toda la vida.

Es por ello que en la Nintendo DS conviven los juegos «videojuegos», con los juegos «casuales». Los que casi no son juegos (desde la óptica de un gamer), lo que permitió a desarrolladores experimentar con experiencias totalmente únicas.

Este es el caso, por tanto, de Hotel Dusk: Room 215, una aventura gráfica que aprovecha al máximo la cualidad de doble pantalla de la Nintendo DS, y cuya experiencia de juego, como comentaré a continuación, se parece casi más a la de leer una novela que a la de jugar a un videojuego.

Pese a que sea más videojuego que muchas aventuras gráficas actuales.

Sobre Hotel Dusk: Room 215 y el factor forma

La premisa es clásica a más no poder:

Somos un investigador que llega a este enigmático hotel ubicado en el suroeste de EEUU en busca de su antiguo compañero del departamento de Policía de Nueva York, y el recepcionista, después de una conversación un tanto extraña, decide darnos la habitación 215, que al parecer tiene la particularidad de hacer cumplir los deseos de sus inquilinos.

Por supuesto, durante todo el tiempo que pasamos en el Hotel, iremos descubriendo varias tramas de misterio relacionadas con el pasado del Hotel y de nuestra propia historia.

¿A nivel de mecánicas? Pues más de lo mismo.

Al tener dos pantallas, en una nos moveremos sobre un mapa cenital, y en la otra veremos lo que a priori estaría viendo el bueno de Kyle Hyde, el protagonista, pudiendo interaccionar con objetivos y con el resto de personajes que pululan por sus pasillos y habitaciones.

Nada nuevo bajo el sol, vaya.

Pero lo verdaderamente interesante del título es que se disfruta, como puedes ver en la imagen superior, como si de un libro interactivo se tratase. Hasta el punto de que, en efecto, tienes que colocar la consola en vertical, y ayudarte del pencil para navegar por los muy numerosos diálogos (el propio Kyle habla continuamente consigo mismo).

Es decir, que lo hace de verdad disfrutable al título no es solo una historia intrigante (esperable para una aventura gráfica de misterio), sino que es un juego que solo se va a poder disfrutar en una consola como la Nintendo DS… por el propio factor forma de la misma.

Esa generación Touch! con la que Nintendo daba el salto al gran público. Esa estrategia de marketing (basada afortunadamente en una experiencia de juego que realmente daba lo que prometía) que llevó a la Nintendo de la primera década de siglo a abrirse a perfiles a priori tan poco jugones como podía ser mi madre.

Alguien que jamás hubiera jugado a una aventura gráfica… si no fuera porque esta se le parecía mucho a leer un libro. Que jamás hubiera comprado una videoconsola para ella… sino fuera porque se la vendieron como una herramienta de entretenamiento para la mente.

Poco más puedo decir de Hotel Dusk: Room 215 sin entrar en spoilers. Una aventura comedida en tiempo, y una de esas pequeñas joyas que lamentablemente, en generaciones posteriores de consolas, no tendría ni tiene cabida.

Todo porque fue en esta generación cuando las ganas se unieron a la innovación, reimaginando una industria donde los videojuegos no fueran solo cosa de videojugadores.


________

¿Quieres saber dónde conseguir juegos gratis periódicamente? Por aquí tienes un listado de servicios y eventos a marcar en tu calendario para no perderte ninguna de estas ofertas.

¿Quieres conocer cuáles son mis dispositivos de juego preferidos? Revisa mi setup (ES).

Y si te gustaría ver más de estos análisis por aquí. Si el contenido que realizo te sirve en tu día a día, piénsate si merece la pena invitarme a lo que vale un café, aunque sea digitalmente.

mecenazgo pabloyglesias videojuegos